Historia de la Ópera

ÓA 248. Historia de la Ópera LIV. Nuevas voces francesas (IV)

La experimenta­ción fue la consigna y el eclecticismo el sello distintivo de las nuevas generaciones de compositores franceses de mediados del siglo XX

01 / 07 / 2021 - Verónica MAYNÉS* - Tiempo de lectura: 6 min

Print Friendly, PDF & Email
Dialogues carmélites / operaactual.com 'Dialogues des carmélites' de Poulenc, una de las óperas más sobrecogedoras del siglo XX. En la imagen, en una producción del Grand Théâtre de Ginebra © Grand Théâtre Génève / Frederic DESMESURE
Colomb Milhaud / operaactual.com 'Christophe Colomb' del compositor francés Darius Milhaud © Wikipedia
Saint François Messiaen Real / operaactual.com 'Saint François d’Assise', de Messiaen, en el ya histórico montaje del Teatro Real de Madrid © Teatro Real / Javier DEL REAL

El laboratorio musical que fue París en las primeras décadas del siglo XX, alcanzó su máximo apogeo a mediados de siglo. La experimenta­ción fue la consigna y el eclecticismo el sello distintivo de las nuevas generaciones. Milhaud, Poulenc y Messiaen, ofrecerán nuevas perspectivas a la tradición decimonónica.

La primera incursión en el teatro lírico de Darius Milhaud (Marsella, 1892-Ginebra, 1974), fue la trilogía L’enlèvement d’Europe, L’abandon d’Ariane y Le délivrance de Thésée, tres opéras-minute cuya duración en conjunto no supera la media hora. Se estrenaron en Alemania en 1928 y el libreto francés de Henri Hoppenot fue traducido al alemán. Milhaud, miembro del grupo artístico galo Los Seis (ver capítulo anterior en este enlace), fue un niño prodigio que compuso profusamente en todos los géneros. A los 20 años conoció a Paul Claudel, poeta y diplomático que ejercería una importante influencia en el compositor. Nombrado embajador en Brasil, Claudel se llevó consigo a Milhaud. La estancia señaló un momento decisivo en su carrera, según él mismo afirmaría: «Los trópicos me marcaron profundamente; los dos años pasados en Río de Janeiro exaltaron mi latinidad natural hasta el paroxismo».

"Milhaud se interesaba por todos los recursos musicales que enfatizasen el aspecto dramático de la música"

Los ritmos brasileños y el contacto con un lenguaje musical tan distinto al europeo le causaron un impacto suficiente como para replantearse las estructuras tradicionales. La politonalidad y la complejidad rítmica protagonizaron las nuevas ideas estéticas de Milhaud ampliamente discutidas por sus contemporáneos. El compositor se interesaba por todos los recursos musicales que enfatizasen el aspecto dramático de la música, como el jazz, el folklore, la música sinfónica, el ballet clásico o las bandas cinematográficas.
Del encuentro con Claudel nació Les Choéphores, segunda parte de la Orestíada de Esquilo adaptada como libreto operístico por el diplomático; también Milhaud escribió la música de Agamenón y Euménides, siendo así completada la trilogía del dramaturgo griego que Claudel había traducido al francés… Continúa…*

* Si quieres seguir leyendo este artículo puedes hacerlo comprando este número, suscribiéndose a la revista en papel o comprando la versión digital