ENTREVISTAS

Silvia Vázquez, soprano: "Mis 25 años de carrera están siendo un viaje apasionante, lleno de retos, crecimiento y satisfacciones"

02 / 07 / 2024 - Aniol COSTA-PAU - Tiempo de lectura: 6 min

Print Friendly, PDF & Email
silvia vazquez La soprano Silvia Vázquez © ÓA

Muy pocos intérpretes del panorama lírico español pueden presumir de una trayectoria como la de la soprano Silvia Vázquez, nacida en Puerto de Sagunto (Valencia), que ahora celebra 25 años de carrera. Alumna de Miguel Bou, Francisco Valls y Carlos Chausson, durante su amplia trayectoria ha trabajado con maestros como Zubin Mehta, Lorin Maazel, Carlo Rizzi o Patrick Fourniller; con directores de escena de la talla de Emilio Sagi, Giancarlo del Monaco o Damiano Michieletto; y ha cantado en teatros de tanto prestigio como La Scala de Milán, el Grand Théâtre de Genève, la Opéra national de Wallonie-Liège, además del Palau de Les Arts, el Maestranza de Sevilla, el Teatro de La Zarzuela o el Campoamor de Oviedo.

La soprano valenciana Silvia Vázquez, que esta temporada celebra 25 años de carrera, se encuentra en Madrid participando en las tres producciones del primer festival de verano de Ópera GarageLa Bohème, Rigoletto y Lucia di Lammermoor. Antes de empezar las funciones en el Teatro Marquina, la intérprete lírico-ligera celebró el vigesimoquinto aniversario con un recital especial en el Teatro Begoña de Puerto de Sagunto, localidad valenciana que le vio nacer. “Fue una velada mágica en la que interpreté algunas de las arias más queridas de mi repertorio, incluyendo piezas de Lucia di Lammermoor, Anna Bolena, Rigoletto y Norma. También participaron grandes compañeros y colegas que han sido parte fundamental de mi carrera. Juntos creamos momentos muy emotivos. La respuesta del público fue sorprendente y la energía en la sala fue increíble. Una noche llena de música, recuerdos y gratitud”, explica Silvia Vázquez a ÓPERA ACTUAL.

¿Cómo definirías, en pocas palabras, tus 25 años de trayectoria artística?

Como un viaje apasionante, lleno de retos, crecimiento y grandes satisfacciones. Han sido años de dedicación, aprendizaje continuo y amor profundo por la ópera en los que he tenido el privilegio de compartir mi arte con públicos diversos y de colaborar con maravillosos compañeros y maestros.

¿Qué es lo que te motivó a dedicarte a la lírica?

Desde muy joven sentí una conexión profunda con la música. La ópera, en particular, me cautivó por su capacidad de combinar la música, la actuación y la narrativa en una forma de arte única y poderosa. Recuerdo la primera vez que asistí a un concierto de la gran soprano Anna Tomowa-Sintow; la emoción, la belleza de la voz me dejaron sin palabras. Supe en ese momento que quería formar parte de ese mundo.

De todos los grandes teatros en los que has actuado, ¿hay alguno con algún significado especial para ti?

Sin duda, La Scala de Milán tiene un significado muy especial porque fue allí donde viví uno de los momentos más destacados de mi carrera al hacer mi debut con la ópera 1984, escrita y dirigida por el maestro Lorin Maazel. La historia y la grandeza de La Scala, junto con la respuesta entusiasta del público italiano, hicieron de esa experiencia algo verdaderamente inolvidable. Tampoco puedo olvidar el Palacio Euskalduna de Bilbao, un trampolín crucial para el desarrollo de mi carrera a nivel internacional. Allí debuté, en la temporada de ABAO Bilbao Opera, como protagonista de Lucia di Lammermoor compartiendo ensayos con mi querida Diana Damrau en una producción dirigida por Emilio Sagi. Por supuesto, el Palau de Les Arts Reina Sofía de Valencia también tiene un lugar especial en mi corazón. Gracias a haber realizado una audición para su primera directora e intendente, Helga Schmidt, tuve la oportunidad de trabajar con maestros como Lorin Maazel y Zubin Mehta, entre otros.

© ÓA

Silvia Vázquez en 'Il barbiere di Siviglia', de Rossini

¿Y alguno pendiente al que te gustaría poder cantar en el futuro?

Uno de mis grandes sueños es actuar en el Teatro Real de Madrid. Es uno de los escenarios más prestigiosos de España y un emblema de la excelencia operística mundial.

¿Vocalmente, cuáles fueron los primeros roles y compositores que empezaste a cantar?

Mis primeros roles incluyeron óperas menos conocidas donde interpreté principalmente roles secundarios. Comencé con obras de autores como Cimarosa, Rossini, Martín y Soler… Con el tiempo, ascendí gradualmente a roles más prominentes en óperas de Mozart, Donizetti y Bellini, hasta consolidarme como solista y continuar mi carrera interpretando roles principales en repertorios más amplios.

"El género lírico español combina elementos de la ópera y el teatro musical con una identidad cultural muy arraigada, lo que lo hace único y fascinante"

¿Con los años, una vez consolidada como soprano lírico-ligera, hacia donde ha ido evolucionando tu voz?

A lo largo de los años, mi voz ha experimentado una evolución significativa en términos de madurez y técnica. Inicialmente mi repertorio se centraba en roles que destacaban la agilidad y el brillo del registro agudo y sobreagudo. Con el tiempo, mi voz ha ganado en profundidad, color y resistencia, permitiéndome abordar roles un poco más complejos y exigentes. He trabajado intensamente en la técnica vocal para mejorar y esto me ha permitido no solo mantener la frescura y agilidad de mi registro agudo, sino también enriquecer mi registro medio y grave, ampliando así mi repertorio. Siento que mi voz sigue creciendo y adaptándose, lo cual es emocionante y me motiva a seguir desafiándome a mí misma artísticamente.

Se sabe que se trata de un reto que exige entrenamiento constante y llevar una vida sana. Ser cantante de ópera, ¿es una profesión complicada?

Rotundamente sí: es una profesión muy exigente y compleja. Requiere de una combinación de técnica vocal, capacidad actoral y una dedicación extraordinaria al estudio y la práctica. Los cantantes de ópera debemos enfrentarnos a desafíos como mantener la salud vocal a lo largo de carreras prolongadas, dominar múltiples idiomas para interpretar obras de diferentes compositores y adaptarnos a una variedad de estilos musicales y dramáticos. Además, la competencia en el mundo de la ópera es intensa. A pesar de estos desafíos, la gratificación de interpretar roles icónicos en escenarios prestigiosos y con reconocidos directores y maestros hace que esta profesión sea única y profundamente satisfactoria para quienes la eligen.

© ÓA

Silvia Vázquez en 'Le Comte Ory', de Rossini

También has cantado múltiples personajes de zarzuela. ¿Qué te interesa del género lírico español?

La zarzuela siempre ha tenido un lugar especial en mi corazón y en mi carrera. El género combina elementos de la ópera y de un teatro musical con una identidad cultural muy arraigada, aspectos que lo hace único y fascinante. Lo que más me interesa es su capacidad para reflejar y celebrar la cultura y la historia de las diferentes zonas de España e Hispanoamérica. Las historias, a menudo llenas de humor, romance y drama, están imbuidas de un sentido de autenticidad y tradición que resuena profundamente tanto en los intérpretes como en el público. Además, la zarzuela ofrece una diversidad vocal y actoral que me permite explorar diferentes facetas personales. Los personajes son vibrantes y multifacéticos, y las melodías, ricas y emotivas. Interpretar zarzuela es una manera de conectar con mis raíces y de llevar a la audiencia en un viaje cultural y emocional a través de la música y la narrativa.

¿Qué esperas de los próximos años de carrera?

Espero que los próximos 10, 15, 20 o 25 años de mi carrera sean tan enriquecedores y emocionantes como los primeros 25. Aspiro a seguir creciendo como artista, explorando nuevos repertorios y estilos, desafiándome a mí misma con roles complejos. También deseo seguir colaborando con talentosos colegas y trabajando en producciones innovadoras, y, por último, espero poder seguir emocionando al público, manteniendo viva la magia de la ópera.– ÓA