ENTREVISTAS

María Hinojosa Montenegro: «En los teatros de ópera se ensaya poco a nivel musical»

01 / 12 / 2020 - Antoni COLOMER - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
María Hinojosa La soprano catalana María Hinojosa Montenegro © May ZIRCUS

Prescindiendo de prejuicios y convenciones, la soprano catalana ha construido una sólida trayectoria destacando en todos los repertorios, especialmente en los de música antigua y contemporánea, convertida ya en un referente. Recientemente ha protagonizado uno de los monólogos de Sis solos soles en el Liceu barcelonés y en breve volverá a interpretar la premiada Je suis narcissiste, de Raquel García-Tomás, en el Teatro de La Maestranza de Sevilla. Con la misma libertad e inteligencia con la que ha desarrollado su carrera expresa sus opiniones y su particular visión del mundo de la música. 

He podido trabajar todo tipo de música: antigua, contemporánea, clásica, belcanto y moderno. Hoy en día podemos escuchar música de todas las épocas y nuestra responsabilidad como intérpretes es siempre ir a la fuente y abrirnos a la investigación en todo tipo de repertorios. Siempre he creído que dominar estilos diversos aporta mayores recursos expresivos pues exige matices variados y una técnica vocal flexible, mientras que centrarse en uno solo crea prejuicios. He tratado de poner en práctica en mi carrera y en mis clases esta visión heterogénea del canto. Ahora sí se valora, pero en su momento recibí muchos palos.

Es imprescindible profundizar en el contexto cultural de cualquier época para extraer los matices de su música. Del Renacimiento, por ejemplo, es clave conocer la Retórica musical y la teoría de los affetti. Cuando preparé L’Orfeo con Gabriel Garrido trabajamos las diferentes variantes en la afinación de los saltos interválicos de la época, los que no se perciben de manera evidente pero que, como comprobé, provocan una catarsis en el público.

"Te pasas un mes ensayando 8 horas al día y musicalmente solo trabajas a fondo la última semana. En este sentido, con el barroco y la contemporánea se trabaja mucho mejor"

En los teatros de ópera se ensaya demasiado a nivel escénico y muy poco a nivel musical con los cantantes. Es absurdo. Te pasas un mes ensayando 8 horas al día y musicalmente solo trabajas a fondo la última semana. En este sentido, con el barroco y la contemporánea se trabaja mucho mejor.

Los compositores se expresan cada vez con mayor libertad. Las vanguardias fueron eso, vanguardias. Una primera línea radical que se sacrificó para que las siguientes generaciones pudiesen expresarse como lo hacen. La voz como instrumento se vio perjudicada, pero ahora se escribe muy bien para la voz.

 Con Raquel García-Tomás nos conocemos desde la Esmuc y hay una enorme complicidad. Hay detalles de sus óperas que solo conocemos ella y yo. Digamos que tengo información privilegiada. Mi papel en Je suis narcissiste, que transita por todos los estilos, incluido el pop, lo escribió para mí. Lo mejor de hacer música contemporánea es trabajar codo a codo con el creador. ¡Así es como se hacía en la ópera hasta primera mitad del siglo XIX!

© G. T. .Liceu / A. BOFILL

En 'No és res urgent', uno de los seis monodramas del proyecto 'Sis solos soles', en el Liceu de Barcelona

En la producción del Liceu Sis Solos Soles interpretaba una obra de Agustí Charles con un libreto que recuerda el de La voz humana, pero con un sentido del humor muy negro. La escritura de Charles parece difícil al principio, pero una vez profundizas todo adquiere sentido y naturalidad.

 Ser mujer y madre freelance añade dificultades a tu carrera. Yo lo consigo gracias a mi tribu, que me apoya. Además, el mundo de la ópera sigue siendo muy jerarquizado y machista. Pero eso está cambiando; las nuevas generaciones ya no aceptan determinadas cosas. Por eso entiendo el movimiento MeToo del mismo modo que las vanguardias. Ha sido necesaria la radicalidad para conseguir una reacción que consiga, algún día, normalizar las cosas.

 Creo que los políticos no son conscientes de que con el cierre están destruyendo nuestro sector. Teatros y auditorios ya no cancelan a causa de la Covid, sino porque al no tener ingresos no pueden pagar las producciones previstas. Si estos políticos se comprometiesen a pagar por cada espectáculo o función que cancelan estoy segura de que se lo pensarían dos veces. ÓA