ENTREVISTAS

Jesús Iglesias: "La Orquesta y el Coro son lo fundamental en Les Arts"

01 / 04 / 2019 - César RUS - Tiempo de lectura: 8 minutos

Print Friendly, PDF & Email
Jesús Iglesias ha pasado por los departamentos de artística del Colón, el real y la Ópera de Ámsterdam © Javier DEL REAL
Jesús Iglesias en la sala principal del Palau de Les Arts acompañado de la presidenta del Patronato de la Fundació Palau de les Arts Reina Sofía, Susana Lloret, y del conseller de Cultura de la Generalitat valenciana, Vicent Marzà © Palau de Les Arts / Miguel LORENZO

El nuevo director artístico del Palau de Les Arts de Valencia, Jesús Iglesias (Oviedo, 1971), lleva varios meses con un pie en Ámsterdam, donde ha sido desde 2012 responsable de asuntos artísticos de la Dutch National Opera & Ballet de los Países Bajos con sede en esa ciudad, y en la capital del Turia, que a partir de ahora será su nueva residencia.

“Entre septiembre y enero vine nueve veces a Valencia, afirma a ÓPERA ACTUAL. “Las primeras semanas en una nueva institución son muy intensas, tienes que conocer a mucha gente que quiere contarte los problemas que cree que hay en la casa porque piensan que es el momento de solucionarlos. Es normal. Pero a la vez tengo que programar una temporada para antes de ayer. Estoy intentando encontrar el punto de equilibrio”. Antes de aterrizar en Ámsterdam, Iglesias fue coordinador artístico del Teatro Real entre 2002 y 2012, así como ayudante de la dirección artística y musical del coliseo madrileño entre 1997 y 2001. Previamente colaboró en la dirección artística del Colón de Buenos Aires. En Les Arts, el nuevo director artístico ostenta un contrato de alta dirección de cuatro años, prorrogables a cuatro más, y su retribución se situará entre los 120.000 y los 135.000 euros, de acuerdo con las funciones que se le asignen.

ÓPERA ACTUAL: ¿Se ha encontrado alguna sorpresa a su llegada a Valencia?
Jesús IGLESIAS:

Alguna, para bien y para mal. Pero en realidad han sido cosas que se perciben de una manera determinada. Me ha pasado en otros sitios. Aquí la gente está siendo muy receptiva. Esto es un proceso en doble dirección: la gente se tiene que adaptar a mí, pero yo también a ellos. Si no, no funciona el equipo. Hay que ver cómo funciona la casa, la realidad de la ciudad, del público. Lo que funciona en Ámsterdam o Londres, puede no funcionar en París o Valencia.

ÓA : Uno de los problemas a los que se enfrenta es la gestión de la orquesta, que está perdiendo músicos.
J. I. :

Sabía que de la plantilla original quedan unos 55 músicos y que hay algunas plazas con cierta estabilidad. Hay que consolidar la plantilla.

ÓA : Pero para eso hacen falta audiciones y sin titular. ¿cómo se van a hacer?
J. I. :

Se pueden hacer sin titular. Yo hice en Madrid y no había titular.

ÓA : ¿Y quién los escoge? ¿Solo músicos? Así pueden entrar a jugar otros intereses.
J. I. :

Puede, pero lo evitaremos. Un titular no se encuentra de un día para otro. Se puede tardar dos años. Yo he contactado con gente, pero primero tienen que tener un contacto con la orquesta si no lo han tenido antes. Para eso hacen falta fechas, pero ya tienen las agendas llenas. Pero no me puedo permitir el lujo de no aprovechar las plazas que salgan [a concurso]. Ahora, por ejemplo, van a salir unas para la cuerda. Hay que ir manejando este periodo de transición. Además, confío en la profesionalidad de los músicos, aunque no será un tribunal interno exclusivo de músicos y se buscará gente de fuera. Hay que aprovechar la calidad de los músicos y fomentar su motivación, tras un periodo de cierta desmotivación. Para mí la orquesta y el coro, que no depende de mí, es lo fundamental en esta casa.

ÓA : Parece que el titular lo elegirá usted. ¿Tendrá en cuenta la preferencia de los músicos?
J. I. :

La selección está entre mis responsabilidades. Obviamente tendré en cuenta la opinión de la orquesta. Además será el director musical de la institución, no solo de la orquesta. Necesito que sea alguien que aporte calidad a todo lo que hagamos, incluido el Centre [de Perfeccionament]. Para mí quien venga ha de ser uno más de la dirección de Les Arts, no solo director de la orquesta. Quien sea, ha de garantizar el nivel musical de todo lo que se haga.

ÓA : Otro de los problemas es la financiación. ¿Qué postura va a tomar respecto a la reivindicación histórica de Les Arts frente al agravio comparativo en materia de financiación ministerial?
J. I. :

Me pondré al frente de la reivindicación. Me parece injusta la situación. El porqué es confuso. Yo no entro en un pasado que no puedo solucionar, pero creo que es una obligación del Ministerio entrar en el proyecto y hacerlo bien, que participen de la gestión. Ya han confirmado que entrarán en el Patronato. Es importante que vean que hay un proyecto sólido y realista, y que vayan creyendo en nosotros.

Jesús Iglesias // Palau de Les Arts / Miguel LORENZO

ÓPERA ACTUAL: Antes de esta etapa, ¿qué relación tuvo con Les Arts?
J. I. :

La última vez que había estado fue para Thaïs [en 2012]; quería despedirme de Plácido Domingo porque me iba a Holanda. Antes había venido a ver bastantes cosas.

ÓA : No ha visto nada de la etapa Livermore.
J. I. :

He estado en Holanda y cuando venía a España iba a Madrid.

ÓA : Y cuando ha vuelto, ¿cómo ha sido la comparación a nivel cualitativo?
J. I. :

No entro ahí. Yo parto de la calidad que hay ahora; hay calidad pero hay espacio para crecer.

ÓA : Tiene la voluntad de incorporar puestas en escena de directores importantes. ¿No puede suponer una merma del presupuesto a nivel musical?
J. I. :

No. Mi aproximación a una producción siempre empieza por la música. La mejor producción del mundo no salva una mediocre interpretación musical. Hay una serie de directores que nunca han trabajado aquí. Me vienen a la mente algunos nombres: Robert Carsen, Dmitri Tcherniakov, Richard Jones, Barrie Kosky, Calixto Bieito… Hay muchos otros, más polémicos o no, pero son directores hoy en día básicos y esa gente falta.

ÓA : Tradicionalmente el Palau de Les Arts ha colaborado con diversos teatros italianos, ¿esto va a cambiar?
J. I. :

Yo he trabajado con otros ámbitos: Ámsterdam, Múnich, Aix-en-Provence. Los teatros italianos son respetabilísimos, pero tienen otra manera de acercarse al hecho operístico.

ÓA : ¿Habrá nuevas producciones?
J. I. :

La realidad económica es la que es. Ahora prefiero presentar producciones contrastadas y de calidad. En esta primera temporada no habrá ninguna nueva producción. En la segunda empezaremos a coproducir. Pero dependerá de la evolución presupuestaria.

ÓA : Y en cuanto a cantantes, ¿se contará con primeras figuras?
J. I. :

Tengo un cierto prestigio en casting de voces. Para mí lo importante es el proyecto y luego contactar a los cantantes adecuados. Todo ha de tener una coherencia. No siempre han de ser los grandes nombres y a veces para traer grandes nombres, el mejor modo es ofrecerles proyectos que les interesen, con buenos maestros, una orquesta buena. Conozco bien el mercado.

ÓA : La temporada próxima está más cerrada de lo que usted declara. ¿Puede avanzar algo?
J. I. :

Está siendo difícil cuadrar algunas cosas. No puedo avanzar detalles, solo que en la próxima temporada habrá un título alemán.