ENTREVISTAS

Jan Antem, un joven barítono barcelonés

08 / 06 / 2021 - Roger ALIER - Tiempo de lectura: 6 min

Print Friendly, PDF & Email
El barítono Jan Antem / operaactual.com El barítono barcelonés Jan Antem © Ópera de Tenerife / Miguel BARRETO
Barítono Jan Antem en Teatre de Sarrià / operaactual.com El barítono Jan Antem en en 'L'occasione fa il ladro' de Rossini © Teatre de Sarrià / Antoni BOFILL

Son varios los cantantes del país que se están abriendo camino en estos difíciles años iniciales del siglo XXI. Algunos han escalado ya a niveles profesionales y el barítono barcelonés Jan Antem seguro que destacará entre los excelentes intérpretes jóvenes del Barcelona Rossini Ópera Festival que se desarrolla del 8 al 20 de junio en la ciudad condal.

Recientemente, en el Teatre de Sarrià y el Teatro Romea de Barcelona, se ha distinguido de modo notable el barítono Jan Antem (Barcelona, 1998). En declaraciones en exclusiva para ÓPERA ACTUAL, da a conocer cuál ha sido la evolución que le ha llevado al nivel relevante que está empezando a ocupar y que pronto se verá refrendado en Barcelona y en Italia.

Roger ALIER: ¿Tiene usted antecedentes familiares musicales?

Jan ANTEM: De hecho ninguno, ni de cerca ni de lejos. En mi familia se hablaba de música, pero sin que nadie hubiese tenido una dedicación profesional en este campo. Citando el antecedente más remoto, mencionaré a mi bisabuelo, Josep Catasús, que era un gran amante de la ópera y estuvo muchos años abonado a los espectáculos del Gran Teatre del Liceu. Mis abuelos también asistían a la ópera en dicho teatro. Pero no hubo nadie profesionalmente vinculado a la música.

R. A.: ¿Cuál ha sido su formación musical?

J. A.: Cuando decidí dedicarme a la música emprendí un camino alternativo. No entré en ningún conservatorio, pero empecé a estudiar la técnica primero con un cantante que formaba parte del Coro del Liceu y al cabo de un tiempo empecé a estudiar con el barítono Luca Salsi, que conocí cuando estaba en el Liceu cantando Macbeth, el año 2016. Con él estudié la técnica vocal durante casi tres años. Indudablemente es importante que en los primeros pasos de un cantante haya alguien experto que te guíe, y en Salsi encontré una persona entregada que me ayudó a poner los fundamentos de mi técnica actual. Le debo gran parte de lo que soy. En el verano del 2019 conocí al también barítono Davide Luciano que es con quien sigo estudiando y perfeccionando la técnica y el estilo. Con mis maestros siempre estudié sobre todo los compositores que consideramos más afines a mi vocalidad: Rossini y Mozart. En el 2019 tuve la suerte de ser elegido para formar parte de la Accademia Rossiniana Alberto Zedda del Rossini Opera Festival (ROF) y en 2020 estuve en la Accademia Belcanto Rodolfo Celletti en Martina Franca. En ambas academias pude hacer gran hincapié en el estilo y técnica adecuados al repertorio belcantista.

Jan Antem dulcamara en el Conservatori del Liceu El Dulcamara de Jan Antem en 'L'elisir d'amore' del Conservatori del Liceu (2019) © Conservatori del Liceu
Teatre Sarrià La soprano Lucía Iglesias y el barítono Jan Antem en 'L'occasione fa il ladro' de Rossini © Teatre de Sarrià / Antoni BOFILL
Jan Antem en 'El matrimonio segreto' de Cimarosa Jan Antem en 'El matrimonio segreto' de Cimarosa © Ópera de Tenerife / Miguel BARRETO
Viaggio Reims Una escena del montaje de Emilio Sagi de 'Il viaggio a Reims' © Rossini Opera Festival

Roger ALIER: ¿En qué otros proyectos ha trabajado?

J. A.: Mi verdadero debut fue en Pésaro, en la representación de Il viaggio a Reims que canté allí en 2019, interpretando al español Don Alvaro. Antes en 2018 había cantado Marullo en Roma en el proyecto Rigoletto Operacamión que acerca la ópera a los barrios más desfavorecidos de la capital italiana. En el Teatre La Faràndula de Sabadell canté el papel de Dandini, de La Cenerentola de Rossini, en las dos funciones destinadas al elenco de los ganadores del Concurso Mirna Lacambra en 2019. Durante el 2021 interpreté al Conde Robinson en Il matrimonio segreto de Cimarosa en el Auditorio de Tenerife en una preciosa producción firmada por Roberto Catalano que más adelante llevaremos al Teatro Regio de Parma y al Teatro Massimo de Palermo. Recientemente he estado trabajando con la Òpera de Cambra de Barcelona, formando parte del equipo que presentó la farsa rossiniana L’occasione fa il ladro, que no se había dado en casi ningún teatro en los dos últimos siglos, y en la que he cantado el extenso rol de Don Parmenione. Próximamente voy a cantar el papel de Adam, en La Creación, de Haydn, en la inauguración del Festival della Valle d’Itria en Martina Franca bajo la dirección musical de Fabio Luisi.

R. A.: ¿Ha ganado algún premio o Concurso?

J. A.: En 2019 gané el Concurso Mirna Lacambra en Sabadell, que me permitió debutar como Dandini y en enero del 2020, antes de empezar la pandemia, gané el prestigioso Concurso Aslico en Como, Italia. Puedo decir que aunque estos últimos tiempos hayan sido difíciles para todo el mundo, especialmente para el de la lírica, lo cierto es que no me puedo quejar.

R. A.: ¿Cuáles son sus referentes y qué repertorios le gustaría explorar?

J. A.: Si hablamos de referentes baritonales me quedo con Tagliabue, Bruscantini y Cappuccilli. Sin embargo, ellos realizaron en parte un repertorio muy lejano al que yo puedo abarcar actualmente, pero los considero grandes referentes por lo que hace a la técnica del bel canto. Dentro del repertorio rossiniano obviamente destacaría a los grandes Corbelli, Chausson, Spagnoli y también a mi maestro Luciano, que ha dejado grandes noches durante las últimas ediciones del ROF en Pésaro. Referente a qué repertorio me gustaría interpretar, por ahora clasicismo y bel canto prerromántico. En un futuro lejano, como a cualquier joven barítono entusiasta, claro que me gustaría poner voz a los roles serios de Verdi y Donizetti, pero para que esto ocurra deben trascurrir aún muchos años y caminar lentamente por muchos senderos.

R. A.: Como joven cantante, ¿qué opina del actual Gran Teatre del Liceu?

J. A.: Creo que el teatro está llevando a cabo una serie de iniciativas para acercar la ópera a todos los públicos que son sin duda muy positivas. El Liceu Under 35 ha sido un gran invento: conozco a muchos jóvenes que entraron al Liceu por primera vez en alguna de esas sesiones y me consta que muchos repiten. Como joven cantante que soy, sí que añadiría que sería muy interesante que el coliseo barcelonés fundara un Ópera Studio como tienen la mayoría de las grandes casas de ópera del mundo.

R. A.: ¿Puede decir que está contento?

Jan ANTEM: Mucho. Me siento muy afortunado de poder estar dando mis primeros pasos en el complejo mundo del canto. Siento que estoy muy bien acompañado por toda la gente que me ayuda y me sostiene. ¡Crear una carrera es un trabajo en equipo!