ENTREVISTAS

Giorgos Komendakis, director artístico de la Ópera Nacional Griega

01 / 01 / 2023 - Helena MATHEOPOULOS - Tiempo de lectura: 5 min

Print Friendly, PDF & Email
Giorgos Koumendakis Giorgos Koumendakis © Greek National Opera
La sala Stavros Niarchos de la Ópera Nacional Griega © GNO / Vassilis-MAKRIS

El salto de calidad de la Ópera Nacional Griega en el último lustro ha sido meteórico. Desde su traslado en 2017 al centro cultural de la fundación Stavros Niarchos, en el espectacular edificio diseñado por Renzo Piano y a cargo de un renovado equipo, la compañía se ha convertido en una de las más respetadas del sur de Europa. La edad media de su público ha pasado de los 60 años a los 35-40. Todo un logro.

El responsable que ha encabezado la transformación de la Ópera Nacional Griega (GNO) es su director artístico, Giorgos Koumendakis, uno de los más prolíficos compositores griegos de la actualidad, con más de 170 obras en su haber y responsable de la música de las ceremonias de los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004. Koumendakis había rehusado en dos ocasiones la dirección artística de la GNO (Ver web GNO). “Finalmente acepté con el convencimiento de que la nueva situación del teatro ha de permitir una acción diferente y creativa”, afirma a ÓPERA ACTUAL. “Cuando llegué consideraba el género lírico como un espectáculo global y me pregunté cómo una organización como esta podría funcionar de manera original e imaginativa. No me satisfacía el repertorio, que me parecía limitado y monótono. Me gustan mucho el bel canto y el verismo, pero no pueden monopolizar la programación. También considero que la ópera no solo ha de ser la base del teatro musical, sino que debe compartir objetivos con todas las demás artes”.

Consideró aspectos sociales y educativos “como parte de la contribución que se espera de una entidad como la GNP, subvencionada por el Ministerio de Cultura. Al no existir un sistema organizado para la promoción de nuevos artistas y de un nuevo público, tuve que crearlo, y convertir el ya existente Escenario Alternativo en una sección independiente dentro de la GNO, y los resultados han sido increíbles. Este, pues, era el planteamiento: la ópera y la música en el centro, pero con una expansión simultánea hacia las otras artes, además del trabajo en las áreas social y educativa”.

© GNO / Yiorgis YEROLYMBOS

Vista del centro cultural de la Ópera Nacional de Grecia y la Biblioteca Nacional, entre otras instituciones

En reconocimiento a la calidad de las dos primeras temporadas, continúa Giorgos Koumendakis, “la Stavros Niarchos Foundation otorgó a la GNO una subvención adicional de 20 millones de euros al empezar el tercer ciclo

Ya en los primeros dos años y medio de gestión el nivel de las representaciones ha ascendido hasta alcanzar parámetros internacionales y el repertorio ha evolucionado, asegura, “hasta convertirse en una atractiva mezcla de obras clásicas y de lo que podían ser rarezas para el público griego. Con nuevos encargos y el trabajo experimental en el nuevo Escenario Alternativo todos los elementos locales se implicaron. Se empezó a invitar a grandes artistas internacionales como la actriz francesa Fanny Ardant para su soberbia producción de Lady Macbeth de Mtsensk y se abrió el camino a compositores desconocidos del público griego, como Janáček, con producciones de Jenůfa y El caso Makropoulos coronadas por el éxito”.

En reconocimiento a la calidad de las dos primeras temporadas, continúa Giorgos Koumendakis, “la Stavros Niarchos Foundation otorgó a la GNO una subvención adicional de 20 millones de euros al empezar el tercer ciclo. Ello permitió entrar en una nueva fase en cuanto a programación y poder contar como invitados con directores como Olivier Py para Wozzeck o Robert Wilson con su controvertido Otello, mientras se realizaban encargos como el del corto The Artist on the Composer, del premiado director Yorgos Lanthimos, o participar en la coproducción de 7 deaths of Maria Callas” con la Ópera de Múnich, la Deutsche Oper, el Maggio Musicale Fiorentino, el Teatro San Carlo y la Ópera de París. “Así, y tras la pandemia, durante la que conseguimos ofrecer en streaming tanto Don Giovanni como Andrea Chénier, estrenamos Inland, una ópera compuesta especialmente para intérpretes de nuestros programas de formación y de participantes no profesionales de más de 65 años –incluyendo solistas y miembros retirados del coro– en otra contribución más a nuestros objetivos sociales y educativos. El nivel fue tal que resultaba imposible distinguir entre aficionados y profesionales”.

© Metropolitan Opera

'Medée' de Cherubini en la coproducción de Met que se verá en Atenas

De este modo, seis años después de comenzar la aventura, “mis proyectos iniciales han podido realizarse. La GNO tiene ganado un puesto entre los diez mejores teatros de Europa y es respetada y admirada (Ver crítica de Andrea Chénier). Los grandes artistas vienen con frecuencia y hemos creado un equipo de buenos cantantes griegos con contratación permanente. Este curso, en el Don Giovanni inaugural –en coproducción con la Ópera de Gotemburgo y la Danish Royal Opera– hemos utilizado a un grupo de cantantes locales muy bien preparados. En diciembre estrenamos la visionaria puesta en escena de Krzystof Warlikovsky de Les contes d’Hoffmann (hasta el 8 de enero) procedente de La Monnaie-De Munt de Bruselas, y le seguirá la producción de Stephen Langridge de Falstaff (del 26 de enero al 10 de febrero), un doble programa con El castillo de Barba Azul y Gianni Schicchi (9 al 24 de marzo), Werther (23 de marzo al 4 de abril) con Anita Rashvelishvili como Charlotte. Daremos inicio a una colaboración regular con la Opéra Comique de París con la presentación del Voyage à la lune de Offenbach (12 y 13 de julio) a cargo de Laurent Pelly, en lo que será una contribución de la GNO al Festival de Atenas en el Teatro Herodes Atticus a los pies de la Acrópolis”.

Antes se anuncia la producción de David McVicar de Médée de Cherubini (25 de abril al 14 de mayo), en coproducción con la Metropolitan Opera, la Lyric Opera de Chicago y la Canadian Opera y dedicada a Maria Callas en su centenario. “Posteriormente tendremos, dentro del Athens Epidaurus Festival, una producción de Olivier Py de Madama Butterfly en el Odeón Herodes Atticus (1 a 10 de junio) finalizando el curso en el mismo coliseo al aire libre con Nabucco (26 a 30 de julio) con Paolo Carignani en el podio y dirección escénica de Leo Muscato. Por otra parte, hemos trasladado los talleres de escenografía a las nuevas instalaciones y hemos elevado su eficiencia a parámetros internacionales. Los decorados para el Don Giovanni, por ejemplo, han sido enteramente confeccionados aquí. También nuestro cuerpo de baile ha experimentado grandes progresos (la soberbia coreografía de Tiago Borodin para Don Quijote ha sido todo un éxito) y se ha creado una nueva escuela de ballet en la sexta planta del nuevo edificio que alberga también el departamento de vestuario, donde se ha llegado a confeccionar auténticas maravillas”. ÓA


 

El año Callas

© EMI Classics

Maria Callas

Una de las características de la próxima temporada que motiva en mayor medida a Giorgos Koumendakis es la amplia programación dedicada al centenario del nacimiento de la inmortal diva griega Maria Callas. “Hemos programado una serie de actos, desde una exposición en la cuarta planta de la Biblioteca Nacional, con un contenido de variadas disciplinas, tanto visuales como vocales y de archivo, con materiales valiosos que han sido adquiridos recientemente y que cambiarán de semana en semana, así como otra muestra de duración anual en el vestíbulo principal, amén de recitales y conciertos a lo largo del curso y de la proyección del documental Callas en Grecia que contempla sus primeros años y los principios de su carrera antes de su traslado a América. También ofreceremos los dos recitales que ofreció en Atenas y las inolvidables producciones de Norma y Medea en Epidauro”. Así pues, afronta un curso excepcional. “Últimamente he tenido algunas alegrías, ciertamente, y de esto me nutro. Al principio todo eran preocupaciones por hacer todo lo lo mejor posible y motivar a nuestra gente, pero ahora tengo la satisfacción de decir que se ha creado un sistema sólido en el que la GNO podrá apoyarse cuando yo no pueda seguir aquí, contando con un repertorio variado que mantendrá en pie a la compañía en los momentos de dificultad”. ÓA