ENTREVISTAS

El Conservatori Liceu Premio ÓPERA ACTUAL 2019

01 / 12 / 2019 - Fernando SANS RIVIÈRE - Tiempo de lectura: 10 min

Print Friendly, PDF & Email
Conservatori Fachada del Conservatori del Liceu en Las Ramblas © Conservatori Liceu
Conservatori La directora general del Conservatori Liceu en el homenaje en el Salón de Ciento del Ayuntamiento de Barcelona © Conservatori Liceu

El Conservatori Liceu de Barcelona es una de las instituciones más relevantes del mundo musical español, con sus 182 años de historia. En su primer siglo formó a más de cien mil músicos y cantantes algunos de gran fama como Francisco Viñas, Victoria de los Àngeles o Montserrat Caballé. El conservatorio construyó El Gran Teatre del Liceu, donde sigue su sede histórica y hace una década estrenó un nuevo y espectacular edificio, ahora recibe el premio ÓPERA ACTUAL 2019 a una institución.

La directora general de la Fundació Conservatori Liceu, Maria Serrat i Martín, se incorporó en 1999, poniéndose como reto la renovación de los estudios superiores y la internacionalización de la institución con más de 159 convenios con universidades y entidades de referencia en todo el mundo. Para ello ha sido fundamental la nueva sede, inaugurada en 2009 en la calle Nou de La Rambla, obra del arquitecto David Freixa con un coste de 20 millones de euros que está sufragando con recursos propios y en unos terrenos cedidos por el Ayuntamiento de Barcelona por 50 años.

El Conservatorio mantiene además su sede histórica en el edificio del Liceu, teatro que construyó el propio Conservatorio. Durante el traslado de las oficinas administrativas a la nueva sede se descubrió en unas golfas una numerosa documentación inédita –incluyendo 3.500 actas–, hallazgo que ha permitido a Maria Serrat realizar la tesis doctoral Origen del Conservatori Liceu (1837-1967) . “El estudio abarca 130 años de la institución, desde su fundación a la entrada en vigor del plan de estudios de 1966”, afirma Serrat a ÓPERA ACTUAL.

“La tesis, surge con la voluntad de hacer público el ingente material encontrado; dedico la primera parte al aspecto histórico y jurídico para los que me he basado en las escrituras, reglamentos y actas. Vemos en estos documentos apasionantes como en 1837 unos milicianos pasan de hacer bailes y funciones de teatro y ópera para recaudar fondos para el 14º Batallón de la Milicia Nacional a constituirse en la Sociedad Dramática de Aficionados, ya como entidad civil, con socios y mecenas que contribuyen a ello “con sus luces y caudales” junto a la recaudación de espectáculos con profesores y alumnos que se hacen en el Convento de Montesión, la sede del citado Batallón, ubicado en ese entonces junto a la calle Portal del Ángel.

En noviembre de 1837 el proyecto cobra más envergadura y se convierte en el Liceo Filodramático de Montesión, inaugurando las cátedras en un acto solemne en el Saló de Cent del Ayuntamiento de la ciudad en abril de 1838 y obteniendo la cesión del Convento por parte de la Reina María Cristina a cambio de que se mantenga la enseñanza pública y gratuita. Además se incorpora el nombre de la hija de la monarca, pasando a denominarse Liceo Filodramático de Montesión de Isabel II”.

© Conservatori Liceu

La Reina Sofía, Maria Serrat y José María Coronas en la inauguración del edificio de Nou de la Rambla en 2008

ÓPERA ACTUAL: ¿Cómo se llega a construir el Gran Teatre del Liceu?

Maria Serrat: En 1844 la institución contaba ya con 120 alumnos. La financiación de las clases se hacía a través de los mecenas y los conciertos de los profesores y alumnos. En ese momento se creyó que la construcción de un teatro con 3.500 localidades sería una solución para costear los estudios del número creciente de alumnos y sufragar la deuda existente. Para construir el nuevo Conservatorio del Liceu se solicita la permuta del Convento de Montesión por el de los Trinitarios Descalzos ubicado en La Rambla. La Casa Real la acepta en abril de 1844 siempre y cuando se mantengan las cátedras públicas y gratuitas.

Para construir el Liceu se aporta el solar del Convento de los Trinitarios y se pone al frente del proyecto a Joaquín de Gispert, quien fomenta la constitución de una sociedad de construcción que aporta 208.000 duros a cambio de butacas en el teatro en propiedad. Al no lograr suficientes recursos para sufragar una obra de tal magnitud, se crea una sociedad auxiliar que vende los espacios sobrantes del edificio al que será el Círculo del Liceo por 75.000 duros.

Joaquín de Gispert destaca, unos meses antes de la inauguración, que iban a quedar “cumplidos los objetos que se propuso esta sociedad… Se ha extinguido la deuda del Liceo… [Este] Tendrá un local para las cátedras y dependencias, profesores de música costeados por la empresa de funciones y una renta anual para las demás cátedras y atenciones; y por último pertenece al Liceo la propiedad del Teatro, con todo lo que obtendrá un nombre que no será fácil que desaparezca”.

Ó. A.: ¿Hasta cuándo se mantienen unidos el Conservatorio y la Sociedad de construcción como propietaria de la mitad de las butacas?

M. S.: Durante siete años, desde la inauguración del Teatro en 1847. Las pérdidas, muy superiores con un teatro tan grande, hacen que se quiera constituir una sociedad anónima para funcionar de manera independiente. El Conservatorio acepta siempre y cuando dicha sociedad aporte anualmente 30.000 duros y se establezca la obligación al empresario del teatro para que los primeros instrumentistas de la orquesta se mantengan como profesores de forma gratuita. Finalmente, en 1854, se separan el Conservatori del Liceu y la Societat del Gran Teatre del Liceu, desde entonces, la propietaria del teatro.

Ó. A: ¿Qué relevancia ha tenido desde entonces el Conservatori?

M. S.: La segunda parte de mi tesis está dedicada a los estudios y enseñanzas ofrecidas en el Conservatorio desde su inicio con cátedras de canto y arte dramático, de instrumentos musicales, además de idiomas o esgrima. Fue toda una innovación en Cataluña y el germen de numerosas entidades musicales posteriores. Por ejemplo, en 1885 fue un profesor del Conservatorio que formaba parte de la Banda Municipal quien creó la Escuela Municipal de Barcelona. En 1915 se crea el Institut del Teatre impulsado también por el profesor del Conservatorio Adrià Gual.

A finales del siglo XIX y primeros del XX se crean numerosos conservatorios municipales en Cataluña ya sea en Lleida, Tarragona, Girona, Olot o Sabadell, y sus alumnos hacían los exámenes oficiales en el Conservatori. Sobre esta base se crean las filiales –hoy en día constituidas por más de 50 escuelas de música privadas, con unos 8.000 alumnos– que ofrecen nuestro programa de estudios, con materiales y libros oficiales editados por el Conservatorio. También el Conservatori busca tener unos estudios de relevancia como otras ciudades europeas, contratando, por ejemplo, al compositor alemán Engelbert Humperdinck para que impartiera los estudios de fuga y contrapunto.

Otro ejemplo sería Higini Anglès, que fue alumno y profesor del centro, quien creó la especialidad de musicología, por primera vez en los conservatorios del país. En la tesis voy demostrando con cifras y documentos cómo el Conservatori Liceu ha sido la cuna y la institución pionera y de mayor relevancia en la formación musical superior durante casi dos siglos, y cómo ha mantenido este liderazgo, que fue ya reconocido con diversas medallas en las Exposiciones Universales de Viena, Amberes o Barcelona.

© Conservatori Liceu

Teresa Berganza en una clase magistral en el Conservatori Liceu

Ó. A: ¿Qué otras aportaciones hace en su tesis?

M. S.: En ella afirmo también su origen social, así como la importancia que tuvo y sigue teniendo el mecenazgo para que la música y la cultura llegasen y lleguen a todos, también dando paso a la creación de dos instituciones con la marca Liceu, como el Gran Teatre del Liceu y el Círculo del Liceo. Y evidentemente, la tesis cita todos aquellos profesores y alumnos célebres que han pasado por sus aulas.

Ó. A: ¿Cómo ve el futuro?

M. S.: Hemos querido potenciarlo destacando la historia que nos respalda y a la vez modernizando las instalaciones, los programas, la gestión y la excelencia del profesorado. La financiación actual sigue siendo la de una institución sin ánimo de lucro, completamente privada y sin aportaciones públicas. El 20 por ciento del presupuesto proviene del mecenazgo, el 60 por ciento de las cuotas de los alumnos y el 20 por ciento restante de las actividades externas y alquiler de espacios. Hay que señalar la fortaleza de nuestro programa de becas desde los orígenes, actualmente destacando desde hace ya 10 años, de manera muy transcendente, la contribución de la Fundación de Música Ferrer-Salat. ÓA

 

Estudios superiores y másters

© Conservatori Liceu

El nuevo edificio del Conservatori Liceu en la calle Nou de la Rambla de Barcelona inaugurado en 2009

La sede de Nou de la Rambla está dedicada a los estudios superiores y fue inaugurada en 2009. Se trata de un magnífico edificio especialmente diseñado para las enseñanzas musicales profesionales, con una superficie de 10.000 m2 distribuidos en ocho plantas. Para dichas enseñanzas que incluyen las Superiores y de Máster, se disponen de 90 aulas insonorizadas y adaptadas acústicamente a diversos instrumentos y tipos de músicas contando con 700 alumnos.

En la planta superior está la biblioteca, desde donde se puede observar todo el edificio a través de la linterna que proporciona luz natural al patio central y a los corredores del centro. En las plantas subterráneas se encuentran la Sala de Cámara, la Sala de Orquesta y un Auditorio con 400 localidades preparado para conciertos de cámara, sinfónicos, jazz, representaciones teatrales y operísticas, grabaciones y proyecciones audiovisuales. La acústica del Auditorio es una de las mejores de Barcelona.

En la planta baja hay una cafetería-restaurante que cuenta con la infraestructura adecuada para poder realizar actuaciones y conciertos. En esta sede se ofrecen cuatro títulaciones superiores impartidas de acuerdo con el plan Bolonia, que incluyen todos los instrumentos orquestales, más piano, guitarra y canto, además de pedagogía, composición, jazz y música moderna.  Se ofrecen asimismo cinco programas de máster, que comprenden música clásica, jazz, composición y ópera, especialización muy unida a los orígenes del Conservatorio.  ÓA