ENTREVISTAS

Alejandro Roy, Ernani en Oviedo: "Debuto Otello y me han ofrecido Lohengrin"

01 / 01 / 2023 - Antoni COLOMER - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
Alejandro Roy / operaactual.com Alejandro Roy
Alejandro Roy Alejandro Roy y Lola Fernández su mujer y maestra de canto

Un buen día, mientras estudiaba en Madrid, Alejandro Roy buscó en el listín el número de teléfono de Fedora Barbieri en Florencia y, sin más, llamó a la insigne cantante. Ahí empezó a construirse un tenor que ha evolucionado desde el repertorio ligero al dramático con naturalidad, tal y como atestiguan sus debuts recientes como Radamés, Don Alvaro o Dick Johnson. Ahora llega el turno del Ernani verdiano, un nuevo paso en la carrera del tenor asturiano que, además, podrá darlo en su tierra. Será en el Teatro Campoamor dentro de la programación de la Ópera de Oviedo entre el 29 de enero y el 4 de febrero.

Siempre que debuto un papel, como es el caso de este Ernani en Oviedo (Ver reparto), siento una emoción especial. Lo mismo me sucedió recientemente con otro gran rol verdiano, Don Alvaro de La forza del destino. Verdi es especialmente exigente, no tanto en cuanto a tesitura, sino más bien por su carga emocional y las largas frases que requieren un gran control del fiato. Pero cada vez me siento más cómodo cantando este tipo de roles, como Radamès o Don Carlo. Son papeles que vas dominando a medida que los interpretas. La preparación en casa o con un pianista son solo los primeros pasos, porque donde los conoces de verdad es en el escenario. Es como ponerse unos zapatos nuevos a los que te debes habituar y ahora llega el momento de ponerse los de Ernani.

En los últimos años mi voz ha evolucionado y he incorporado roles considerados de tenor spinto, en parte de manera premeditada y en parte porque me los han ido ofreciendo. Empecé mi carrera cantando como tenor lírico-ligero porque tenía los agudos y así me catalogaron, pero nunca consideré que ese fuese mi repertorio correcto. Esos orígenes supusieron un cierto hándicap, pues muchos se sorprendieron de mi evolución posterior hacia repertorios en los que realmente me siento más cómodo.

Hoy en día se tiende a clasificar excesivamente a las voces y esto me parece un error. Los tenores de primera mitad de siglo XX, como Gigli o Lauri-Volpi, cantaban desde L’elisir d’amore hasta Cavalleria rusticana y nadie se sorprendía. ¿Porque no puede un tenor lírico-spinto cantar una ópera como Lucia di Lammemoor o Rigoletto? En cambio, observo la tendencia contraria y, para papeles como el de Calaf en Turandot, que requiere cuerpo y volumen, cada vez más se tiende a buscar voces livianas que simplemente sean capaces de dar el famoso agudo de un aria tan popular como es “Nessun dorma”. ¡Pero yo creo que Calaf es mucho más que eso!

adrianalecouvreur-operaactual-jaho-oviedo (3) Jaho junto a Alejandro Roy (Maurizio) © Ópera de Oviedo / Iván MARTÍNEZ
pagliacci-roy-operaactual-coruña (3) Alejandro Roy y Vanessa Goikoetxea como Canio y Nedda © Amigos de la Ópera de A Coruña
Aida Sabadell La protagonista Miate Alberola, junto a Alejandro Roy © Fundació Òpera Catalunya / Antoni BOFILL
Aida Málaga Maribel Ortega (Aida) y Alejandro Roy (Radamés) en el Teatro Cervantes de Málaga © Daniel Pérez / Teatro Cervantes

Tras mi debut en el Met de Nueva York en 2019 con Turandot (Ver crítica) tuve la sensación, un tanto paradójica, de que por fin me descubrían en mi casa, en mi país. Nunca he sido de la opinión de que debes cantar en casa por el hecho de ser de casa, sino que debe existir una meritocracia, pero debo decir que, en mi caso, me ha costado bastante. Para conseguir un pequeño papel en mi tierra, Asturias, antes he tenido que pasar por la Arena de Verona o el Teatro San Carlo de Nápoles. En mi carrera, a menudo, he tenido que saltar a grandes ruedos sin haber pasado por otros que me hubiesen permitido afianzar mi técnica y aportarme experiencia. Actualmente tengo más presencia en los teatros españoles, y estoy feliz por ello, pero sigo sin poder poner un pie en el Teatro Real de Madrid o en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, donde solo he hecho el Ismaele de Nabucco.

El próximo papel que voy a debutar es el Otello de Verdi, rol que ya tenía previsto cantar en Chile y en Alemania, pero que tuve que posponer a causa de la pandemia. En cuanto al repertorio verdiano tengo pendiente incorporar el personaje de Manrico de Il Trovatore. Por otra parte, me han ofrecido interpretar a Lohengrin y estoy encantado, pues soy un enamorado de la obra de Wagner. Tanto es así que, por cantar Tristan algún día, ¡sería capaz de cualquier cosa! ÓA