ENTREVISTAS

Airam Hernández: Debuta en América con 'Falstaff'

03 / 04 / 2019 - Pablo MELÉNDEZ-HADDAD - Tiempo de lectura: 7 minutos

Print Friendly, PDF & Email
El tenor tinerfeño Airam Hernández El tenor tinerfeño Airam Hernández

El tenor tinerfeño Airam Hernández debuta este mes en Estados Unidos de la mano de Fenton, del Falstaff verdiano, un nuevo papel que incorpora a su repertorio después del éxito de Caruso in Cuba, estreno absoluto que protagonizó en Ámsterdam.

Lleva casi 30 años dedicándose a la música, aunque la carrera como tenor solista la viene desarrollando en el último lustro. Airam Hernández (El Rosario, Tenerife, 1983) se formó 12 años como trompista para graduarse en canto clásico y contemporáneo en el Conservatori del Liceu de Barcelona. “Después fui miembro del Operastudio y del ensamble de solistas de la Opernhaus de Zúrich”, afirma a ÓPERA ACTUAL. “He procurado mantenerme en forma trabajando el repertorio con diferentes maestros a los que admiro, como Vittorio Terranova, Anne Murray, Hedwig Fassbender, Dimitry Vdovin, Natalie Dessay, Dalton Baldwin, Dolors Aldea y Mariella Devia”.

Este mes da un nuevo paso en su carrera al debutar en Estados Unidos con el personaje de Fenton de Falstaff, de Giuseppe Verdi, en la Dallas Opera, un compromiso que sigue a su participación, en marzo, en el estreno absoluto de la ópera Caruso in Cuba en Ámsterdam, en el papel del mítico cantante italiano. “Contaba solo con un borrador de la partitura, pero me pareció muy interesante”, detalla el cantante sobre este proyecto que le ofreció Jesús Iglesias, responsable artístico del coliseo holandés. “Participé de forma activa tanto en el proceso creativo junto al compositor Micha Hamel como en la poética puesta en escena de Johannes Erath. En las dos horas que duraba el espectáculo pudimos disfrutar de música tonal con pasajes belcantistas y reminiscencias verdianas y puccinianas, todo ello con el sello Hamel, con un lenguaje contemporáneo que se evidencia en pasajes de música electrónica bien combinada con la voz que imprimen una atmósfera surrealista, adecuada para la puesta en escena que evocaba un gran sueño de Caruso”.

ÓPERA ACTUAL: Y de lo más contemporáneo a un clásico, 'Falstaff', título que marcará su debut en Estados Unidos.
Airam HERNÁNDEZ:

Estoy muy feliz de incorporar a Fenton a mi repertorio. Aun siendo Falstaff una obra tan coral, la historia de amor entre Fenton y Nannetta te permite jugar un poco fuera del conjunto. Verdi aborda estas escenas de amor con mucha frescura y sutileza. Entreteje el diálogo entre ambos personajes de tal modo que parecieran fundirse en uno. Y me enorgullece que esta temporada yo sea el único cantante español en la Ópera de Dallas y que mi debut en Estados Unidos sea en el mismo teatro en el que hicieron su debut americano grandes como Montserrat Caballé, Teresa Berganza y Plácido Domingo.

ÓA : ¿En qué papeles se siente más cómodo?
A. H.:

Tengo un repertorio muy amplio debido a mis particularidades vocales. No suelo escoger el repertorio basándome en estereotipos ni creo en que haya una sola forma de cantar un rol. Por eso siempre hablo de tipos de roles que podría abarcar. Roles que requieran un centro generoso y agudo brillante, como Fausto y el Duca; tengo facilidad para la coloratura dramática, por lo que roles como Tito e Idomeneo me vienen bien; me gusta jugar con la mixtura, por lo que el repertorio belcantista más lírico, como podrían ser l’Elisir o Lucia son adecuados para mi voz. Además tengo especial interés por el repertorio contemporáneo, la zarzuela y la ópera española.

ÓA : Y el verano pasado participó en la recuperación de la desconocida ópera de Liszt 'Sardanapalo'
A. H.:

La experiencia fue increíble. Hablamos del estreno mundial de una ópera compuesta por uno de los grandes genios musicales de la historia. Haberlo hecho junto a la Staatskapelle Weimar de la cual Liszt fue director, es todo un orgullo. El libreto está basado en la figura mítica de Sardanapalo, último rey de los Asirios. Liszt compone sólo el primer acto de la ópera, de aproximadamente una hora. David Trippett, académico de la Universidad de Cambridge y alma mater de este proyecto, la termina de orquestar. Es una obra de línea belcantista, en la que se intercalan pasajes que podríamos encontrar perfectamente en una partitura de Wagner o Strauss.

Como el tenor Enrico Caruso, protagonista del reciente estreno absoluto de 'Caruso in Cuba' en la Ópera de Ámsterdam

ÓPERA ACTUAL: De los directores musicales y de escena con los que le ha tocado trabajar, ¿cuáles han marcado su trayectoria y por qué?
A. H. :

He tenido la suerte de trabajar con excelentes maestros y directores de escena. Cada uno de ellos ha sido parte de mi crecimiento artístico. Podría mencionar a Fabio Luisi, por su apuesta personal en mi carrera durante mi etapa en Zürich; Teodor Currentzis, por darme la oportunidad de debutar mi primer rol protagónico; Nello Santi y Jesús López Cobos por su inmensa sabiduría; Francesco Ivan Ciampa, por navegar a favor de los cantantes; Bob Wilson, por enseñarme que en escena a veces menos es más; Barrie Kosky y Hans Neuenfels, por su capacidad de dirección actoral; Damiano Michieletto y Stefano Poda, por mostrarme cómo una buena escenografía puede ayudar mucho a contextualizar y a potenciar el dramatismo de los personajes.

ÓA : Además dels 'Falstaff', este curso cantará en Madrid la 'Misa de Gloria' de Mascagni y en Venecia 'La Traviata'. ¿Hacia dónde cree que caminará su repertorio futuro?
A. H. :

Cuando comencé a estudiar canto mi voz era muy ligera, con gran facilidad para el sobreagudo. Con los años he ido ganando centro y mi voz ha evolucionado hacia un repertorio más lírico. En este cambio he tenido que lidiar con ciertos problemas a la hora de escoger repertorio: soy un tenor con centro lírico y agudos brillantes de ligero. He ido homogeneizando las tesituras y consiguiendo un agudo con cierto metal que me permite abordar roles de lírico joven. Hay quienes opinan que en el futuro podré cantar ciertos roles heroicos wagnerianos o de Strauss. Eso el tiempo lo dirá. De momento quiero mantenerme el mayor tiempo posible en el repertorio belcantista, tratando de incorporar algunos roles de Mozart y Verdi, e incluso algún Puccini en el futuro, como Rodolfo de La Bohème. Este año incorporaré a mi repertorio los roles de Pollione (Norma) y Fernando (Doña Francisquita).