Y sonó la flauta

Sabadell

26 / 10 / 2020 - Marcelo CERVELLÓ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Un convincente Marc Sala dio voz a Tamino © AAOS / Antoni BOFILL
Una escena del montaje de Pau Monterde de 'La flauta mágica' en Sabadell © AAOS / Antoni BOFILL
Sara Blanch, maravillosa Reina de la Noche © AAOS / Antoni BOFILL

Òpera de Sabadell

Mozart: LA FLAUTA MÁGICA

Inauguración de la temporada

Sara Blanch, Serena Sáenz, Carles Pachón, Marc Sala, Jeroboám Tejera, Eugènia Montenegro, Anna Tobella, Marta Valero, Laura Brasó, Mar Esteve, Cecilia Ferraioli, Pau Armengol, Nacho Guzmán, Carles Ortiz, Laura Obradors. Dirección: Daniel Gil de Tejada. Dirección de escena: Pau Monterde. 23 de octubre de 2020.

Suele utilizarse la expresión y sonó la flauta para dar a entender que una cosa ha salido bien a pesar de todas las prevenciones en contrario. En la inauguración de la temporada 2020-2021 de la AAOS no podría interpretarse de otra manera. El entusiasmo y la voluntad de servicio de la benemérita asociación han podido sumar un nuevo triunfo a su historial con una representación antológica de La flauta mágica, más de Mozart que nunca, tras de superar obstáculos, pandemias y tribulaciones de todo tipo.

A los condicionamientos obligados por las circunstancias se había referido el director de escena Pau Monterde, que pudo contar no obstante con la no por sucinta menos efectiva escenografía de Elisabet Castells, también diseñadora de un vestuario que no tuvo otro desliz que las alitas asignadas a los genios, con las luces vistas de Nani Valls, especialmente elocuentes en esta ocasión. Monterde ideó un espectáculo fresco, creíble y detallista sin lecturas deformantes en el discurso. Un gran trabajo.

Daniel Gil de Tejada supo, por su parte, articular la lectura límpida y airosa de la partitura al frente de una Simfònica del Vallès en gran forma y de un coro que, aunque enmascarado, hizo bien su oficio. La versión ofrecida, muy completa musicalmente, incluía una generosa porción del diálogo hablado, bien pronunciado por todos en el original alemán, un gran ejemplo para otros teatros que suelen ser ahí más tolerantes con los cortes.

"Gran protagonista fue el barítono Carles Pachón, un Papageno nítido en la dicción y expansivo en la proyección vocal. La pareja principesca tuvo a un brioso Marc Sala como Tamino y a Serena Sáenz como delicada Pamina"

Gran protagonista en el reparto lo fue el barítono Carles Pachón, un Papageno nítido en la dicción y expansivo en la proyección vocal. La pareja principesca tuvo a un brioso Marc Sala como Tamino y a Serena Sáenz como delicada Pamina, una bella voz que supo sortear los peligros de una posible estridencia con notable seguridad. Espectacular la Reina de la Noche de Sara Blanch, que compensó el inconveniente de una cierta sequedad vocal con la autoridad de su fraseo y el fulgor de sus sobreagudos.

Jeroboám Tejera estuvo aseado y noble como Sarastro aun con ciertas deficiencias en el registro grave que le obligaron a buscar soluciones de emergencia. Se le hizo la vida más fácil aligerando su “In diesen heil’gen Hallen”. Notable el rendimiento de las tres damas (Eugènia Montenegro, Anna Tobella y Marta Valero) y de los tres volátiles geniecillos de Laura Brasó, Mar Esteve y Cecilia Ferraioli, con Laura Obradors como una discreta Papagena, Carles Ortiz dibujando un voluntarioso Monostatos y Pau Armengol y Nacho Guzmán completando dignamente el reparto. Público feliz al final para una feliz ocasión. Pese al oleaje, la nave sigue viento en popa.