Una nueva 'Tosca'. Y, sin embargo, se puede

Sabadell

02 / 03 / 2021 - Marcelo CERVELLÓ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Tosca Sabadell Una escena de la nueva producción de 'Tosca' en Sabadell con Maribel Ortega y Enrique Ferrer © Fundació Òpera a Catalunya / Antoni BOFILL
Tosca Sabadell Una escena de la nueva producción de 'Tosca' con Maribel Ortega y Luis Cansino, la primera de la Fundació Òpera a Catalunya © Fundació Òpera a Catalunya / Antoni BOFILL

Associació d'Amics de l'Òpera de Sabadell

Puccini: TOSCA

Nueva producción

Maribel Ortega, Enrique Ferrer, Luis Cansino, Joan Garcia Gomà, Alejandro Baliñas, Pau Armengol. Dirección: Sergi Roca. Dirección de escena: Carles Ortiz. 28 de febrero de 2021.

Cuando se quiere seguir adelante en una travesía artística a pesar de todas las turbulencias que amenacen con dificultarla se hace preciso que sea el corazón el que lleve el timón. En estos tiempos de pandemia, la recién nacida Fundació Ópera a Catalunya (FOC) –gracias al proyecto común de la Associació d’Amics de l’Òpera de Sabadell que inspira y dirige Mirna Lacambra y la Orquestra Simfònica del Vallès– no había de ser la excepción. Esta Tosca, primera producción de la FOC ha sido todo un ejemplo del aprovechamiento al máximo de los elementos de que se dispone.

En este nuevo montaje del título pucciniano el director de escena Carles Ortiz ha elegido el mejor de los caminos: el de hacer que en escena se vea lo que hay que ver –hay dramaturgias como la de Tosca que no están para bromas–, y hacerlo bien. Pocas veces las acotaciones escénicas habrán sido tan escrupulosamente respetadas y tanto la esencial escenografía de Jordi Galobart como el vestuario y la iluminación han sido utilizados con criterio. La sencillez no implica el descuido; el prurito de originalidad, a veces, sí.

"Brilló especialmente Maribel Ortega en el papel protagonista, con un timbre siempre atractivo y el cuerpo suficiente para emitir el siempre complicado Do de la 'lama' con espectaculares resultados"

En el elenco vocal brilló especialmente Maribel Ortega en el papel protagonista, con un timbre atractivo y el cuerpo suficiente para emitir el siempre complicado Do de la lama con espectaculares resultados. Muy aplaudida en su «Vissi d’arte», solo puede serle reprochada alguna irregularidad en la dicción –fruscio lleva el acento en la «i»–, cosa perfectamente mejorable. Enrique Ferrer, gallardo en la emisión y seguro en registro superior, acusó al principio un sonido abierto en el centro, pero el defecto fue paulatinamente desapareciendo y su «E lucevan le stelle» fue fraseado con total suficiencia. Luis Cansino parecía más interesado en demostrar que estaba en voz –lo estaba– que en tornear un discurso más sibilino, pero fue un Scarpia de gran fuste. De entre los intérpretes secundarios se hicieron notar especialmente Pau Armengol, un Sacristán bien actuado y bien cantado, y Alejandro Baliñas, un sonoro Angelotti.

Sergi Roca condujo la nave en su vertiente musical con pulso seguro y algún que otro detalle de cosecha propia, como esos ocasionales efectos de rallentando que daban interés al discurso. Si la cohesión interna del tejido instrumental es aún susceptible de un mejor ajuste, ello no fue óbice en este caso para el brillante resultado final.