Washington: Onegin sencillo y austero

17 / 03 / 2019 - Esperanza BERROCAL - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
La soprano Anna Nechaeva y el barítono Igor Golovatenko triunfaron en su debut estadounidense al meterse en los roles protagonistas de este "Evgeni Oneguin". © Kennedy Center / Scott SUCHMAN
La soprano Anna Nechaeva y el barítono Igor Golovatenko triunfaron en su debut estadounidense al meterse en los roles protagonistas de este "Evgeni Oneguin". © Kennedy Center / Scott SUCHMAN
La soprano Anna Nechaeva y el barítono Igor Golovatenko triunfaron en su debut estadounidense al meterse en los roles protagonistas de este "Evgeni Oneguin". © Kennedy Center / Scott SUCHMAN

Washington National Opera

Chaikovsky: EVGENI ONEGIN

Anna Nechaeva, Lindsay Ammann, Elena Zaremba, Victoria Livengood, Alexey Dolgov, Igor Golovatenko, Samnuel J. Weiser, Joshua Blue, Joshua Conyers, Eric Halfvarson. Dirección: Robert Trevino. Dirección de escena: Peter McClintock. Kennedy Center, 17 de marzo de 2019.

Con la legendaria producción del canadiense Robert Carsen estrenada en el Met en 1997 se pudo disfrutar del regreso, tras 30 años de ausencia en la Washington National Opera (WNO), de este clásico de la ópera rusa inspirado en la literatura de Pushkin. Dirigido en esta ocasión por el californiano Peter McGlintock, la puesta en escena –definitivamente no apta para los aficionados a los decorados fastuosos– confinó la narrativa al acertado vestuario de época de Michael Levine y a la mágica iluminación diseñada por Christine A. Blinder. A excepción del escaso mobiliario, un conjunto de sillas, el escenario permaneció absolutamente desnudo durante los tres actos. La puesta de escena, definitivamente arriesgada en su afán por canalizar toda la atención en la vertiente musical, brindó un resultado memorable gracias a un reparto vocal de excepción.

 

Para esta versión la WNO contó con dos voces habituales del Bolshoi, la soprano Anna Nechaeva y el barítono Igor Golovatenko, ambos en su debut estadounidense. La gloriosa voz de la soprano dio vida a Tatiana con gran credibilidad en la evolución vocal y dramática del personaje; la voz y presencia de Nechaeva en la escena de la carta fue juvenil y ensoñadora,  madura y orgullosa en la escena final. Golovatenko, estuvo a la altura en el papel de Onegin con el volumen esperado y  especialmente convincente como amante arrepentido en la escena final. El tenor Alexey Dolgov y la mezzosoprano Lindsay Ammann protagonizaron con verosimilitud los papeles de la jovial y desenfadada Olga y de su repudiado amante Lensky, muy emotivo en el aria de despedida anterior al duelo. Con demostrada experiencia actuaron de manera cómplice las mezzos Elena Zaremba y Victoria Livengood, como Madame Larina y Filippyevna. Redondearon este casting de lujo, en interesante contrapunto, la veterana impactante voz del bajo Eric Halfvarson como Príncipe Gremin y las jóvenes voces del programa Domingo-Cafritz del también bajo Samuel Weiser (Captain), del barítono Joshua Conyers (Zaretsky) y del tenor Joshua Blue (Monsieur Triquet).

La producción optó por escenificar la Polonesa del tercer acto, algo que ya viene siendo muy común en las puestas de escena actuales, pero que cuestiona la intención del compositor y que sin duda roba protagonismo a los momentos álgidos orquestales. Aun así Robert Trevino salió airoso en su debut al frente de la WNO en una noche donde la calidad de los solistas, muy especialmente en la sección de vientos y cuerdas, quedó en evidencia.