Viena: Meli vence a Boccanegra

25 / 03 / 2019 - Gerhard OTTINGER - Tiempo de lectura: 3 minutos

Print Friendly, PDF & Email
Del trío de voces protagonista sobresalieron el tenor Francisco Meli y la soprano Eleonora Buratto en el rol de Amelia junto a un Plácido Domingo que cumplió correctamente con su papel © Wiener Staatsoper / Michael PÖHN
Del trío de voces protagonista sobresalieron el tenor Francisco Meli y la soprano Eleonora Buratto en el rol de Amelia junto a un Plácido Domingo que cumplió correctamente con su papel © Wiener Staatsoper / Michael PÖHN
Del trío de voces protagonista sobresalieron el tenor Francisco Meli y la soprano Eleonora Buratto en el rol de Amelia junto a un Plácido Domingo que cumplió correctamente con su papel © Wiener Staatsoper / Michael PÖHN

Wiener Staatsoper

Verdi: SIMON BOCCANEGRA

Plácido Domingo, Eleonora Buratto, Francesco Meli, KwangchulYoun, Marco Caria, Dan Paul Dumitrescu. Dirección: Philipp Auguin. Dirección de escena: Peter Stein. 25 de marzo de 2019.

Si alguien quiere asistir a una representación con Plácido Domingo en el cartel, debe saber lo que le espera y atenerse a ello. A sus 78 años oficiales el cantante sigue embrujando y hace lo que puede, aunque, como es lógico por la edad, presenta los inconvenientes normales. No fue este el mejor de los Boccanegra que ha hecho desde que asumió el rol.

Que él no sea un auténtico barítono verdiano es sabido, pero, por el contrario, y especialmente en el Prólogo, es capaz aún de emitir esos tonos dorados de su época de tenorissimo. Su personalidad sigue siendo inmensa y su presencia admirable, y eso fascina al público. Domingo sigue dándolo todo, ofreciendo todas las posibilidades que su instrumento le permite en la actualidad y su nunca desmentida categoría vocal impide hablar de él como de un intérprete normal. Nadie podría, en efecto, sustraerse a su poder de seducción.

Kwangchul Youn hacía su primer Jacopo Fiesco en Viena en una prestación sólida, aun con una presencia escénica no ideal y desprovista de fascinación. Simon no tenía en él, realmente, a un opositor serio. Una revelación en Viena resultó ser la joven soprano Eleonora Buratto, que aquí debutaba; su Amelia Grimaldi / Maria Boccanegra evidenció no solo una bella emisión sino una perfecta matización de los pasajes líricos, con el dramatismo dramático en las ocasiones que lo solicitaban.

Francesco Meli está considerado hoy día como un tenor italiano de primera línea, especialmente para Verdi; su voz ha tenido la progresión adecuada, la emisión es variada y brillante y convenció especialmente en el aria de Gabriele Adorno. Marco Caria fue un extraordinario Paolo Albiani y no sería de extrañar que en el futuro pudiera asumir la responsabilidad de todo un Simon Boccanegra. Dan Paul Dumitrescu (Pietro), Lydia Rathkolb (Doncella) y Lukhanyo Moyake (Capitán de los ballesteros) resultaron adecuados en los papeles menores.

El director Philippe Auguin realizó un buen trabajo y tanto la orquesta como el coro mostraron su mejor imagen. La sencilla pero estética producción escénica de Peter Stein sigue siendo una de las mejores que pueden verse actualmente en Viena.