Viena: el regreso del BritOrfeo

28 / 01 / 2019 - Gerhard OTTINGER - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
Este 'King Arthur' contó con un reparto en el que la mayoría de los intérpretes debutaba en el Theater an der Wien. El Arnold Schoenberg Chor cantó y actuó de manera excelente © Theater an der Wien / Herwig PRAMMER
Este 'King Arthur' contó con un reparto en el que la mayoría de los intérpretes debutaba en el Theater an der Wien. El Arnold Schoenberg Chor cantó y actuó de manera excelente © Theater an der Wien / Herwig PRAMMER
Este 'King Arthur' contó con un reparto en el que la mayoría de los intérpretes debutaba en el Theater an der Wien. El Arnold Schoenberg Chor cantó y actuó de manera excelente © Theater an der Wien / Herwig PRAMMER
Este 'King Arthur' contó con un reparto en el que la mayoría de los intérpretes debutaba en el Theater an der Wien. El Arnold Schoenberg Chor cantó y actuó de manera excelente © Theater an der Wien / Herwig PRAMMER

Theater an der Wien

Purcell: KING ARTHUR

Martina Jankova, Robin Johannsen, Rodrigo Sosa Dal Pozzo, Mark Milhofer, Johannes Bamberger, Jonathan Lemalu, Michael Rotschopf, Meika Droste, Jörg Gudzhun, Oliver Stokowski, Max Urlacher. Dirección: Stefan Gottfried. Dirección de escena: Sven-Eric Bechtolf y Julian Crouch. 28 de enero de 2019.

Esta obra famosa de Henry Purcell, al que la historia conoce como “El Orfeo Británico”, pertenece a lo que se conoce como semi-ópera, siendo una mezcla de drama hablado, música, danza y espectáculo. Nikolaus Harnoncourt, que dirigió en 2004 en Salzburgo un King Arthur con dirección escénica de Jïrgen Flimm, describía a este monstruo como “el primer musical de la historia”. El equipo de la puesta en escena del Theater an der Wien integrado por Sven-Eric Bechtolf y Julian Crouch, autor este último de una espectacular escenografía, dieron a conocer esta producción en la Staatsoper Unter den Linden de Berlin en 2017, donde sigue en repertorio aprovechando el magnífico vestuario de Kevin Pollard y la estupenda coreografía de Gail Skrela.

El amor del Rey Arturo por la ciega Ermelinda, de dramático desarrollo y final feliz, fue interpretado por actores en lengua alemana con la acción ambientada en el siglo XX

El amor del Rey Arturo por la ciega Ermelinda, de dramático desarrollo y final feliz, fue interpretado por actores en lengua alemana, mientras el marco se ampliaba con la acción ambientada en el siglo XX donde un joven Arthur recibe como regalo por su octavo aniversario un libro de leyendas relativas a la monarquía británica. Su abuelo (Merlín en la ópera) le narra las luchas de britanos y sajones, momento en que empieza laópera propiamente dicha, habiendo ya asumido el joven Arturo la lección del servicio a la patria. Todo ello fue interpretado de manera creíble por Michael Rotschof (Arthur), Meike Droste (Emmeline), Jörg Gudzhun (Merlin), Max Urlacher (Oswald) y Oliver Stokowski (Osmond).

La vertiente musical y sus siete cuadros están en el fondo del drama, pero la composición de Purcell pudo beneficiarse de la participación del Concentus Musicus Wien dirigidoa por Stefan Gottfried. Con el texto original en inglés muy bien cantado por las sopranos Martina Jankova y Robin Johannsen, el contratenor Rodrigo Sosa Dal Pozzo, los tenores Johannes Bramberger y Mark Milhofer y los bajos Jonathan Lemalu (que parece haber perdido algo de volumen) y Dumitru Madarasan, la mayoría de los cuales debutaba en el Theater an der Wien. El Arnold Schoenberg Chor cantó y actuó de manera excelente en esta función enjundiosa y de gran nivel, que más que en el teatro barroco se centraba en el gran espectáculo visual aun resultando en algún momento tedioso. Gran interpretación, que comparada con la anterior del gran Harnoncourt supo aportar el mayor acento y tensión que la ocasión requería.