Valencia: Beczala y el triunfal inicio del ciclo de 'Lied'

24 / 10 / 2019 - César RUS - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Beczala LesArts Un momento del recital de Piotr Beczala, que actuó acompañado de Sarah Tysman © Palau de Les Arts / Mikel PONCE

Palau de Les Arts

Recital PIOTR BECZALA

Inauguración del Ciclo de 'Lied'

Obras de Leoncavallo, Tosti, Curtis, Bixio, Verdi, Massenet, Bizet, Karlowicz, Dvorák, Rimsky-Korsakov y Rajmaninov. Sarah Tysman, piano. 20 de octubre de 2019.

El Palau de Les Arts inauguraba con este recital de Piotr Beczala su primer ciclo de Lied; se trata de una apuesta personal del nuevo director artístico del teatro, Jesús Iglesias, que confía en que se consolide. Para esta primera edición se ha recurrido a figuras un tanto intermedias entre los géneros de la ópera y el Lied, como son, aparte del tenor polaco con el cual ha arrancado el ciclo, Violeta Urmana, Philippe Jaroussky, Simon Keenlyside y Ainhoa Arteta, todos célebres recitalisas. Es también una manera de atraer a una mayor cantidad de público y no es de extrañar, por tanto, que en este primer concierto se intercalasen ambos géneros en el programa.

"El tenor polaco aprovechó la oportunidad que brinda un recital con piano a un cantante para matizar detalles, jugar con medias voces y pianísimos"

Piotr Beczala, por cierto, se presentaba en Les Arts después de unos días de arduo trabajo grabando su último disco, junto a la Orquesta de la Comunitat Valenciana, y lo cierto es que se el tenor demostró encontrarse en un gran momento de forma con una voz de cálido tímbre de lírico-spinto, atercipelado centro y brillante agudo. El programa, en la primera parte, se centró principalmente en música eslava tras una Mattinata de Leoncavallo que sirvió de simple calentamiento para dar paso a la música de Karlowicz, Dvorák, Rimsky-Korsakov y Rajmaninov. La selección de las obras permitió una evocadora combinación del acento eslavo con escalas orientales en las canciones gitanas de Dvorák, la canción hindú de Sadkó o la Op. 4 Nº 4 de Rajmaninov.

El cantante polaco aprovechó la oportunidad que brinda un recital con piano a un cantante para matizar detalles, jugar con medias voces y pianísimos. La segunda parte se inició con una selección de canción italiana empezando por el ineludible Tosti. De entre ellas, hay que destacar el final de Ideale con el agudo en piano con una sfumatura etérea cuyo efecto, desgraciadamente, se rompió por la irrupción de unos extemporáneos aplausos prematuros. En Torna a Surriento, por el contrario, tuvo lugar la única mácula importante de su actuación, pues el La final resultó algo calante, lo cual no impidió que arrancase algún bravo, que también se podría calificar como extemporáneo, pero por otras razones.

Las últimas cuatro piezas fueron operísticas. Empezó con “Di tu se fedele” de Un ballo in maschera, donde Beczala afrontó a tono los graves y con impecable impostación; en ese sentido hay que señalar que intérpretes considerados de referencia en este rol, como Pavarotti o Bergonzi, lo subían de tono. En lugar de “Ah! Fuyez, douce image” de Manon, indicada en el programa, cantó una exquisita versión de “En fermant les yeux” de la misma ópera de Massenet. Cerró el programa con una magistral aria de la flor de Carmen y el “Pourquoi me révellier” de Werther, antes de regalar dos propinas.

Hay que señalar la excelente actuación de Sarah Tysman al piano, no solo por su sensibilidad como acompañante, sino también porque ofreció ejemplos de exquisitos pianissimi siempre que la partitura lo justificaba.