Una 'Turandot' de referencia, ahora con final feliz

Barcelona

27 / 11 / 2023 - Fernando SANS RIVIÈRE - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
Liceu Turandot 'Turandot' en el Liceu en la dirección de escena de Núria Espert © Gran Teatre del Liceu / A. BOFILL
Liceu Turandot Elena Pankratova como Turandot © Gran Teatre del Liceu / A. BOFILL
Liceu Turandot Michael Fabiano como Calaf en 'Turandot' © Gran Teatre del Liceu / A. BOFILL

Gran Teatre del Liceu

Puccini TURANDOT

En el 25º aniversario de la reconstrucción

Elena Pankratova, Michael Fabiano, Vannina Santoni, Marko Mimica, Manel Esteve, Moisés Marín, Antoni Lliteres, Siegfried Jerusalem, David Lagares. Coro del Gran Teatre del Liceu (Dirección: Pablo Assante). Coro Infantil del Orfeó Català (Dirección: Glòria Coma). Orquestra Simfònica del Gran Teatre del Liceu. Dirección musical: Alondra de la Parra. Dirección de escena: Núria Espert (reposición: Bárbara Lluch).  26 de noviembre de 2023.

Cuando se cumple casi un cuarto de siglo desde la reinauguración del Gran Teatre del Liceu (1999) tras el fatídico incendio del coliseo barcelonés, se ha recuperado la magnífica producción de Turandot de Puccini dirigida por Núria Espert que marcó la recuperación del teatro de La Rambla. Con la espectacular escenografía de Ezio Frigerio y el maravilloso vestuario de Franca Squarciapino, ha renacido este título tan popular en una aclamada producción bien conocida por el público liceísta, que llenó hasta la bandera esta reposición a cargo de Bárbara Lluch, nieta de Espert, que con su aquiescencia ha realizado diversos cambios en algunos detalles del atrezzo y del vestuario, actualizado con eficacia la dirección de los intérpretes y modificado el final de la propuesta teatral.

Liceu Turandot Alondra de la Parra © Gran Teatre del Liceu / A. BOFILL
Elena Pankratova (Turandot) y Michael Fabiano (Calaf)
Liceu Turandot Marko Mimika (Timur), Vannina Santoni (Liù) y Michael Fabiano (Calaf) © Gran Teatre del Liceu / A. BOFILL
Liceu Turandot Michael Fabiano (Calaf), Manel Esteve (Ping), Moisés Marín (Pang) y Antoni Literes (Pong) © Gran Teatre del Liceu / A. BOFILL

Sorprendió, en primer lugar, la apuesta de la dirección artística por la directora mexicana Alondra de la Parra, con un bagaje operístico escaso en su haber, pero con una carrera musical destacada, una profesional que ofreció una lectura cuidada a nivel de detalle y de acompañamiento de los solistas, pero que en los grandes momentos de esta genial partitura optó más por deslumbrar con un sonido potente que tapaba a los protagonistas que por transmitir el sentido pucciniano de esta orientalista obra de madurez de uno de los compositores más apreciados y programados del repertorio lírico internacional.

Este título requiere de grandes intérpretes a cargo de la pareja protagonista y en esta ocasión estuvo muy bien defendida por la experimentada soprano Elena Pankratova como una Turandot de perfecta dicción, gran volumen y proyección, capaz de deslumbrar con sus imponentes agudos sobre la masa orquestal. A su lado el tenor estadounidense Michael Fabiano ofreció un Calaf que fue a más a lo largo de la amplia y difícil partitura, destacando por su atenta musicalidad y especialmente por su valentía en el registro agudo, ofreciendo un “Nessun dorma” brioso, un punto tremolante y eficaz, completando hasta el final de la partitura con total dominio. Su interpretación actoral vino marcada por unos movimientos algo estáticos, a los que no le ayudó una iluminación por otra parte excelente de Vinicio Cheli, pero que no le alcanzaba cuando se acercaba a la boca del escenario como en el último acto.

La Liù de la soprano francesa Vannina Santoni, que debutaba en el Liceu, estuvo bastante comedida en el aria del primer acto, «Signore, ascolta!» pero se mostró bastante más solvente  y eficaz en “Tu che di gel sei cinta” del tercero. Destacó del resto del reparto el Timur de un Marko Mimica noble y bien proyectado, un trío bien pertrechado y solvente a cargo de Manel Esteve, Antoni Literes y Moisés Marín y un meritorio Mandarín de David Lagares. No así el Emperador del legendario tenor Siegfried Jerusalem, que no estuvo a la altura del personaje.

Muy interesante la labor del Coro del Liceu, especialmente en de las voces femeninas, así como la del Cor Infantil del Orfeò Català, al igual que el desempeño de la Simfònica liceísta. La producción y el reparto fueron vitoreados con entusiasmo por un público que agradeció que se presentase la ópera tal cual especifica el libreto y con el final feliz que ideó Puccini, con una Turandot que sucumbe al amor del príncipe Calaf. Así lo estableció Lluch en la reposición, contando con el consentimiento de Núria Espert, quien en un principio había planteado el suicidio de la protagonista. Este happy end se adapta mejor a la realidad post crisis y belicista actual. * Fernando SANS RIVIÈRE, director de ÓPERA ACTUAL