Una 'Novena' muy esperada

Oviedo

09 / 06 / 2021 - Diana DÍAZ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
beethoven novena / operaactual.com Aplausos finales del concierto © ÓPERA ACTUAL

Auditorio Príncipe Felipe

Beethoven: SINFONÍA N.º 9

Vanessa Goikoetxea, Marta Infante, Mikeldi Atxalandabaso, David Menéndez. Coro El León de Oro. Oviedo Filarmonía. Dirección: Lucas Macías. 30 de mayo de 2021.

Con este concierto el ciclo del Auditorio de Oviedo rindió cuentas con el Beethoven que el año anterior había quedado en los atriles, en silencio, a causa de la pandemia. Pronto se colgó el cartel de «aforo completo» en esta edición del ciclo, con el programa pendiente: la magna Novena Sinfonía de Beethoven. De este modo, se cumplía el plan pendiente del 250º aniversario de la muerte del compositor, con el que el Coro León de Oro quiso homenajear al de Bonn, en compañía de Oviedo Filarmonía. Con su titular Lucas Macías en el podio, la orquesta, reforzada para la cita, fue in crescendo en una Novena que siempre deslumbra a pesar de lo conocido de esta página, y que sin embargo antes nunca se había escuchado por los instrumentos de Oviedo Filarmonía.

Sin duda era un concierto muy esperado del ciclo, dedicado a una obra que representa el legado musical de Beethoven, y que ha trascendido el ámbito musical con el paso de los tiempos. La Sinfonía Nº 9 en Re menor, Op. 125, Coral de Beethoven abrió nuevos caminos en la historia de la música, a través de una obra atemporal, que se ha convertido en el canto por excelencia de libertad y hermandad entre los hombres. Contemplar la arquitectura musical de la Novena en directo resulta una experiencia casi catártica, hasta la Oda a la alegría de Schiller con la que se expande esta obra que rompió moldes en su época. Y esta sensación se acentúa desde la butaca más si cabe hoy día, teniendo en cuenta las circunstancias de crisis que atraviesa la humanidad.

"El Coro León de Oro sonó exultante a pesar de las mascarillas, y con la flexibilidad que acostumbran las voces que dirige Marco Antonio García de Paz"

En este sentido, la interpretación del primer movimiento ya transmitió a la sala ese poder interno que recorre la construcción de la obra; si bien el segundo movimiento pareció mejor dibujado en sus perfiles, dentro de la densidad instrumental de la partitura. El tercer movimiento se desarrolló homogéneo en la orquesta, aunque de pleno interés fue el último movimiento con la incorporación, como es sabido, de las voces. Así, el Coro León de Oro sonó exultante a pesar de las mascarillas, y con la flexibilidad que acostumbran las voces que dirige Marco Antonio García de Paz para defender los contrastes de carácter, dinámica y ritmo que alberga también esta obra. Baste recordar las sonoridades de conjunto logradas mientras el texto recoge: «¡Abrazaos millones de criaturas! ¡Que un beso una al mundo entero! Hermanos, sobre la bóveda estrellada debe habitar un Padre amoroso». Las voces de la formación asturiana avanzaron con solidez hasta las referencias más luminosas del texto, para luego abrazar a los oyentes con su contrapunto, para conducirnos al éxtasis final de la sinfonía.

El barítono David Menéndez abrió las intervenciones solistas en un cuarteto que lució un empaste eficaz de conjunto. Abrió fuego con el aplomo de una voz que conoce perfectamente esta obra, al haberla cantado en repetidas ocasiones tras su debut con López Cobos. No en vano, las voces solistas defienden aquí intervenciones que, aunque no son extensas, sí son delicadas. Así, Menéndez infundió carácter a su parte, mientras sostenía con firmeza sus frases. Al igual que el tenor Mikeldi Atxalandabaso, que destacó en su pasaje de tono heroico. En las voces femeninas, Vanessa Goikoetxea repitió en este escenario, tras el reciente Réquiem de Brahms. La soprano no se quedó atrás con su parte también arriesgada y de final delicado, sin perder su elegancia de fraseo; mientras la mezzo María Infante, con una parte que suele pasar más desapercibida en el movimiento, logró marcar sin embargo presencia vocal. * Diana DÍAZ, corresponsal en Oviedo de ÓPERA ACTUAL