Una emotiva celebración del 175º aniversario del Liceu

Barcelona

04 / 04 / 2022 - Fernando SANS RIVIÈRE - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
Concierto 175 Liceu Gala del 175º aniversario del Gran Teatre del Liceu de Barcelona © Gran Teatre del Liceu / Paco AMATE
Concierto 175 Liceu Sondra Radvanovsky (Lady Macbeth) en la gala del 175º aniversario © Gran Teatre del Liceu / Paco AMATE
Concierto 175 Liceu © Gran Teatre del Liceu / Paco AMATE
Concierto 175 Liceu Lisette Oropesa (Lucia de Lammermoor) y Ludovic Tézier en la gala del 175º aniversario © Gran Teatre del Liceu / Paco AMATE
Concierto 175 Liceu Sondra Radvanovsky (Turandot), Raúl Giménez y Michael Fabiano en la gala del 175º aniversario © Gran Teatre del Liceu / Paco AMATE

Gran Teatre del Liceu

Gala del 175º aniversario

Escenas de 'Macbeth', 'Lucia de Lammermoor' y 'Turandot'

Sondra Radvanovsky, Ludovic Tézier, Giacomo Prestia, Airam Hernández,  Lisette Oropesa, Michael Fabiano, Raúl Giménez, Marta Mathéu, Manel Esteve, Manuel Fuentes. Dirección musical: Marco Armiliato. Dirección de escena: Valentina Carrasco. 3 de abril 2022.

El concierto conmemorativo del 175º aniversario de la inauguración del barcelonés Gran Teatre del Liceu debía ser un evento memorable y el director artístico del coliseo español, Víctor García de Gomar, había contratado para ello a Anna Netrebko, la soprano más famosa de la actualidad, para que interpretase tres actos de tres óperas distintas, como en los grandes espectáculos de la Metropolitan Opera de Nueva York. La guerra de Ucrania, a la que se dedicó un minuto de silencio amenizado por “El cant dels ocells” a cargo del primer violonchelista de la Simfònica del Liceu, impuso que la diva rusa cancelase sus actuaciones, incluida esta gala liceísta. Se propusieron como sustitutas a Sondra Radvanovsky, que haría el segundo acto de Macbeth, Lisette Oropesa, que cantaría una parte del tercer acto de Lucia de Lammermoor en lugar del segundo acto de La Bohème previsto, y finalmente Iréne Theorin interpretaría la escena de los enigmas de Turandot. Esta última hubo de ser sustituida a última hora también por Radvanovsky. Canceló también Joseph Calleja, y en su lugar cantaron Airam Hernández en Lucia y Michael Fabiano como Calaf en la ópera pucciniana.

Desde el punto de vista musical, la sustitución de Netrebko por Sondra Radvanovsky fue un acierto, ya que en los últimos años la soprano estadounidense ha actuado con gran éxito en diversas ocasiones en el Liceu; a su vez, Lisette Oropesa, con reciente nacionalidad española, también había tenido un gran éxito en la casa con La Traviata de Verdi y Rodelinda de Händel. Es una lástima que desde el primer momento no se pensase en que esta gala no tuviese un acento más español, algo que quedó más en evidencia una vez había cancelado Anna Netrebko. Ni tan solo participó el director musical del Liceu, Josep Pons, ni otros artistas locales en roles destacados a excepción de Airam Hernández, que se incorporó a última hora.

La directora de escena argentina Valentina Carrasco ideó un espectáculo francamente olvidable, con un atrezzo mínimo y de escaso gusto, un espacio escénico neutro de Carles Berga con una serie de maniquís que recordaban un escaparatismo decadente, y una iluminación más bien discreta. Una lástima. El Liceu se perdió la oportunidad de demostrar a su público y al mundo su capacidad creativa en esta nueva etapa en la que se quiere proyectar como un centro de las artes y del pensamiento, un proyecto que está poniendo en marcha en las últimas temporadas su director artístico. La propuesta parecía ideada para hacerlo al estilo del Met, con tres escenarios, uno por cada acto de las óperas propuestas con producciones propias, en un alarde de capacidad técnica; ello, ofrecido en una misma velada, hubiese sido memorable, o incluso algo más sencillo y acorde a la histórica velada, utilizando imágenes de escenografías históricas de cada título. Pero no hubo nada de ello.

Concierto 175 Liceu Autoridades de la gala del 175º aniversario del Gran Teatre del Liceu de Barcelona © Gran Teatre del Liceu / Paco AMATE
Concierto 175 Liceu Marta Mathéu, Raúl Giménez, Michael Fabiano y Sondra Radvanovsky en la gala del 175º aniversario © Gran Teatre del Liceu / Paco AMATE
Concierto 175 Liceu Airam Hernández (como Edgardo) en la gala del 175º aniversario © Gran Teatre del Liceu / Paco AMATE
Concierto 175 Liceu Michael Fabiano (como Calaf) en la gala del 175º aniversario © Gran Teatre del Liceu / Paco AMATE

Por lo menos hubo algo de magia (e historia) en el epílogo, con Michael Fabiano cantando “Nesun dorma” de Turandot a modo de propina, mientras se ofrecían algunas imágenes históricas, conmoviendo al recordar el edificio derruido tras el incendio de 1994, o emocionando con la colocación de la primera piedra de su reconstrucción, a las que se sumaron otras más actuales que recordaban a las personas que hacen posible que cada día se levante el telón de este impresionante coliseo lírico, un momento que fue refrendado con la presencia de sus trabajadores en vivo en el escenario que recibieron el cariñoso saludo del público, cerrando un final efectivo y emotivo.

Atrás quedaban algunas actuaciones para la historia, como esas escenas de Macbeth y Lucia con unas impresionantes Sondra Radvanovsky y Lisette Oropesa como protagonistas, junto al aclamado Macbeth de Ludovic Tézier, y los destacados Giacomo Prestia (Banquo), Airam Hernández (Macduff), Marta Mathéu (Dama y Liù), Manel Esteve (Sicario y Mandarín) y Manuel Fuentes (Raimondo).

La siempre impactante Turandot pucciniana, nuevamente con Radvanovsky como protagonista y con partitura en mano, junto a un vigoroso Calaf a cargo de Michael Fabiano y a Raúl Giménez (Emperador) cerraba un espectáculo que contó con una muy buena prestación de la Simfónica del Liceu dirigida con precisión y acierto por Marco Armiliato. El maestro, en todo caso, podría haber brindado más solemnidad al evento con alguno de los himnos oficiales del país, como la ocasión lo merecía y ante un público que llenó el Liceu hasta la bandera y que contó con numerosos invitados mayoritariamente de la clase política.

Los liceístas pudieron brindar con cava durante los dos intermedios y degustar algo de coca de San Juan y buñuelos por invitación de la casa. * Fernando SANS RIVIÈRE, director de ÓPERA ACTUAL