Una divertida 'Cenerentola' en Broadway

Atenas

15 / 04 / 2024 - Fernando SANS RIVIÈRE - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
Cenerentola Atenas Matteo Macchioni, Svetlana Stoyanova y Davide Giangregorio © Teatro Maria Callas
Cenerentola Atenas Svetlana Stoyanova, Annie Fassea y Martha Sotiriou © Teatro Maria Callas
Cenerentola Atenas Martha Sotiriou, Jan Antem y Annie Fassea © Teatro Maria Callas

Olympia City Music Theater - Maria Callas

Rossini LA CENERENTOLA

Svetlana Stoyanova, Matteo Macchioni, Jan Antem, Giulio Mastrototaro, Davide Giangregorio, Annie Fassea, Martha Sotiriou. City of Athens Symphony Orchestra & Chorus. Dirección musical: Konstantinos Terzakis. Dirección de escena: Rodula Gaitanou. 12 de abril de 2024.

El Teatro Maria Callas de Atenas ofreció una muy  interesante y divertida propuesta de La Cenerentola de Rossini con dirección de escena de Rodula Gaitanou en la que reconvertía la la casa del noble Don Magnifico en un teatro de variedades, donde sus hijas ofrecen un número bastante ridículo y Angelina se encarga de la caldera del coliseo. Una producción con decorado único que con una breve transformación se convierte en el Palace Theatre de Broadway regentado por Don Ramiro, que no es príncipe, sino su director, y donde ofrece una fiesta para buscar esposa. A ello hubo de sumarse una caracterización y dirección de los protagonistas realmente atenta a la trama y muy divertida, provocando las carcajadas del público que se lo pasó en grande gracias a la excelente caracterización de los protagonistas.

Cenerentola Atenas Svetlana Stoyanova como Angelina en ?La Cenerentola' © Teatro Maria Callas
Cenerentola Atenas Giulio Mastrototaro en 'La Cenerentola' © Teatro Maria Callas

En el apartado vocal cabe destacar un muy interesante reparto joven muy equilibrado y conjuntado en el que sobresalió especialmente la Angelina de la mezzosoprano búlgara Svetlina Stoyanova, una Cenerentola muy aplaudida y convincente, de voz aterciopelada y musical, con muy buena proyección, cuidados graves y brillante coloratura tal y como demostró en sus diferentes dúos, y especialmente en el gran rondó final, «Nacqui all’affanno»; a la joven intérpretes solo se le puede reprochar que en alguna ocasión dejase algún agudo un tanto abierto, pero sin duda fue uno de los puntales del éxito de esta velada rossiniana. A su lado contó con el enamorado Príncipe Ramiro del muy homogéneo y eficaz tenor italiano Mateo Macchioni, que sorprendió por la calidad y eficacia en todo el registro, especialmente en los muy solventes sobreagudos.

El divertido y extrovertido Dandini del barítono español Jan Antem, Premio ÓPERA ACTUAL 2023, se movió en escena con gran soltura, convirtiéndose en el verdadero factotum de la producción desde su entrada en escena con la genial aria «Come un’ape nei giorni d’aprile», cuando demostró que, a pesar de su juventud, el instrumento va tomando un color amplio y redondo que manejó con muy buen estilo y técnica. El bajo barítono italiano Giulio Mastrototaro fue un padrastro de manual, como un villano para su hijastra Angelina y con la rudeza y falta de tacto típicas de un personaje que solo busca enriquecerse con la posible boda de sus hijas, muy interesante a nivel canoro y actoral, obteniendo numerosos aplausos en todas sus intervenciones.

Muy destacado el amplio y profundo instrumento del bajo italiano de Davide Giangregorio, quien ofreció un Alidoro de gran solvencia y autoridad realzando la relevancia de este mágico personaje. Meritoria la labor cómica y actoral de las dos antipáticas hijas de Don Magnífico, representando a dos actrices de muy poca fortuna y gracia que hicieron las delicias del público con especial mención de la muy solvente Tisbe de la mezzosoprano griega Martha Sotiriou y la más que correcta Clorinda de la soprano griega Annie Fassea.

El director musical a cargo de la función hubo de sustituirse en el último momento por indisposición de Nikolas Nägele, y el maestro asistente, Konstantinos Terzakis, le reemplazó en el podio, quien sorprendió con un trabajo muy profesional, atento a todos los detalles de la partitura y de los intérpretes en escena ofreciendo una lectura de gran intensidad y cuidado estilo rossiniano. Esta, en todo caso, pasó de cierta tirantez en la obertura a una muy convincente tormenta del último acto o un sexteto perfectamente conjuntado, con un ritmo endiablado cuando era necesario y destacado lirismo y cuidados matices en los pasajes más delicados: una muy meritoria actuación que fue recompensada por el público con gran entusiasmo.

El espectáculo estuvo sustentado en una orquesta, la del coliseo ateniense, a la que le faltó algo de refinamiento, al igual que en el caso del coro, al que le faltó conjunción a pesar de que la representación resultó ser un éxito para el público local, que recibió al reparto, músicos, coro y responsables escénicos con numerosos bravos y salvas de aplausos. * Fernando SANS RIVIÈRE, director de ÓPERA ACTUAL