Una comedia a la italiana con Berlioz

Colonia

17 / 05 / 2022 - Xavier CESTER - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
beatriceetbenedict-operaactual-operkoln © Oper Köln

Oper Köln

Berlioz: BÉATRICE ET BÉNÉDICT

Isabelle Druet, Paul Appleby, Jenny Davier, Lotte Verstaen, Ivan Thirion. Dirección musical: François-Xavier Roth. Dirección de escena: Jean Renshaw. Staatenhaus Saal 2, 15 de mayo de 2022.

Italia y Shakespeare fueron dos de los hilos conductores de la obra de Hector Berlioz, que encontraron un encantador punto de intersección en la última gran partitura del compositor francés, Béatrice et Bénédict. François-Xavier Roth es uno de los más estimulantes directores de este repertorio; de hecho, su carta de presentación en 2015 como Generalmusikdirektor de Colonia fue con un Benvenuto Cellini en montaje de La Fura dels Baus que inauguró también el exilio de la compañía alemana a la Staatenhaus ante los problemas causados por las obras de renovación del teatro de ópera de la ciudad del Rin (que aún continúan), y para la temporada siguiente ya está anunciada una nueva producción de Les Troyens.  

Desde la obertura, Roth captó a las mil maravillas el carácter chisporroteante de la música, con una nítida acentuación rítmica complementada por un detallismo sonoro que nunca cae en el narcisismo, ya que los innumerables subrayados instrumentales nunca van en contra del discurso global. El director francés también mostró que tras tanta ligereza y tanta sonrisa también hay un pósito de melancolía. La excelente Orquesta Gürzenich respondió con un sonido bien empastado a su titular mientras que el coro se mostró tan efectivo a nivel vocal como actoral.

"Isabelle Druet fue una Béatrice de timbre cálido y canto ágil, con las dosis justas de malicia en el fraseo, resiguiendo con los acentos siempre bien ajustados la evolución del personaje"

Isabelle Druet fue una Béatrice de timbre cálido y canto ágil, con las dosis justas de malicia en el fraseo, resiguiendo con los acentos siempre bien ajustados la evolución del personaje desde la altivez de la inteligencia hasta la fragilidad del sentimiento amoroso. No le anduvo a la zaga el magnífico Bénédict de Paul Appleby, ya aplaudido en Glyndebourne, como testimonia un DVD, con una voz de lírica luminosidad y fraseo atornasolado complementado por una presencia simpática. Jenny Davier lidió con firmeza las exigencias belcantistas del aria de Héro y fundió su voz de forma mágica con la Ursule de sonido carnoso de Lotte Verstaen en el nocturno que cierra el acto primero, uno de los pasajes más sublimes de la ópera. Ivan Thirion estuvo a la altura del papel más relevante que el montaje otorgaba al maestro de música Somarone, mientras que Luke Stoker (Don Pedro), Miljenko Turk (Claudio) y el actor Sébastien Dutrieux (Leonato) completaban con acierto el reparto.

La producción de Jean Renshaw se traslada a la Sicilia de los años 1950, después de la Segunda Guerra Mundial. Con la orquesta situada en un lateral, el decorado de Christof Cremer recreaba una larga fachada extendida por el suelo (con ventanas que se abrían como trampillas) que se elevaba al fondo de la sala con una gran balconada y una imagen de la Virgen presidiendo la acción. El vestuario del mismo Cremer ayudaba sobremanera a cumplir la intención de la directora de escena: recrear una comunidad viva, repleta de caracteres tan singulares como reconocibles (el ciego a quien todo el mundo deja atrás, la ayudante madura encantada con el maestro de música, y quizá con más talento que él, la mujer que se pasa toda la ópera tendiendo una colada inacabable y un largo etcétera). La misma Renshaw ha adaptado los diálogos de esta opéra comique sin grandes estropicios, quizá porque su mirada no está exenta de ternura ante este microcosmos colorista, pero también con sus miserias. Tras la boda con Claudio, Héro recibe todos los atributos esperables que el tópico asigna a una mujer: fregona, plancha, aspiradora, cochecito, etc. No es de extrañar que ante este panorama, dos espíritus libres como Béatrice y Bénédict prefieran huir.  * Xavier CESTER, crítico de ÓPERA ACTUAL