Un Verdi sin sorpresas en la WNO

Washington

28 / 10 / 2022 - Esperanza BERROCAL - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
iltrovatore-operaactual-wno-2.jpg Raehann Bryce-Davis como Azuzena © WNO / Scott SUCHMAN
iltrovatore-operaactual-wno-2.jpg Raehann Bryce-Davis como Azuzena y Christopher Maltman como Conde di Luna © WNO / Scott SUCHMAN
iltrovatore-operaactual-wno-1.jpg Latonia Moore (Leonora) y Gwyn Hugh Jones (Manrico) © WNO / Scott SUCHMAN

Washington National Opera

Verdi: IL TROVATORE

Nueva producción

Latonia Moore, Raehann Bryce-Davis, Gwyn Hughes Jones, Ryan Speedo Green, Christopher Maltman. Dirección musical: Michele Gamba. Dirección de escena: Brenna Corner. The Kennedy Center, 22 de octubre de 2022.

Por fin arrancó la temporada de la WNO con la seguridad del que vuelve a casa por un camino allanado con un título siempre bienvenido, Il Trovatore, y sin sobresaltos en la propuesta escénica. Así buscando el beneplácito de un público a caballo entre lo de siempre y algún toque de novedad, la dirección escénica, a cargo de Brenna Corner, encontró el equilibrio deseado entre el lucido y exultante vestuario de época de Martin Pakledinaz y los decorados minimalistas de Erhard Rom.  La propuesta de Rom, fría en su concepción de grandes paneles industriales y una escalera como único fondo de la acción, consiguió, gracias a la iluminación de A. J. Guba y las proyecciones de Katy Tucker el marco apropiado para gustar a unos y otros sin compromiso para segundas interpretaciones narrativas. La proyección de sombras junto al juego de luces sirvió para subrayar de manera directa los momentos más dramáticos del libreto, como en el aria “Condotta ell’era in ceppi” de Azucena entre muchos otros, y fue elemento indispensable para el disfrute de la producción.

"La soprano Latonia Moore se desenvolvió convincentemente en el papel de Leonora, dando credibilidad a su entrega y sacrificio por el amor de Manrico"

En lo vocal, se buscó la paridad de voces con un notable conjunto encabezado por la sólida interpretación de la mezzosoprano Raehamn Bryce-Davis en su debut en esta compañía como Azucena. Si en su interpretación de “Stride a vampa” reveló un dominio extraordinario de registros, en lo dramático llevó a su personaje a la culminación en el emotivo dueto “Ai nostri monti ritorneremo” apoyada en la magnífica interpretación de Gwyn Hughes Jones como Manrico. La voz del tenor cautivó por su timbre, precisión y proyección de sobra evidente en “Deserto sulla terra”.

La soprano Latonia Moore se desenvolvió convincentemente en el papel de Leonora, dando credibilidad a su entrega y sacrificio por el amor de Manrico. Su voz, sin duda adecuada para el personaje y bellísima en la línea melódica, flojeó en el segundo acto con algún entrecortado y áspero fraseo en el registro medio, para recuperarse en su plenitud de facultades en el brillante final del cuarto acto. El barítono Chrisopher Maltman vino a redondear el cuarteto principal dando vida a un varonil y autoritario Conte di Luna. Ineludible mencionar, a pesar de sus roles menores, las rotundas voces del bajo-barítono Ryan Sppedo Green como Ferrando y de la soprano Amber Monroe como Inés. En cuanto al coro demostró un trabajo bien cuidado de voces y coreografía en el esperado Coro di Zingari. Un tanto de lo mismo puede decirse de la dirección de orquesta, a cargo de Michele Gamba en su acertado debut ante la orquesta de la Washington National Opera.  * Esperanza BERROCAL, corresponsal en Washington de ÓPERA ACTUAL