Un 'Ring' wagneriano circular

Sofía

25 / 06 / 2024 - Klaus BILLAND - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
wagner bulgaria La producción de 'Götterdämmerung' de Plamen Kartaloff © Ópera de Sofía / Svetoslav NIKOLOV
wagner bulgaria La producción de 'Die Walküre' de Plamen Kartaloff © Ópera de Sofía / Svetoslav NIKOLOV
wagner bulgaria La producción de 'Die Walküre' de Plamen Kartaloff © Ópera de Sofía / Svetoslav NIKOLOV

Ópera de Sofia

Wagner: EL ANILLO DEL NIBELUNGO

Festival Wagner 2024º

Iordanka Derilova, Martin Iliev, Kostadin Andreev, Aris Argiris, Krisztián Cser, Veselin Mihaylov, Gergana Rusekova, Radostina Nikolaeva, Plamen Dimitrov, Tsvetana Bandalovska, Petar Buchkov, Atanas Mladenov, Mariana Zvetkova, Daniel Ostretsov, Krassimir Dinev, Vesela Yaneva, Bjarni Thor Kristinsson. Orquesta y Coro de la Sofia Ópera y Ballet. Director musical: Evan-Alexis Christ, Dirección de escena: Plamen Kartaloff. 15-20 de junio de 2024.

Cuando se cumplieron 210 años del nacimiento y 140 de la muerte de Richard Wagner, en 2023, el director general de la Ópera y Ballet de Sofía, Plamen Kartaloff, dedicó un festival en honor al maestro de Bayreuth. Tras el éxito, en junio tuvo lugar una segunda edición con una nueva producción de Lohengrin y la reposición de El anillo del Nibelungo, ambas dirigidas por Kartaloff.

El regista concibe el Anillo como un viaje a una historia fantástica sobre personas y acontecimientos de tiempos míticos, en el contexto del presente y del futuro, en la proyección de un mundo en el que el ciclo de nacimiento, vida y muerte es constante y repetido. Esto redunda en conflictos e incluso guerras nacidas de intereses y anarquía. El foco de esta producción está en un ciclo con un desarrollo circular, desde el nacimiento hasta la muerte. El poder eruptivo de la música de Wagner subraya la imaginación a través de asociaciones cinematográficas de tiempo-espacio y Plamen Kartaloff visualiza la música de Wagner en dimensiones espaciotemporales.

Con este concepto, el escenógrafo Hans Kudlich construyó tres trisqueles que, junto con un exótico Valhalla y una vivienda geométrica de Hunding, se convierten en los elementos escénicos que dominan todo el Ring. Los trisqueles, motivo artístico rotacional que nacen de un símbolo nórdico en forma de tres arcos circulares o espirales, representa aquí, metafóricamente, la espiral de la vida de una manera absolutamente estricta, utilizando una iluminación imaginativa de Andrej Hajdinjak y efectos multimedia excelentemente escenificados por Ivan Lipchev y Elena Shopova. Muchas escenas impresionan con los colores de Chagall: el azul profundo contrasta con el rojo intenso o recuerdan la estética de Wieland Wagner, también con aspectos escénicamente de moda y siempre de muy buen gusto y contemporáneos de Hristiyana Mihaleva-Zorbalieva.

"Iordanka Derilova volvió a ser única, tanto como soprano de gran dramatismo como con su talentosa y auténtica interpretación de una de las mejores Brünnhilde del mundo"

Los trisqueles deben encarnar el “alma de la acción” y ello se consigue en muchas escenas en las que se libran controversias, en una forma comprensible. Kartaloff cita repetidamente acontecimientos del pasado con escenas pantomímicas y silenciosas de fondo, una idea interesante que relaja los largos monólogos y los explica mejor. Impresionantes los ocho caballos rojos de gran tamaño en La Valquiria.

Como siempre, la Ópera de Sofía puede interpretar la mayoría de los papeles con su propio conjunto. Pero también hubo actuaciones excelentes de algunos invitados. La búlgara Iordanka Derilova volvió a ser única, tanto como soprano de gran dramatismo como con su talentosa interpretación de una de las mejores Brünnhilde del mundo en El ocaso de los dioses. El griego Aris Argiris brilló como Wotan en La Valquiria, al igual que el húngaro Krisztián Cser como Der Wanderer. Un descubrimiento fue el Wotan búlgaro de Das Rheingold, Veselin Mihaylov. Gergana Rusekova cantó una Brünnhilde comprometida y llena de carácter en Valquíria, y Radostina Nikolaeva cantó una sonora Brünnhilde en Siegfried. Martin Iliev fue un Siegmund brillante y un Siegfried intenso en El ocaso, mientras que Kostadin Andreev como el joven Siegfried aún debería trabajar en su técnica de canto. Petar Buchkov como Hagen y Mariana Zvetkova fueron otros buenos cantantes.

Evan-Alexis Christ asumió su primer Ring en Sofía después de adquirir experiencia con la Tetralogía en Cottbus, dirigiendo a la Orquesta y Coro de forma extremadamente comprometida y dinámica, siendo siempre muy receptivo con los músicos y cantantes. La orquesta búlgara se ha convertido a lo largo de los años en un buen instrumento wagneriano y Christ la preparó de manera óptima para este Festival-Ring. Esto ha sentado una muy buena base para el Festival de 2025, que ya ha sido anunciado.  * Klaus BILLAND, colaborador de ÓPERA ACTUAL