Un recital colectivo inauguró el año Joan Manén

Barcelona

13 / 02 / 2021 - Antoni COLOMER - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Any Joan Manén Los participantes en el concierto inaugural del 'Any Joan Manén' © Antoni BOFILL

Petit Palau de la Música Catalana

Concierto inaugural Any Joan Manén

Elena Copons, Beatriz Giménez, Júlia Farrés-Llongueras y Montserrat Seró, sopranos. Maria Teresa Garrigosa, Anna Tobella y Marta Valero, mezzosopranos. Roger Padullés y David Alegret, tenores. Josep-Ramón Olivé, barítono. Albert Giménez, Lluís Rodríguez Salvà, Enrique Bagaría, Mireia Fornells, Jordi Masó, Marc Heredia, Josep Surinyac, Emili Blasco, Jordi Armengol, Joan Miquel Hernández i Daniel Blanch, piano. 9 de febrero de 2021.

La Associació Joan Manén creada hace diez años para dar a conocer el legado del músico catalán, dio el pistoletazo de salida a la programación prevista para este 2021, año en el que se conmemora el 50º aniversario de la muerte del violinista y compositor catalán. Lo ha hecho con un acto en el Petit Palau de Barcelona, presentado por Josep Vives y con discursos de Mariona Carulla (presidenta de la Fundació Orfeó Català-Palau de la Música Catalana), Daniel Blanch (presidente de la Associació Joan Manén) y Lluís Baulenas (secretario general de Cultura de la Generalitat de Catalunya) quienes subrayaron la trascendencia del músico barcelonés, así como el injusto olvido que ha sufrido su figura y que la Associació Joan Manén trata de subsanar.

Nacido en Barcelona, Manén gozó de enorme prestigio tanto por su faceta de violinista, en la que descolló a nivel internacional, como por la de compositor. Contemporáneo y rival de Sarasate, colaboró con músicos como Saint-Saëns, Richard Strauss o Dvorák entre otras grandes figuras. Su faceta de compositor, de estética en general postromántica y en algunos aspectos cercana a la de Strauss, es amplísima y variada con abundantes muestras de música vocal.

"El recital vinculó la figura de Manén con diferentes generaciones de músicos catalanes, diseñando un programa en el que participaron más de 20 intérpretes"

Una pequeña muestra de esta se pudo escuchar en este recital organizado por la asociación en el Petit Palau, que optó por vincular la figura de Manén con diferentes generaciones de músicos catalanes, diseñando un programa de canciones en el que participaron más de 20 intérpretes entre cantantes y pianistas. El recital se abrió, precisamente, con una composición de Manén titulada Rosenbaum, con texto en alemán, interpretada por la soprano Júlia Farrés-Llongueras. Del barcelonés se interpretaron otras tres canciones, entre las que destacaron Der Totenkranz, cantada por una espléndida Marta Valero, así como una apasionada versión de El rossinyol a cargo del tenor David Alegret, artista muy vinculado a este proyecto que actuó acompañado al piano por Daniel Blanch.

No es el objetivo de esta reseña realizar un comentario detallado de cada una de las intervenciones, pero es inevitable señalar algunos momentos destacados. Uno de ellos fue, sin duda, la actuación de una Elena Copons en plenitud que interpretó con autoridad y clase canciones de Albéniz y Mompou. También se lució Josep-Ramón Olivé, primero con una preciosa canción de Jordi Cervelló (Dalt del cim), magníficamente acompañado por Enrique Bagaría y, posteriormente, con un emotivo Cant espiritual de Lamote de Grignon.

Bella versión de En l’enterro d’un nin, de Juli Garreta, la interpretada por Roger Padullés y Lluís Rodríguez Salvà y de gran y contenido dramatismo El noi de l’Ave Maria, de Rafael Ferrer, que cantó Anna Tobella. Montserrat Seró optó por dos canciones del ciclo La roda del temps, de Salvador Brotons y completaron el completo recital Maria Teresa Garrigosa y Beatriz Giménez, que interpretó la cuarta de las canciones programadas de Manén, Els contrabandistes.