Un 'Fidelio' doblemente heroico

Oviedo

12 / 12 / 2020 - Cosme MARINA - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Fidelio Stuart Skelton maravilló al público asturiano como protagonista © Ópera de Oviedo / Iván MARTÍNEZ
Fidelio Christiane Libor en el centro de una escena de la sencilla y efectiva producción de Joan Anton Rechi © Ópera de Oviedo / Iván MARTÍNEZ
Fidelio Magnífico el Don Pizarro de Martin Winker y el Rocco de Andrea Mastroni © Ópera de Oviedo / Iván MARTÍNEZ

Ópera de Oviedo

Beethoven: FIDELIO

Nueva producción

Francisco Crespo, Martin Winkler, Stuart Skelton, Christiane Libor, Andrea Mastroni, Vanessa Goikoetxea, Moisés Marín, Quintín Bueno, Valentin Petrovici. Oviedo Filarmonía. Dirección: Marc Piollet. Dirección de escena: Joan Anton Rechi.  Teatro Campoamor, 10 de diciembre de 2020. 

El carácter heroico que marca la única ópera de Ludwig van Beethoven cuadra a la perfección con las tremendas dificultades de trabajo que para la Ópera de Oviedo ha supuesto sacar adelante estas funciones de Fidelio que ha debido entrelazar con las de Madama Butterflque se tenían que haber realizado el pasado noviembre y que acabaron compartiendo cartel con el título previsto para festejar el 250º aniversario del nacimiento del compositor germano. El reto para la institución está siendo enorme porque la precariedad de la infraestructura escénica del Teatro Campoamor no ayuda y, además, al tener la Orquesta del Principado compromisos ineludibles, la Oviedo Filarmonía tuvo que hacerse cargo de ambos títulos, demostrando, asimismo, calidad y buen pulso organizativo.

Los cambios se produjeron a varios niveles. No era posible tener dos escenografías a la vez y se descartó la inicialmente prevista para Fidelio, adaptando la de Butterfly. Joan Anton Rechi se hizo cargo de las dos obras y su labor hay que destacarla de manera muy especial. Consiguió, con apenas nada, construir un discurso dramatúrgico impecable, de honda veta lírica en el marco conceptual de la opresión de la trama llevada a la postguerra española. Economía total de medios que funcionó porque el oficio teatral de Rechi dio en la diana.

Desde el podio, Marc Piollet ante la Oviedo Filarmonía buscaron y consiguieron vigor expresivo ya expuesto con brío desde la obertura. Buen ajuste general y acertado impulso dramático, teniendo siempre en cuenta que el orgánico orquestal está muy reducido por los requerimientos sanitarios. El Coro de la Ópera de Oviedo, por su parte, volvió a cumplir con eficacia su cometido y la nota destacada del reparto fue, sin duda, su homogeneidad y la solvencia en la defensa de una obra no siempre fácil de sacar adelante con calidad. Brillaron las individualidades, también el conjunto.

"Triunfó, una vez más en Oviedo, Stuart Skelton esta vez en la piel de Florestan, reafirmándose como unos de los tenores más queridos por el público asturiano"

Triunfó, una vez más en Oviedo, Stuart Skelton esta vez en la piel de Florestan. Es ya el tenor australiano uno de los más queridos por el público asturiano que ovaciona con ganas cada nueva presencia suya en el teatro. Su Florestan fue luminoso, vocalmente de fuego, toda una referencia en este momento. Muy interesante asimismo la prestación de Christiane Libor como Leonore/Fidelio: su voz de soprano dramática funcionó en el rol y le dio carácter; solo se echó de menos un poco más de riesgo en la vertiente escénica. Magnífico el Don Pizarro de Martin Winker, adecuado el Rocco de Andrea Mastroni y excelente la Marzelline de Vanessa Goikoetxea. Francisco Crespo y Moisés Marín cumplieron con acierto, como Don Fernando y Jaquino respectivamente.