Turín: La eterna 'Tosca' de Pontiggia

26 / 10 / 2019 - Andrea MERLI - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Tosca Pontiggia Anna Pirozzi lució en el rol protagonista © Teatro Regio Torino / Edoardo PIVA
Tosca Pontiggia Una escena del monumental montaje de 'Tosca' de Mario Pontiggia, repuesto numerosas veces © Teatro Regio Torino / Edoardo PIVA
Tosca Pontiggia Una escena del monumental montaje de 'Tosca' de Mario Pontiggia, repuesto numerosas veces © Teatro Regio Torino / Edoardo PIVA

Teatro Regio

Puccini: TOSCA

Anna Pirozzi, Marcelo Álvarez, Ambrogio Maestri, Roberto Abbondanza, Romano Del Zovo, Bruno Lazzaretti. Dirección: Lorenzo Passerini. Dirección de escena: Mario Pontiggia. 15 de octubre de 2019.

Esta Tosca con la regia de Mario Pontiggia, la escenografía de Francesco Zito y el vestuario y diseño de luces de Bruno Ciulli, nació en el Maggio Musicale Fiorentino en 2008 y pertenece ahora al Teatro Massimo de Palermo. Ha sido repuesta en numerosas ocasiones en el Comunale de Florencia –el primer acto, con su monumental y fiel reproducción de la iglesia de Sant’Andrea della Valle de Roma sirvió para inaugurar el nuevo teatro de Florencia en 2014– y ha recorrido medio mundo. Representa a todos los efectos lo mejor del arte italiano en materia de artificio escénico y pictórico para la construcción de estructuras escenográficas de gran calidad, siendo precisamente Zito uno los máximos exponentes de esa escuela a la que muchos ahora parecen querer desterrar.

El esplendor del vestuario, la pertinencia cromática y la elegancia del conjunto se beneficiaron, además, de la disposición de las luces a cargo de ese mago que es Ciulli.

"La vocalidad de la soprano Anna Pirozzi se impone por la opulencia tebaldiana y por los armónicos de amplio aliento usado siempre todo ello con finalidades expresivas y no solo para contentar a la platea"

El público, habitualmente pasivo en los estrenos, se prodigó esta vez en aplausos a scena aperta después de las célebres arias de Cavaradossi y, de modo muy especial, tras la emocionante versión dle “Vissi d’arte” a cargo de la protagonista, Anna Pirozzi, que se alternaba con la canaria Davinia Rodríguez. La vocalidad de la soprano italiana se impone por la opulencia tebaldiana y por los armónicos de amplio aliento usado siempre todo ello con finalidades expresivas y no solo para contentar a la platea. Un registro agudo admirablemente dominado culminó en su caso con el refulgente Do de la lama, espléndidamente mantenido y brillante como el acero.

Gustó mucho también Marcelo Álvarez, un Mario Cavaradossi pasional y brioso en los dos primeros actos, ensoñado y enamorado en el tercero, donde consiguió dominar perfectamente el instrumento para gestionar el dúo de la media voz en perfecta sintonía con la soprano. Ambrogio Maestri diseñó un Scarpia monumental, subrayando con la intencionalidad y el matiz la sordidez y la soberbia del personaje; su gran momento vocal, además, le aseguró su buena porción del éxito total de la función. Bien distribuidos los papeles de rango menor, con el bien caracterizado Sacristán del barítono Roberto Abbondanza, el óptimo bajo Romando Del Zovo como Angelotti y el insinuante Spoletta del tenor Bruno Lazzaretti, a los que se sumaba el Sciarrone del prometedor Gabriel Wernick.

Muy buenas las prestaciones de orquesta y coro, preparado este último por Andrea Secchi y muy interesante la dirección musical del joven Lorenzo Passerini, que sustituía a un indispuesto Daniel Oren. Algunos excesos dinámicos pueden atribuirse al entusiasmo de la dirección, que a la rítmica precisa supo sumar la riqueza de la paleta de colores y la exaltación de las frases más líricas, donde apoyó admirablemente a los cantantes. Hay que confiar en que volvamos a verle pronto en el podio.