La 'Tosca' de los bises

Madrid

20 / 07 / 2021 - José María MARCO - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
tosca-real-kaufmann-operaactual (1) Jonas Kaufmann y Sondra Radvanovsky, dúo de muchos quilates en el Real © Teatro Real / Javier DEL REAL
tosca-real-kaufmann-operaactual (1) Jonas Kaufmann y Sondra Radvanovsky, dúo de muchos quilates en el Real © Teatro Real / Javier DEL REAL
tosca-real-kaufmann-operaactual (1) Jonas Kaufmann bisó "E lucevan le stelle" © Teatro Real / Javier DEL REAL

Teatro Real

Puccini: TOSCA

Reparto alternativo

Sondra Radvanovsky, Jonas Kaufmann, Carlos Álvarez, Gerardo Bullón. Dirección musical: Nicola Luisotti. Dirección de escena: Paco Azorín. 19 de julio de 2021.

La Tosca veraniega con la que el Teatro Real culmina esta temporada excepcional ha tenido uno de sus protagonistas en Jonas Kaufmann, una de las estrellas más brillantes del firmamento operístico y que había suscitado gran expectación por haberse prodigado muy poco en el teatro en representaciones operísticas (no lo hacía desde una Clemenza di Tito de 1999).

No defraudó, aunque empezó su «Recondita armonía» con la voz un poco estrecha y engolada. Inmediatamente, el instrumento se abrió y llenó la sala –completa, dentro de los límites pandémicos– con una extraordinaria exhibición de medias voces hasta acabar en un pianissimo interminable, fabulosamente evocador. El instrumento tiene el terciopelo característico, perfectamente adaptado a la particular ternura con la que Kaufmann rescata a un personaje que muchas veces cae en la trivialidad. No fue así esta vez, e incluso en el primer acto Kaufmann, que es un excelente actor, caracterizó a un personaje vivo, con humor, no siempre paciente con su caprichosa amante. Incluso salvó con una potencia casi inesperada, recurriendo a un registro casi de barítono por lo oscuro y extremadamente dúctil, los poco convincentes trompetazos de «Vittoria» del segundo acto.

"La cumbre de Jonas Kaufmann llegó con 'E lucevan le stelle', con pianísimos apabullantes, y cantado en un tono reflexivo e interiorizado"

Magnífico, en particular, en la confrontación con el Scarpia monumental de Carlos Álvarez, quizás un poco más cuajado y más complejo que el de la noche del estreno. La cumbre llegó con «E lucevan le stelle», con pianísimos apabullantes, y cantado en un tono reflexivo e interiorizado. Pocas veces se escucha a un Cavalier Cavaradossi más auténticamente artista. Como el público del Real se ha aficionado a los bises, no dejó de aplaudir hasta que Kaufmann repitió el número, con el milagro de no dejar olvidado ningún matiz.

Desde el podio, Nicola Luisotti supo envolver, cuidar y recrear la atmósfera de intenso lirismo desplegada desde el escenario. Sondra Radvanovsky, la otra gran protagonista de la noche, profundizó aún más, como Álvarez, en una Tosca humana, consciente de sí misma y alejada –en todo lo posible– del tópico que impone el personaje de superdiva revolucionaria. También ella bisó un fabuloso «Vissi d’arte», extraordinaria culminación de una función para no olvidar. Dos bises en una noche… Lo nunca visto. Este reparto, el de los bises, es el que el domingo ofrecerá, junto a la orquesta y coro del Real, la ópera de Puccini en el Festival Castell de Peralada. ¡A disfrutar!  * José María MARCO, corresponsal de ÓPERA ACTUAL en Madrid