Tibia acogida de ‘Zelle’ en Les Arts

Valencia

19 / 09 / 2022 - César RUS - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
zelle-operaactual-valencia (3) Una escena de 'Zelle' en el Palau de Les Arts © Palau de Les Arts / Miguel LORENZO
zelle-operaactual-valencia (3) Una escena de 'Zelle' en el Palau de Les Arts © Palau de Les Arts / Miguel LORENZO
zelle-operaactual-valencia (3) Una escena de 'Zelle' en el Palau de Les Arts © Palau de Les Arts / Miguel LORENZO

Palau de Les Arts

Jamie Man: LA ZELLE

Nueva producción

Steve Katona, contratenor. Ryoko Aoki, intérprete de teatro nô. Olesya Zdorovetska, voz de garganta. Asko/Schönberg. Dirección de escena: Jamie Man. Teatre Martín i Soler, 16 de septiembre de 2022.

El festival de música contemporánea Ensems se celebra cada año en la Comunitat Valenciana y este año llegaba a su 44ª edición. Dentro del programa ofrecido, destacaba la interpretación de la ópera Zelle de la compositora Jamie Man en la sala Martín i Soler del Palau de Les Arts. Aunque fuera de la temporada de abono, era la primera ópera de la temporada y se daba la circunstancia de que también se trataba de la primera ópera escrita por una mujer interpretada en el teatro valenciano. Por este conjunto de circunstancias, el espectáculo atrajo a un variado público que prácticamente llenó la sala: aficionados fieles a la ópera, público joven interesado en propuestas de vanguardia, impenitentes amantes de la música contemporánea… Todos amalgamaron una audiencia tan atípica como interesante para un teatro lírico. Por ello, la tibia acogida que recibió el espectáculo fue más que significativa.

"La base estructural es muy sencilla y se sirve, básicamente, de la contraposición entre episodios dominados por el canto del contratenor frente a otros de sonoridad sucia regidos por los efectos electrónicos"

En primer lugar, habría que plantearse si realmente se trata de una ópera. La ausencia de acción y la manera en la que se diluye la dimensión temporal parece más propia de otros géneros. Más bien se puede definir como un espectáculo audiovisual que, en algunos momentos, parecía más cercano a una performance. El texto de Peter Stamm presenta episodios en apariencia fragmentarios con elementos que van desde el infanticidio hasta la enfermedad mental, y no se conduce por medio del canto, sino por las voces de los narradores que lo van interpretando en alemán y japonés. La propia compositora era también la directora de escena, y ya había declarado su admiración por La habitación roja de David Lynch, lo que se percibe en su composición de la escena. También la manera de narrar puede recordar a cierto cine de Godard; por cierto, la casualidad hizo que la muerte del cineasta hubiese tenido lugar unos días antes de esta representación. Visualmente consigue momentos llamativos, especialmente en el juego que logra con el efecto de la niebla artificial y la iluminación. También hay que señalar el delicado trabajo de género de Ryoko Aoki.

Musicalmente es una obra que despierta poco interés. La base estructural es muy sencilla y se sirve, básicamente, de la contraposición entre episodios dominados por el canto del contratenor frente a otros de ruidosa sonoridad regidos por efectos electrónicos sumado a guitarra y ruido de agua a cargo de Asko / Schoenberg. La tensión que se generaba en estos episodios era contrarrestada por la aparición del repetitivo y armónico canto del contratenor, Steve Katona. En estas partes, la línea vocal estaba construida sobre unas sencillas melodías acompañadas de diversos efectos. Se lograba cierta sensación de misticismo que, en ocasiones, recordaba al que se encuentra en compositores como Pärt o Gorecki. A veces al canto del contratenor se sobreponía la voz gutural de Olesya Zdorevestka que le daba un toque étnico.

Sobre esta dualidad de lenguajes sonoros se conducía toda la obra. La verdad es que, a nivel musical y dramático, no se puede decir que fuera un espectáculo que irradiara creatividad, y así se pudo ver en la tibieza de la reacción de un público que esperaba más.  * César RUS, corresponsal en Valencia de ÓPERA ACTUAL