Talento emergente y un compromiso con la creación lírica española

Madrid

16 / 10 / 2023 - Rocío GARCIALONSO - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
olmedo madrid Una escena de 'El caballero de Olmedo' con el reparto alternativo © Teatro de La Zarzuela / Javier DEL REAL
olmedo madrid Una escena de 'El caballero de Olmedo' con el reparto alternativo © Teatro de La Zarzuela / Javier DEL REAL
olmedo madrid Una escena de 'El caballero de Olmedo' con el reparto alternativo © Teatro de La Zarzuela / Javier DEL REAL

Teatro de La Zarzuela

Díez Boscovich: EL CABALLERO DE OLMEDO

Estreno absoluto. Reparto alternativo

Juan de Dios Mateos, Alba Chantar, Ramiro Maturana, Nicola Beller Carbone, Berna Perles, Gerardo Bullón y Rubén Amoretti. Coro Titular del Teatro de La Zarzuela. Orquesta de la Comunidad de Madrid. Dirección musical: Guillermo García Calvo. Dirección de escena: Lluís Pasqual. 14 de octubre de 2023.

El Teatro de La Zarzuela se ha comprometido a dar un espacio a nuevas creaciones en el género lírico español, como lo ha demostrado con El Caballero de Olmedo. La música de Arturo Díez Boscovich se inspira claramente en el estilo de Erich Wolfgang Korngold, con fuertes reminiscencias a la banda sonora y facilidad melódica y grandilocuencia orquestal. Musicalmente, los personajes pueden haber parecido clichés andantes, con Leitmotiv que, aunque efectivos al asociarse a cada personaje, en ciertas ocasiones se perdía profundidad. La melodía que acompañó la tonadilla del caballero, basada en el texto «Que de noche le mataron…» resultó absolutamente maravillosa.

La dirección escénica y adaptación del libreto de Lluís Pasqual es lo más destacable de la nueva ópera, ya que logró condensar la esencia de la obra maestra de Lope de Vega manteniendo su carácter atemporal. Con la escenografía de Daniel Bianco el montaje consiguió transportar al público a los campos de Castilla con tan solo cuatro muros y las saturadas proyecciones de Franc Aleu. La gradación de colores en tiempo real se asemejaban a la paleta de colores característica de las obras de Rothko. El vestuario diseñado por la legendaria Franca Squarciapino aportó un toque de elegancia a la obra y evocaba al siglo de oro, pero la vestimenta de los bailarines era disonante y parecía más apropiado para un ensayo que para una función.

"Juan de Dios Mateos demostró una destreza al abordar este exigente rol, lo que resaltó su instrumento y habilidad para proyectar su voz"

El reparto alternativo (ver crítica primer reparto en este enlace) estuvo compuesto por Juan de Dios Mateos, quien encarnó al valeroso papel de Don Alonso y se presentaba por primera vez en La Zarzuela; el tenor almeriense demostró su destreza al abordar este exigente rol, lo que resaltó su instrumento y habilidad para proyectar la voz. El barítono chileno Ramiro Maturana, que también debutaba en el escenario madrileño, brindó a su papel antagónico una interpretación llena de carácter, destacándose como un talentoso barítono con sobrado dominio del registro grave y dueño de una gran proyección vocal. Alba Chantar como la joven dama de Olmedo Doña Inés estuvo convincente en su papel a pesar de enfrentar algunos agudos ligeramente estridentes. Nicola Beller Carbone volvió a ser una fabulosa alcahueta Fabia, mientras que Berna Perles destacó por su bello timbre. Rubén Amoretti, una voz consagrada, mostró una gran solvencia escénica como Tello. Por su parte, Gerardo Bullón como Don Fernando demostró una buena línea de canto durante la única función planteada para el segundo reparto.

Bajo la batuta de Guillermo García Calvo, la Orquesta de la Comunidad de Madrid destacó por su fuerza, pero supuso un desafío para las voces de los cantantes. No obstante, el conjunto, junto con el Coro, logró dibujar un réquiem final conmovedor que culminó la noche.  * Rocío GARCIALONSO, corresponsal en Madrid de ÓPERA ACTUAL