Sondra Radvanovsky, reencuentro feliz en el Liceu

Barcelona

19 / 12 / 2023 - Marcelo CERVELLÓ - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
sondra barcelona Sondra Radvanovsky y el pianista Anthony Manoli en el Liceu © Gran Teatre del Liceu / Sergi PANIZO
sondra barcelona Sondra Radvanovsky y el pianista Anthony Manoli en el Liceu © Gran Teatre del Liceu / Sergi PANIZO

Gran Teatre del Liceu

Recital de SONDRA RADVANOVSKY

Obras de Purcell, Händel, Rajmaninov, Richard Strauss, Liszt, Heggie y Giordano. Anthony Manoli, piano. 18 de diciembre de 2023.

También fue en un mes de diciembre, con Anthony Manoli al piano, la Mamma morta” cerrando el programa y el “Vissi d’arte” en el capítulo de propinas, cuando Sondra Radvanovsky, que era ya en 2016 un referente para el público liceísta, se exhibió aquí en un recital en solitario. En este nuevo encuentro en el Gran Teatre, quizá de menos exposición vocal, que no de exigencia artística, volvió a admirar la soprano norteamericana con la calidad de su fraseo, la limpieza de su registro agudo y una musicalidad sin mácula.

"Sondra Radvanovsky volvió a admirar con la calidad de su fraseo, la limpieza de su registro agudo y una musicalidad sin mácula"

Dominadora absoluta de texto y música, de chicoleo con el público —en una sala de las dimensiones de la del Liceu los comentarios confidenciales se pierden un poco— y con frecuentes demostraciones de afecto para su acompañante al piano, la cantante vino a explicar su lección y lo hizo con desparpajo y donaire. Tras los prolegómenos barrocos y los grupos de canciones de Rajmaninov y Richard Strauss, Radvanovsky pudo explanarse en el legato y en la gradación de las dinámicas en los sonetos de Liszt, lucir en la bella canción del autor de Dead man walking y rematar la fiesta —para muchos espectadores la fiesta era aquello— en un capítulo de propinas: un delicioso “Babbino caro” y el riesgo de un “Pace, pace” de La forza del destino al que si pudo faltar un poco de garra en las frases finales, aunque no le sobraría grano vocal y poderío en la zona superior de la tesitura para hacerse con la ovación de un público ya rendido de antemano.

La lección del acompañamiento de Anthony Manoli acreditó a un maestro de los que consiguen cosas que otros pretenden y no alcanzan y firmó con la protagonista principal del espectáculo un evento de los que suscitan un recuerdo feliz.  * Marcelo CERVELLÓ, crítico de ÓPERA ACTUAL