Scappucci, batuta de inspiración verdiana

Lieja

28 / 06 / 2022 - Albert GARRIGA - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
operaactual-liege-boccanegra (1) Riccardo Zanellato como Fiesco © ORW / Berger
operaactual-liege-boccanegra (1) George Petean y Federica Lombardi como Simon y Amelia © ORW / Berger
operaactual-liege-boccanegra (1) La nueva producción de Laurence Dale © ORW / Berger

Opéra Royal de Wallonie-Liège

Verdi: SIMON DE BOCCANEGRA

Nueva producción

George Petean, Federica Lombardi, Riccardo Zanellato, Marc Laho, Lionel Lhote, Roger Joakim, Xavier Petithan, Anne-Françoise Lecoq. Dirección musical: Speranza Scappucci. Dirección de escena: Laurence Dale. 25 de junio de 2022.

Simon Boccanegra en Lieja ha significado la última producción de la temporada con Speranza Scappucci como directora musical de la casa, pero no la última colaboración con la Opéra Royal de Wallonie, ya que la maestra anunció que vendría al menos una vez por temporada en los próximos años. El público le brindó muestras sonoras de afecto ya desde el inicio de la función, para culminar con cerrados vítores después de sus palabras de despedida. Scappucci realizó una cuidada lectura de este Boccanegra, con tempi generosos –relativamente lentos–, fraseo elegante y cuidado, así como una delicada sonoridad. La primera mujer en ocupar el cargo de directora musical de Lieja y la primera en dirigir una producción en La Scala (I Capuletti e I Montecchi, en febrero de 2022), buscó en este Verdi, y en todo momento, un sonido cristalino a la vez que voluptuoso demostrando que es una verdiana con mayúsculas al ofrecer una dualidad sonora llena de claroscuros, lóbrega y de esperanza, con un gran sonido en cuerdas, maderas y metales.

"El Boccanegra de George Petean es meditado, que huye de artificiosidades y que, a pesar de algún engolamiento en el registro agudo, posee la clase de algunos de los grandes intérpretes del rol"

El conocimiento de la obra verdiana se tradujo también en cómo llevó el reparto escogido. Sobre todo ante los dos protagonistas, Simon y Amelia, encarnados por George Petean y Federica Lombardi. El barítono rumano, que ha venido ganando prestigio en el repertorio verdiano, demostró clase y saber decir en un rol que demanda profundidad, introspección y elegancia. El suyo es un Boccanegra meditado, que huye de artificiosidades y que, a pesar de algún engolamiento en el agudo, posee ese algo propio de algunos de los grandes intérpretes del rol.

La ascendente soprano italiana Federica Lombardi gustó mucho por su elegancia interpretativa y por su instrumento privilegiado, con un hermoso centro y un registro grave de cierta presencia, amén de una proyección sobrada. Junto a Petean protagonizó uno de los mejores momentos de la velada en el dúo “Orfanella il tetto umile”. También “Plebe! Patrizi!” y su concertante gustaron mucho, por esa pátina tan verdiana que se imprimió durante toda la escena.

El veterano tenor de Lieja Marc Laho encarnó un Gabriele Adorno muy valiente, sorprendiendo por su frescura vocal, a pesar de las obvias oscilaciones en el registro agudo, y por una línea heroica y valiente, patente en “Sento avvampar nell’anima”. Por su parte, Riccardo Zanellato fue un bienintencionado Fiesco que gustó en su página “Il lacerato spirito”, por su línea elegante y saber decir, pero también en la maravillosa escena con Simon “Piango perche mi parla”.

La nueva producción firmada por Laurence Dale –y último proyecto del malogrado Stefano Mazzonis di Pralafera– dibujó una escena de corte tradicional, con algunas licencias en el vestuario y la escenografía, con guiños mussolinianos, y donde jugaba con movimientos lentos, más buscando la intencionalidad inherente a los sentimientos de los personajes que una desbocada pasión o arrebatamiento.  * Albert GARRIGA, corresponsal en Lieja de ÓPERA ACTUAL