Segundo 'Trovatore' sin desentonar

Barcelona

29 / 10 / 2022 - Marcelo CERVELLÓ - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
iltrovatore-operaactual-liceu (1) Una escena del segundo reparto de 'Il Trovatore' © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL
iltrovatore-operaactual-liceu (1) Judit Kutasi como Azuzena © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL
iltrovatore-operaactual-liceu (1) Hibla Gerzmavav (Leonora), Yonghoon Lee (Manrico) y Àngel Òdena (Conde di Luna) © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL

Gran Teatre del Liceu

Verdi: IL TROVATORE

Reparto alternativo

Hibla Gerzmava, Yonghoon Lee, Àngel Òdena, Judit Kutasi, Krzystof Baczyk. Dirección musical: Riccardo Frizza. Dirección de escena:: Àlex Ollé. 28 de octubre 2022.

Siempre se ha venido insistiendo en que los repartos alternativos ajustados por el Liceu para los títulos de repertorio poco tienen que envidiar a los elegidos para la función inicial. Pero no siempre es así, claro. La cualidad del first cast en esta edición lo hacía prácticamente imposible, pero ello no inhibió a los miembros del segundo de presentar unas prestaciones más que aceptables.

"El tenor Yonghoon Lee, aun conservando su notable 'squillo' prefirió las veleidades dinámicas a una línea de canto más homogénea"

Pocos recordarían a la soprano rusa Hibla Gerzmava de su debut liceísta como Giannetta en el Elisir d’amore tachonado de estrellas de 2005, pero en este Trovatore ha podido mostrar los progresos de su carrera con una Leonora que, aun sin el último gramo de cuerpo para ser adscribible a las grandes sopranos verdianas, podía ofrecer unos mimbres técnicos y una nitidez vocal de gran nivel. El tenor Yonghoon Lee, aun conservando su notable squillo, ahora gravado por alguna arista metálica de más, prefirió las veleidades dinámicas a una línea de canto más homogénea, pero se hizo con la complacencia del público con su constante arrojo.

Àngel Òdena propondría una vez más su poderosa emisión en un Conde de Luna solo lastrado por una cierta precipitación en el fraseo y Judit Kutasi cantó bien la Azucena, pero abusó de una confidencialidad que perjudicaría la proyección de la voz. El bajo Krzystof Baczyk, en fin, compensaría la ausencia de un mayor volumen con un fraseo y una dicción impecables. Por cierto, ¿podrían escenógrafos y registas diseñar un espacio que permitiera al coro interno del Miserere  llegar con más presencia a la sala?  * Marcelo CERVELLÓ, crítico de ÓPERA ACTUAL