Segunda etapa de la Trilogía Da Ponte. Superando riesgos

Barcelona

09 / 04 / 2022 - Marcelo CERVELLÓ - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Giovanni Liceu / operaactual.com Una escena de 'Don Giovanni' en el Liceu © Gran Teatre del Liceu / Paco AMATE
Giovanni Liceu / operaactual.com El Don Ottavio de Julien Henric, la Donna Elvira de Arianna Vendittelli y el Don Giovanni de Alexandre Duhamel © Gran Teatre del Liceu / Paco AMATE
Giovanni Liceu / operaactual.com Una escena de 'Don Giovanni' en el Liceu © Gran Teatre del Liceu / Paco AMATE
Giovanni Liceu / operaactual.com El Don Giovanni de Alexandre Duhamel y el convidado de piedra de Alex Rosen © Gran Teatre del Liceu / Paco AMATE

Gran Teatre del Liceu

Mozart: DON GIOVANNI

La Trilogía Da Ponte (II)

Alexandre Duhamel, Julia Maria Dan, Julien Henric, Arianna Vendittelli, Robert Gleadow, Alex Rosen, Alix Le Saux. Dirección musical: Marc Minkowski. Dirección de escena: Ivan Alexandre. 8 de abril de 2022.

La fórmula elegida por esta compañía para revisar la Trilogía Da Ponte mozartiana, sin duda ideal para navegar por las aguas plácidas de unas Bodas cortesanas, corría el peligro de resultar insuficiente para una obra como Don Giovanni, que exige otra contundencia en el tratamiento y una mayor progresión dramática. El reto fue superado con habilidad y si la impresión final resultó ser la de que se han negociado algunas soluciones de emergencia, no por ello deja de seguirse el hilo conductor con un tratamiento siempre ágil del material dramático.

Con una escenografía que mantenía relación con las Bodas y donde en esta ocasión se privilegiaba más todavía la utilización de cortinas, forillos y escotillones, quizá pudieron echarse en falta algunos efectos específicos –la presencia de la estatua en la escena del cementerio, que tuvo su aparición, aunque sin iluminar, en el anfiteatro–, pero la acción se centró en el movimiento de los personajes más que en la influencia del entorno. Plenamente asumible la opción de Ivan Alexandre, aunque hubiera podido prescindir de esa tendencia de Leporello a despojarse de la ropa. Quienes tuvieron el privilegio de estar cerca del escenario pudieron advertir que el personaje tenía escrito el catálogo de conquistas de Don Juan en todo su cuerpo, recurso que no se advertía más allá de la cuarta fila.

"Virtuosa una vez más la dirección de Marc Minkowski, preciso en los detalles y en la negociación de los pasajes de conjunto, y brilló una vez más la Simfònica del Liceu en otra muestra de su perfecta adaptación al género"

Virtuosa una vez más la dirección de Marc Minkowski, preciso en los detalles y en la negociación de los pasajes de conjunto, aquí con momentos de especial dificultad como en la resolución del finale primo. Su elección de la versión de Viena suponía la lamentable ausencia del sublime “Mi tradì” y de “Dalla sua pace”, pero era coherente y respetó el sexteto final, cosa que ya no todos hacen hoy día. Cumplió el poco exigido coro y brilló una vez más esta reducida Simfònica del Liceu en otra muestra de su perfecta adaptación al género.

Aun en un contexto de voces de limitada presencia se pudo apreciar el buen trabajo de Alexandre Duhamel, un Don Giovanni aceptablemente sonoro, y de Robert Gleadow, un hiperactivo Leporello. Hubiera podido pedirse más a un Ottavio como Julien Henric, de voz excesivamente ahilada, pero el tenor cantó bien su bien fraseado “Il  mio tesoro”. Destacó en el sector femenino la Elvira de Arianna Vendittelli, con una voz consistente y bien asentada en el fiato, y cumplió como Donna Anna Julia Maria Dan pese a algún ligero asomo de sonido fijo en el agudo. Correcta Aix Le Saux y mejor Alex Rosen como Masetto que como un Comendador que, aunque bien cantado, infundió escaso pavor en la secuencia de la cena.  * Marcelo CERVELLÓ, crítico de ÓPERA ACTUAL