Se acerca el verano operístico soñado

Santa Fe

18 / 08 / 2021 - Ken SMITH - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
santa fe opera-midnight-britten Erin Morley (Tytania) y los bailarines © Santa Fe Opera / Curtis BROWN
santa fe opera-midnight-britten Iestyn Davies (Oberon) © Santa Fe Opera / Curtis BROWN
santa fe opera-midnight-britten Una escena de la producción de Netia Jones © Santa Fe Opera / Curtis BROWN

Santa Fe Opera Festival

Britten: A Midsummer Night's Dream

Reed Luplau, Erin Morley, Iestyn Davis, Duke Kim, Adanya Dunn, Luke Sutliff, Teresa Perrotta, Kevin Burdette, Brenton Ryan, Nicholas Brownlee. Dirección musical: Harry Bicket. Dirección de escena: Netia Jones. 4 de agosto de 2021.

Especialmente después de un año de cancelaciones por pandemia, los beneficios del teatro al aire libre de la Ópera de Santa Fe resultan obvios. Sin embargo, las desventajas son más difíciles de predecir, como que la producción de Netia Jones de A Midsummer Night’s Dream de Benjamin Britten sea eclipsada por una noche de verano real.

Importada de la Ópera Garsington del Reino Unido, la producción de Jones también presenta su propio diseño visual lleno de motivos circulares (incluido un gran disco cuasi lunar que se convierte en una pantalla para proyecciones), una tumbona, varias trampillas y un gran árbol que aparentemente sobresale a través del escenario. Su uso expansivo pero económico del espacio, yuxtaponiendo nociones astrológicas con imágenes posfreudianas (de ahí la tumbona) en un vuelo de imaginación personal, encontró su pareja en un telón de fondo muy real de las montañas de Nuevo México.

Así que no fue pura coincidencia que el espectáculo tardara unos 30 minutos, más o menos hasta la puesta del sol, en alcanzar su ritmo. Otra razón fue su reparto desigual, ya que un concepto de producción clave fue tener a las dos parejas de amantes desamparados de la historia interpretados por cantantes (razonablemente) apropiados para la edad del programa de aprendices de la compañía. El Lysander de Duke Kim y la Hermia de Adanya Dunn mantuvieron una presencia encantadora junto a la Helena de Teresa Perrotta y el Demetrius (un reemplazo tardío) de Luke Sutliff, aunque ambas parejas tardaron un tiempo en recuperarse tanto vocal como dramáticamente.

"El director Harry Bicket diferenció suavemente los tres hilos entrelazados de la historia, interpretando cada uno de los distintos mundos sonoros de Britten con una transparencia que (a excepción de Davis) dejó el texto de Shakespeare generalmente audible"

Por el contrario, los rústicos, un grupo alegre de artistas masculinos que ofrecen una obra dentro de la obra, actuaron desde el inicio con una suavidad pasmosa. La Quince de Kevin Burdette mantuvo un estricto control en sus intervenciones, e interactuó con humor con la Flute de Brenton Ryan (a pesar de su renuencia a interpretar papeles de mujeres), que hacía cabriolas con un vestido rojo, y el Bottom de Nicholas Brownlee, que pasó gran parte de la noche con una máscara de burro (para más detalles de la historia, consulte a Shakespeare).

Como el Rey y la Reina de las Hadas, Oberon de Iestyn Davis y Tytania de Erin Morley se sentían inicialmente cómodos en su reino sobrenatural y sus cualidades vocales transmitían una etérea adecuada. Sin embargo, los dos pronto divergieron, ya que la coloratura de Morley se convirtió en una presencia viva mientras el contratenor de Davis se retiraba a una inaudibilidad frecuente.

El director Harry Bicket diferenció suavemente los tres hilos entrelazados de la historia, interpretando cada uno de los distintos mundos sonoros de Britten con una transparencia que (a excepción de Davis) dejó el texto de Shakespeare generalmente audible. Irónicamente, el reparto más inspirado fue el del bailarín Reed Luplau en el papel de Puck que no canta (rítmicamente hablando). El físico de Luplau no solo fusionó suavemente la música de Britten con el texto de Shakespeare, sino que su coreografía se expandió sobre el lienzo más amplio del cuerpo de baile para convertirse en un puente cinético entre las sonoridades de Britten y la visión de Jones.  * Ken SMITH, corresponsal en Santa Fe de ÓPERA ACTUAL