San Franco revisa la lírica nacional en el Baluarte

Pamplona

21 / 10 / 2022 - Alberto OSÁCAR - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
sanfrancodesena-operaactual-baluarte (1) Alejandro Roy como Franco © Fundación Baluarte
sanfrancodesena-operaactual-baluarte (1) Beatriz Díaz como Lucrecia © Fundación Baluarte
sanfrancodesena-operaactual-baluarte (1) Un momento de la representación en versión de concierto de 'San Franco de Sena' © Fundación Baluarte

Fundación Baluarte

Arreita: SAN FRANCO DE SENA

En versión de concierto

Alejandro Roy, Beatriz Díaz, Javier Franco, Frederic Jost, Julen Jiménez. Itsaso Loinaz. Orquesta Sinfónica de Navarra. Dirección: José Miguel Pérez-Sierra. 20 de octubre de 2022.

Emilio Arrieta fue una persona clave en el mundo musical de la España del siglo XIX. Además de por su importante labor como compositor fue maestro de muchos de los autores de generaciones posteriores y también de Isabel II debido a su posición privilegiada como director del Conservatorio de Madrid durante muchos años y hasta su fallecimiento.

Desafortunadamente de su importante catálogo, la única obra que ha permanecido en el reportorio es Marina que tuvo el honor de ser la primera ópera en español que se representó en el Teatro Real de Madrid protagonizada por el famoso tenor Enrico Tamberlick, quien había convencido a Arrieta para convertir la que en principio fue una zarzuela (estrenada en 1855) en ópera (1871). Hay que tener en cuenta que el Real, en aquella época, era feudo absoluto de la ópera italiana y contra este hecho muchos compositores españoles, incluido él mismo, lucharon por crear la llamada ópera nacional. La formación musical de Arrieta se forjó principalmente en Italia y esto marcó toda su producción musical. Si otros compositores de la época –como Barbieri o Gaztambide– utilizaron habitualmente recursos populares en sus obras, en el maestro navarro es escaso el uso de este recurso en sus obras.

Por todo ello cobra especial relevancia la recuperación y revisión de la partitura de la zarzuela San Franco de Sena realizada por el maestro Óliver Díaz y ofrecida en versión de concierto gracias a la programación de la Orquesta Sinfónica de Navarra y de la Fundación Baluarte que cuenta, en la oferta lírica, con la colaboración de la Asociación Gayarre de Amigos de la Ópera (AGAO). Se trata de la última obra de teatro musical que compuso Arrieta y que estrenó en el Teatro Apolo de Madrid en 1883, un claro ejemplo de lo que se denomina zarzuela grande en tres actos. La obra es de una calidad incuestionable –los actos segundo y tercero sin lugar a dudas–, lo que viene a poner de manifiesto la necesidad de hacer una labor de revisión de muchas de las obras que en su época gozaron de un éxito unánime, como es el caso, y que luego cayeron en el olvido. Este es un ejemplo meridiano y es de esperar que el Teatro de La Zarzuela de Madrid coja el testigo y complete la recuperación programándola en versión escenificada. El maestro de Puente la Reina bien lo merece.

"El maestro José Miguel Pérez-Sierra que hizo una magnífica labor, dirigiendo con autoridad y control absoluto e imprimiendo el carácter que la partitura requería"

El reparto vocal, junto a la Orquesta Sinfónica de Navarra y al coro de AGAO, interpretaron la obra bajos las órdenes del maestro José Miguel Pérez-Sierra, quien realizó una magnífica labor dirigiendo con autoridad, control absoluto de la obra e imprimiendo el carácter que la partitura requería. En San Franco el coro cobra una relevancia de primer orden al ser un personaje más y tener páginas realmente importantes; desafortunadamente el conjunto de AGAO no tuvo una de sus mejores noches.

El papel titular, Franco, corrió cargo del tenor Alejandro Roy que dominó el exigente papel de principio a fin, con total seguridad y esa facilidad en el tercio agudo tan característica suya, echándose únicamente de menos algo más de matización y refinamiento en algunas ocasiones. A su lado, como Lucrecia, estuvo Beatriz Díaz, que sacó provecho del personaje gracias a una voz de lírica plena muy matizada en su aria y en el dúo del último acto. Javier Franco como Federico cumplió a la perfección con la nobleza característica de su voz, al igual que Itsaso Loinaz. El resto de solistas aportó suficiente corrección en sus cometidos redondeando una velada importante que, pese a ello, no consiguió llenar el auditorio pero que ha devuelto a la vida una obra que merece subir de nuevo a los escenarios.  * Alberto OSÁCAR, corresponsal en Pamplona de ÓPERA ACTUAL