Saioa Hernández, impresionante como Tosca

Roma

14 / 12 / 2021 - Mauro MARIANI - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
tosca-operaactual-saioa-roma Saioa Hernández (Tosca) y Vittorio Grigolo (Cavaradossi) © Opera di Roma / Fabrizio SANSONI

Teatro dell'Opera di Roma

Puccini: TOSCA

Debut de Saioa Hernández en Roma

Saioa Hernández, Vittorio Grigolo, Roberto Frontali, Roberto Abbondanza, Luciano Leoni, Saverio Fiore. Dirección musical: Paolo Arrivabeni. Dirección de escena: Alessandro Talevi. 7 de diciembre de 2021.

En 2015 fueron reconstruidos el vestuario y la escenografía de esta Tosca sobre los diseños originales de Adolf Hohenstein y se trató asimismo de reproducir la dirección escénica confiando la tarea a Alessandro Talevi, que solo pudo acceder a algunas fotografías del estreno de 1900, por cuya razón decidió atender principalmente a las indicaciones de los libretistas Illica y Giacosa. Esta Tosca antigua se reveló paradójicamente, bastante más moderna que ciertas propuestas arbitrarias de los últimos tiempos. Desde entonces ha sido representada en Roma casi todos los años, siempre con gran éxito, pero esta vez se ha visto incluso superada gracias a unos intérpretes extraordinarios.

La soprano española Saioa Hernández impresionó de inmediato con su voz potente y dúctil, que no revela el menor signo de esfuerzo ni en el registro grave ni en sus luminosos agudos; a esa voz de rara belleza une la cantante madrileña una gran interpretación dramática, substancialmente tradicional pero nueva en muchos detalles relativos a la psicología del personaje y a sus grandes pasiones, los celos del primer acto y el amor siempre presente en los dos siguientes. Su Floria Tosca no se refugia en la vulgaridad melodramática sino que, en todo momento, mantiene la actitud digna y altanera de la actriz trágica.

"A esta voz de rara belleza une la soprano española una gran interpretación, substancialmente tradicional pero nueva en muchos detalles relativos a la psicología del personaje"

La muy controlada interpretación de Hernández se integró bien con la del tenor Vittorio Grigolo, un Cavaradossi impulsivo y arrebatado, con una voz a la antigua, sana y generosa, que llega fácilmente al público, con una gama expresiva de gran delicadeza aunque hubiera podido destilar más sensualidad en “E lucevan le stelle”, el aria más explícitamente erótica de todo el melodrama italiano. Hay que recordar que Grigolo debutó en este teatro con este título en 1999 como Pastorcillo cuando Mario era Luciano Pavarotti. Ese personaje lo ha cantado en esta ocasión Davide Praticò, a quien se espera llegue a reportar igual fortuna.

El Scarpia de Roberto Frontali parecía aparentemente frío e impasible, pero eso le hacía aún más temible, no alzando la voz sino en los momentos en que no puede reprimir sus pulsiones sádicas. La interpretación de este gran cantante, en la cima de su madurez artística puede ser calificada de absolutamente magistral. Muy bien los comprimarios y en particular Roberto Abbondanza (Sacristán), Luciano Leoni (Angelotti) y Saverio Fiore (Spoletta). Paolo Arrivabeni dirigió con atención a las voces, poniendo en valor la rica orquestación de Puccini y llevando a la orquesta a sonoridades grandiosas en los momentos culminantes que hubieran podido poner en dificultades a otras voces que no fueran las de Hernández y Grigolo.  * Mauro MARIANI, crítico en Italia de ÓPERA ACTUAL