‘Roméo et Juliette’ no es solo ópera, también es amor

Palma

24 / 05 / 2024 - Bàrbara DURAN - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
gounod palma La producción de la Opéra-Comique de 'Roméo et Juliette' representada en Palma © Teatre Principal
gounod palma La producción de la Opéra-Comique de 'Roméo et Juliette' representada en Palma © Teatre Principal
gounod palma Génesis Moreno y Juan Noval-Moro como Juliette y Roméo © Teatre Principal

Teatre Principal

Gounod: ROMÉO ET JULIETTE

Estreno en el Principal

Génesis Moreno, Juan Noval-Moro, Jerôme Varnier, Begoña Gómez, Lasha Sesitashvili, David Menéndez, Karina Demurova, José Manuel Sánchez, Jordi Fontana, Jorge Tello, Gabriel Mas, Pablo López, Tòfol Cladera. Orquestra Simfònica de les Illes Balears. Cor del Teatre Principal. Dirección musical: Franck Villard. Dirección de escena: Éric Ruf y Céline Gaudier. 22 de mayo de 2024.

La temporada de ópera 23-24 en el Teatre Principal de Palma se cerró con un Roméo et Juliette que demostró que la ópera no es solamente espectáculo y música en escena: también es ilusión por una programación cuidada, por una orquesta y un coro en continua superación, por la inclusión de artistas residentes que dan estabilidad a la oferta propia y por ampliar el repertorio local. Es el amor por este género el que, sencillamente, se pudo percibir en esta cuidada representación de la obra de Gounod, que se estrenaba en el escenario del Principal, y que recuerda a la pareja de amantes más famosa de todos los tiempos (ver previa en este enlace).

Con un decorado sintético, de grandes volúmenes que se desplazaban para configurar las diferentes escenas en la plaza, la torre, las estancias palaciegas y la tumba, la escenografía desplegó inteligencia y proporción en el movimiento de coro, bailarines y cantantes. Sin coreografías complejas ni alardes extremos, los desplazamientos en escena fueron sencillos, pero de estudiada plasticidad. La contemporaneidad del vestuario elegido (trajes oscuros para ellos, vestidos de corte pin-up de gran colorido para ellas) demostró que optar por elementos actuales no significa, en absoluto, romper con la estética que ayuda al público a soñar, a percibir la época y el espacio que el argumento presenta. Tenía que ser un genio como Christian Lacroix el que ideara, en la producción original heredada ahora por el Principal, este extraordinario vestuario.

"Si los espectadores esperaban una Juliette sumisa y enamorada, Génesis Moreno deslumbró con su energía, vitalidad y absoluto dominio voca"

Si los espectadores esperaban una Juliette sumisa y enamorada, Génesis Moreno deslumbró con su energía, vitalidad y absoluto dominio vocal que exhibió ya en la arietta «Je veux vivre»: su voz es esencialmente brillante, de un cristal casi metálico en los agudos; y se podría pensar que este canto poderoso no facilita una amplia expresividad, pero la verdad es que no es así. A partir del segundo acto, se pudo constatar cómo Juan Noval-Moro y la soprano venezolana hacían crecer emocionalmente a sus personajes, cómo sus voces permitían un intercambio de sensibilidades interpretativas cada vez más delicadas; el tenor desplegó recursos vocales de amplísima gradación: de fácil emisión, su canto ofrece una naturalidad que acompaña, a la vez, de unas cualidades de interpretación expresivas innatas.

El excelente nivel de esta representación no se sustentó solo en los dos protagonistas, sino también en los diversos roles secundarios, aunque nada más engañoso que este apelativo: todos ellos son esenciales para el desarrollo de la trama. Así, Frère Laurent (Jerôme Varnier), Stéphano (Begoña Gómez), Mercutio (Lasha Sesitashvili), Gertrude (Karina Demurova), Tybalt (José Manuel Sánchez) y, en sus respectivos personajes, Jordi Fontana, Jorge Tello, Gabriel Mas, Pablo López y Tòfol Cladera, defendieron con sus capacidades vocales unos roles esenciales para el equilibrio de toda la representación. No es una mención superflua: ellos dibujaron, de manera excelente, el trasfondo sonoro de una historia de amor que, aún hoy en día, todavía fascina.  * Bàrbara DURAN, corresponsal en Palma de ÓPERA ACTUAL