Romance fugaz de Beczala con el Auditorio ovetense

Oviedo

03 / 05 / 2021 - Diana DÍAZ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Piotr Beczala El tenor polaco triunfó en el Auditorio © ÓPERA ACTUAL

Auditorio Príncipe Felip

Recital de PIOTR BECZALA

Obras de Leoncavallo, Dvorák, Verdi, Puccini, Tosti, Massenet, Bizet y otros. Sarah Tysman, piano. 28 de abril de 2021.

La afición asturiana guarda en su retina la impresión luminosa que Piotr Beczala dejó en 2017 con Oviedo Filarmonía en los Conciertos del Auditorio de Oviedo. Esta temporada el romance del tenor polaco con el público asturiano se renovó en forma de recital, con la delicadeza al piano de Sarah Tysman, compañera conocida en los escenarios del cantante. Las piezas de Wolf-Ferrari, Tosti, Verdi y Puccini en la segunda mitad del programa provocaron las respuestas más sonoras por parte del público, al que en esta ocasión la visita de Beczala hay que decir que le supo a poco. Ciertamente, a partir de Wolf-Ferrari aparecieron los aplausos espontáneos más cálidos, para premiar la interpretación de obras que impactaron más directamente en el corazón lírico de la sala, en el inicio de esta nueva gira española del cantante.

"Beczala mostró una voz continuada, que se mueve flexible y homogénea en sus registros, cálido en la zona central y con impulso hacia el agudo, rara vez inconsistente y con gran intensidad expresiva"

Las canciones de Wolf-Ferrari fluyeron con naturalidad en la voz del tenor, en su selección de los ciclos de Rispetti originalmente para soprano y piano, Op. 11 y 12, de 1903. Se trata de piezas poéticas de la tradición toscana que, musicadas por el compositor italiano, recrean con ternura y amabilidad el trato amoroso. Así destacó en la interpretación la sensibilidad de «Jo dei saluti ve ne mando mille», para luego admirar la sonoridad más amplia de «E tanto c’è pericol ch’io ti lasci» y el dinamismo de «O sì che non sapevo sospirare» en la voz de Beczala. De ahí se encendieron luego pasiones con Tosti, desde la intensidad de «L’ultima canzone» y, sobre todo, con el tono más intimista de «Chi sei tu che mi parli», seguida de «Ideale», que se abría generosa en la voz con calidad de matices.

Sin duda es de celebrar el formato de recital para apreciar, en esta ocasión, todos los detalles de la interpretación y admirar las posibilidades y evolución del instrumento vocal del reconocido tenor. Así se apreció desde el inicio de la velada, con la selección de piezas de Donaudy de 36 Arie di stile antico, que incluye la «Vaghissima sembianza» que grabó Enrico Caruso, que también recogió el programa. Se trata de páginas de especial elegancia expresiva, aunque supusieron un inicio de recital un tanto contenido en la interpretación. Esto al menos hasta «O del mio amato ben», de fraseo delicado, y antes «Freschi luoghi, prati aulenti», para lucir Beczala su fraseo prolongado. En este sentido, la actuación fue in crescendo, ya con las canciones de Respighi: de la fuerza expresiva de «Lagrime» a los contrastes de «Nebbie». En las canciones del compositor de Bolonia se concentraron requisitos vocales para hacer las delicias del público, como en «Nevicata», que se agita hasta las cumbres, y «Pioggia», con calidad de dinámicas.

En esta ruta, Beczala mostró una voz continuada, que se mueve flexible y homogénea en sus registros, cálido en la zona central y con impulso hacia el agudo; rara vez inconsistente, y con una intensidad expresiva utilizando calidad de matices y dinámicas, de manera que caló en el público. La locura llegó, como cabía esperar, con las páginas operísticas, que dejaron con la miel en los labios a los amantes de Verdi y Puccini. Una página que no suele faltar es «Di tu se fedele» de Un ballo in maschera, sólida y bien sostenida por Beczala, que lució su caudal vocal también con «Quando le sere al placido», de Luisa Miller, para cerrar con fuerza vocal el programa cantando «Recondita armonia» de Tosca. Como colofón llegaron las propinas napolitanas, «Core ‘ngrato» de Cardillo, dedicada a «su Caterina», y la conocida «Mattinata» de Leoncavallo.