Roma: Los demonios de Prokofiev

28 / 05 / 2019 - Mauro MARIANI - Tiempo de lectura: 3 minutos

Print Friendly, PDF & Email
La nueva producción que firma Emma Dante arriesgó y supo mantener la tensión en escena de los 22 personajes que componen la ópera de Prokofiev © Opera di Roma / Yasuko KAGEYAMA
La nueva producción que firma Emma Dante arriesgó y supo mantener la tensión en escena de los 22 personajes que componen la ópera de Prokofiev © Opera di Roma / Yasuko KAGEYAMA
La nueva producción que firma Emma Dante arriesgó y supo mantener la tensión en escena de los 22 personajes que componen la ópera de Prokofiev © Opera di Roma / Yasuko KAGEYAMA
La nueva producción que firma Emma Dante arriesgó y supo mantener la tensión en escena de los 22 personajes que componen la ópera de Prokofiev © Opera di Roma / Yasuko KAGEYAMA
La nueva producción que firma Emma Dante arriesgó y supo mantener la tensión en escena de los 22 personajes que componen la ópera de Prokofiev © Opera di Roma / Yasuko KAGEYAMA

Teatro dell'Opera

Prokofiev: EL ÁNGEL DE FUEGO

Nueva producción

Ewa Vesin, Anna Victorova, Mairam Sokolova, Leigh Melrose, Sergey Radchenk, Maxim Paster, Goran Juric. Dirección: Alejo Pérez. Dirección de escena: Emma Dante. 23 de mayo de 2019.

Registró un gran éxito esta nueva producción de El ángel de fuego con dirección escénica de Emma Dante, una de las personalidades más originales e interesantes del actual teatro italiano, cuyo trabajo sigue con bastante fidelidad el desarrollo de la trama de la obra de Prokofiev aunque introduciendo continuamente elementos misteriosos que revelaban la inconsistencia de los límites que separan lo natural y lo sobrenatural, la razón y la locura.

Es un mundo descoyuntado como la propia razón de Renata, obsesionada con la imagen de un ángel que no es realmente un mensajero de la divinidad sino la proyección de sus propias pulsiones eróticas reprimidas por los imperativos religiosos de su tiempo. Sin quererlo, Renata involucra y arruina a cuantos entran en contacto con ella, comprendidas las monjas del convento en el que ingresa en el último acto para intentar liberarse de sus pensamientos pecaminosos.

¿Asistimos a una alucinación de la protagonista o a una realidad? El ángel debería existir solo en la mente de Renata, pero Dante hace que se materialice en escena en la forma de una funambulesco bailarín de break-dance pálido y semidesnudo que hacia el final de la ópera es doblado por un ángel negro. Todo es una pesadilla, desde la sólida taberna del primer acto cuyos clientes parecen muertos pero se animan con movimientos de zombie en cuanto aparece el ángel. Prácticamente en todas las escenas Dante introduce a otros personajes mudos, no siempre previstos por el libreto, que refuerzan y amplían la atmósfera misteriosa e inquietante de la ópera. El resultado es un espectáculo lleno de ideas originales y muy teatrales que nunca parece excesivo o que lo es solamente cuando debe serlo en una ópera como esta.

© Opera di Roma / Yasuko KAGEYAMA

Ewa Vesin y Leigh Melrose como Renata y Ruprecht

La música de Prokofiev, agresiva, áspera y espectral, aparece siempre acompañada de una tensión rítmica llevada al límite que no concede ni un momento de tregua al espectador. El director argentino Alejo Pérez no optó por el camino más fácil como sería el desencadenar la furia en la orquesta haciéndola sonar siempre en forte, sino que partía de un análisis atento al más mínimo detalle para llegar gradualmente a la violencia sonora que requieren algunas escenas.

Los cantantes actuaban e interpretaban de forma ideal. Ewa Vesin no posee una voz excesivamente potente pero supo comunicar la continua y febril tensión del personaje de Renata, de gran peso vocal e interpretativo. Leigh Melrose hizo compatibles los dos aspectos del otro protagonista, Ruprecht, aparentemente caballeroso, pero en realidad ansioso por sacar partido de la fragilidad de Renata. Los personajes suman el número de ¡veintidós! pero por razones de espacio aquí cabrá solo citar como mención especial las muy buenas prestaciones de Mairam Sokolova (La Adivina), Sergey Radchenko (Agrippa), Maxim Paster (Mefistófeles) y Goran Juric (Inquisidor).