Roger Padullés canta la 'música degenerada'

Bilbao

01 / 04 / 2022 - José Miguel BALZOLA - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Padullés, acompañado por Rubén Fernández Aguirre © LIFE Victoria / Elisenda CANALS

Teatro Arriaga

Recital de ROGER PADULLÉS

Obras de Ilse Weber, Victor Ullmann, Erwin Schulhoff, Joseph Kosma. Cecilia Bercovich, violin. María Martínez, cello. Rubén Fernández Aguirre, piano. 28 de marzo de 2022.

Ha sido poco abundante la presencia de la lírica en la programación del Teatro Arriaga en esta temporada 2021-2022, pero sí debe reconocerse que las propuestas ofertadas han tenido siempre un toque de valentía y novedad, adentrándose en repertorios no conocidos o ejecutados por grupos de cierta singularidad. Si hace unas semanas fue una sesión meramente instrumental, pero con un programa inusual –los conciertos para dos, tres y cuatro claves de Bach, acompañados de quinteto de cuerda– lo inusual en este recital era la elección de sus compositores, los cultivadores de la Entartete Musik o Música degenerada, por tanto, prohibidos por el régimen nazi alemán en tiempos previos a la Segunda Guerra Mundial.

Se trata de músicos que vieron truncadas sus vidas o completamente alteradas por razón de raza o creencias. Para abrir boca, se ofrecieron cinco canciones de Joseph Kosma, compositor húngaro alumno de Bartok, que cuando estaba en lo alto del podio de los músicos clásicos se pasó a componer para el teatro de Brecht. Libró el pellejo huyendo a Francia, donde se pudo refugiar –y hacerse francés– dedicándose a géneros más ligeros. Así, sus canciones están entre la mélodie y la chanson; fueron piezas gratas, excelentemente estructuradas con participación instrumental de muchos quilates, entre las que destacó “Les feuilles mortes”, famosísima en la voz de Yves Montand, entre otros. Completamente distinta es la música del checo Erwin Schulhoff, afín a las vanguardias y a la segunda escuela de Viena, de quien se ofreció una obra en cuatro movimientos para violín y cello que ejecutaron con gran maestría y musicalidad Cecilia Bercovich y María Martínez. Schulhoff se convirtió en ardiente estalinista, por lo que fue detenido y encerrado en el campo de concentración de Wülzburg, donde murió de tuberculosis. Se oye más frecuentemente el nombre de Viktor Ullmann, austriaco y checo de origen que escribió numerosos Lieder en la línea de Schoenberg y Zemlisky, que había sido su maestro.

"Gustó Roger Padullés que mostró una buena expresividad, proyección y dicción en un programa que exigía una versatilidad notable"

Los suyos son Lieder de difícil ejecución, de rasgos duros y disonancias continuas, a los que el tenor Roger Padullés supo sacar rendimiento, caracterizando bien las frases, con fácil dicción y expresión fluida. Ullmann consiguió ensayar una ópera dentro del campo de concentración de  Theresienstadt, El emperador de la Atlántida, ridiculización de Hitler que no le libró de ser gaseado en Auschwitz. Cerró el programa música de Ilse Weber, también checa, compositora de gustos muy del siglo XX, pero al menos en estos Lieder para voz, piano, violín y cello presenta una música alejada del serialismo. Ilse Weber falleció también gaseada en Auschwitz. Gustó la interpretación de Padullés, quien mostró una buena expresividad, proyección y dicción en un programa que exigía una versatilidad notable. En sus intervenciones, tanto la violinista como la cellista, a su vez, demostraron su talento musical y su capacidad de entenderse en las canciones de cámara de Ilse Weber. Por su parte, Rubén Fernández Aguirre volvió a mostrar su soberbia técnica de pianista de fuste y de forjador de programas sobresalientes, distintos y sumamente interesantes.  * José Miguel BALZOLA, corresponsal en Bilbao de ÓPERA ACTUAL