Roberto Alagna revoluciona la 'Adriana' del Liceu

Barcelona

18 / 06 / 2024 - Fernando SANS RIVIÈRE - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
Adriana Liceu Roberto Alagna © G.T.L. / Sergi PANIZO
Adriana Liceu Aleksandra Kurzak y Roberto Alagna © G.T.L. / Sergi PANIZO
Adriana Liceu Clémentine margaine y Roberto Alagna © G.T.L. / Sergi PANIZO
Adriana Liceu Luis Cansino y Aleksandra Kurzak © G.T.L. / Sergi PANIZO

Gran Teatre del Liceu

Cilea: ADRIANA LECOUVREUR

Reparto alternativo

Aleksandra Kurzak, Roberto Alagna, Clémentine Margaine, Luis Cansino, Felipe Bou, Didier Pieri, Carlos Daza, Marc Sala, Pau Bordas, Irene Palazón, Anaïs Masllorens. Orquestra Simfònica del Gran Teatre Liceu. Coro del Liceu (Dirección: David-Huy Nguyen-Phung). Dirección musical: Patrick Summers. Dirección de escena: David MacVicar. 17 de junio de 2024.

La presencia del tenor Roberto Alagna revolucionó el segundo reparto de la excelente ópera de Cilea (ver crítica del estreno del primer cast en este enlace). El tenor franco-italiano demostró estar en un gran estado de forma y abordó el papel de Maurizio con enorme solvencia, perfecta dicción y una proyección envidiable; su presencia en el coliseo barcelonés fue recibida con algunos bravos por parte de algún seguidor ya en su entrada en escena y antes de haber cantado alguna nota. Alagna demostró no solo su suficiencia canora, sino que, aprovechando la presencia de su mujer en la vida real en el papel protagonista, ofreció una de sus mejores actuaciones actorales que se le recuerdan en el Liceu, un Maurizio expresivo y temperamental, locamente enamorado de Adriana a quien literalmente cubrió de besos en diversas escenas. Por su parte, la Lecouvreur de Aleksandra Kurzak encandiló con sus agudos y sus pianísimos exquisitos, y nuevamente, como la noche anterior, abordó el personaje con valentía y un excelente desempeño como actriz haciendo perfectamente creíble el personaje, al que le falta una mayor proyección vocal y graves algo más rotundos, pero que defendió con total entrega.

Adriana Liceu Aleksandra Kurzak © G.T.L. / Sergi PANIZO
Adriana Liceu Aleksandra Kurzak © G.T.L. / Sergi PANIZO
Schellekens-Peleman El Refugiado inchable del grupo artístico Schellekens & Peleman © G.T.L. / Mario WURZBURGER

Hubo otros dos nuevos cantantes en el reparto respecto del estreno del domingo, comenzando por el acertado Michonnet de Luis Cansino, quien demostró, una vez más, la calidad de su bello instrumento de homogénea emisión y un potente y controlado registro agudo en un papel que abordó con gran credibilidad y perfecto control, destacando en su aria «Ecco il monologo» y en los pasajes junto a la protagonista, siendo muy aplaudido al final de la velada. La tercera feliz incorporación de este reparto fue la Princesa de Bouillon de Clémentine Margaine, la mezzosoprano francesa que ya triunfó en enero de este año en el Liceu como la protagonista de Carmen (ver crítica en este enlace) y que nuevamente sorprendió por la calidad, amplitud, belleza y proyección de su instrumento en papel tan exigente como es el de la rival de Adriana, bordando el personaje y dejando una «Acerba voluttà» para el recuerdo, al igual que su dúo junto a Adriana. Correcto, por su parte, el Mayordomo de Pau Bordas.

La recuperación de la puesta en escena de David McVicar, repuesta por Justin Way, funcionó a la perfección gracias a la excelente escenografía de Charles Edwards y al exquisito vestuario de época de Brigitte Reiffenstuel, contando esta vez con una solvente dirección musical a cargo de Patrick Summers. * Fernando SANS RIVIÈRE, director de ÓPERA ACTUAL