Risas y lágrimas con 'La Bohème'

Montpellier

24 / 05 / 2024 - Jaume ESTAPÀ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
puccini montpellier La nueva producción de 'La Bohème' firmada por Orpha Phelan © Opéra Berlioz–Le Corum
puccini montpellier La nueva producción de 'La Bohème' firmada por Orpha Phelan © Opéra Berlioz–Le Corum
puccini montpellier La nueva producción de 'La Bohème' firmada por Orpha Phelan © Opéra Berlioz–Le Corum

Opéra Berlioz-Le Corum

Puccini: LA BOHÈME

Nueva producción

Adriana Ferfecta, Julia Muzychenko, Long Long, Mikolaj Trąbka, Dominic Sedgwick, Dongho Kim, Hyoungsub Kim y otros. Orquesta y coro national Montpellier Occitanie. Coro Opéra Junior-Classe Opéra. Dirección musical: Roderic Cox. Dirección de escena: Orpha Phelan. 22 de mayo de 2024.

En esta nueva producción de la Opéra Berlioz-Le Corum de La Bohème, la directora de escena Orpha Phelan no se limitó a seguir las normas veristas al plantearse la dramaturgia del espectáculo; respetó, eso sí, las convenciones en los momentos de mayor tensión dramática (final del primer acto, el tercero y la escena de la muerte) y, sin salirse de las rayas, dispuso escenas de pantomima (Benoît, Alcindoro) y alusiones a figuras venidas de otra parte (Musetta parodió una estrella de cabaret de los años 20 del pasado siglo). Utilizó siempre con provecho el inmenso escenario del Corum y en particular en el cuarto acto. Apoyó su trabajo en la escenografía de Nicky Shaw, mayormente pensada para los actos centrales que sitúan la acción en lugares exteriores y, desoyendo lo marcado en el libreto y la tradición, situó el bistró del tercer acto a la derecha del escenario. En conjunto, los cantantes solo se sintieron molestos por la escenografía durante las primeras escenas por tener que cubrir un espacio demasiado ancho y, si la dramaturgia les impuso gestos ajenos a los que pedían el texto y la música, ello solo causó pequeños desmanes.

Dinámico o lírico, según el momento, el joven director estadounidense Roderic Cox –futuro director musical de la casa–, en su primera interpretación de la obra, impuso en el foso una disciplina férrea que llevó a la orquesta por los mejores derroteros. Aceptó con bonhomía alguna morcilla musical (léase prolongación excesiva de calderones), cubrió a los cantantes en contadas ocasiones (nunca a los protagonistas) y realizó prodigios de equilibrio entre atriles a lo largo del tercer acto, sin duda el más perfectamente ejecutado.

"Adriana Ferfecta (Mimì) dio una versión altamente lírica de la joven enferma, de emisión clara, no muy timbrada, con perfecto acento italiano"

Los once solistas sumaron ocho nacionalidades distintas. Milagro de la música, ello no fue obstáculo para el mantenimiento de la fluidez del espectáculo y si bien se limitaron –es un decir– a cantar llanamente su parte, de forma académica, sin pathos –¿fue orden del director?–, los cuatro personajes principales lograron crear amplios momentos de emoción. Se adivina pues que Adriana Ferfecta (Mimì) dio una versión altamente lírica de la joven enferma; de emisión clara, no muy timbrada, con perfecto acento italiano, capaz de pasar del forte al piano de manera inteligible, cantó con serenidad sus dos arias, hubo aplausos, e imprimió en la escena final emoción viva y sincera. El tenor estadounidense de origen chino Long Long fue un Rodolfo enamorado, atormentado también por la siniestra evolución de la salud de su amada; cantó con firmeza, sinceridad y generosidad, y su voz de bellos agudos y su timbre algo ácido no molestó. El Marcello del barítono polaco Mikolaj Trąbka, muy por encima de este rol, cantó con la mayor serenidad vocal y acentuada modestia en toda ocasión. La soprano rusa Julia Muzychenko –Musetta– obtuvo merecidos aplausos tras su esperada aria y si bien no alcanzó el nivel vocal de sus compañeros dinamizó el segundo acto y el final del tercero para brindar en el final una interpretación dramática totalmente opuesta y de gran efecto.

Completaron el reparto Dominic Sedgwick –Schaunard–, Dongho Kim –Colline–, Hyoungsub Kim –Benoît y Alcindoro–. Se aplaudió con convicción el trabajo del coro de la casa que prepara Noëlle Gény y el magnífico coro infantil dirigido por Noëlle Thibon * Jaume ESTAPÀ, corresponsal en Francia de ÓPERA ACTUAL