Rial, Sabata y Espasa, trío de ases

Barcelona

09 / 07 / 2020 - Toni COLOMER - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Un momento del programa 'Io t'abbraccio' en el Palau barcelonés © Palau de la Música-Grec 2020 / Alfred MAUVE
Un momento del programa 'Io t'abbraccio' en el Palau barcelonés © Palau de la Música-Grec 2020 / Alfred MAUV

Palau de la Música Catalana - Festival Grec

Concierto Núira RIAL - Xavier SABATA

Ciclo Estiu al Palau

Obras de Händel. Núria Rial, soprano. Xavier Sabata, contratenor. Vespres d’Arnadí. Dirección: Dani Espasa. 8 de julio de 2020.

 

Con medidas sanitarias y una especial emoción, poco a poco se reanuda la actividad concertística en Barcelona. En el ámbito lírico y después del recital de Serena Sáenz, el Palau de la Música Catalana desde su ciclo Estiu al Palau continúa defendiendo el talento nacional con este programa coproducido con el Festival Grec 2020 y protagonizado por el conjunto Vespres d’Arnadí que lidera Dani Espasa. Junto a ellos, dos de las voces catalanas más destacadas a nivel internacional en el repertorio barroco: la soprano Núria Rial y el contratenor Xavier Sabata. Todos ellos interpretaron un precioso y bien construido programa dedicado íntegramente a Georg Friedrich Händel.

"En las piezas del 'Ballo' de 'Agrippina', Vespres d’Arnadí dio lo mejor de sí, exhibiendo precisa articulación, un bello sonido bien cohesionado y un sutil juego de dinámicas"

La emoción de volver a interpretar música en el escenario del Palau se percibió desde el primer momento e insufló un entusiasmo en el joven conjunto instrumental que, sin embargo, en su primera intervención (Obertura de Ptolomeo), provocó ciertos desajustes y un sonido poco cohesionado. Desajustes que fueron desapareciendo a medida que el concierto avanzaba, como en el Alexander’s Feast y, sobre todo, en su última intervención solista, el Ballo de Agrippina, cuando Vespres d’Arnadí dio lo mejor de sí, exhibiendo precisa articulación, un bello sonido bien cohesionado y un sutil juego de dinámicas impulsados por la vitalista y dinámica dirección de Espasa, quien, con mimo, trabajo y talento, está haciendo crecer a este conjunto día a día.

Núria Rial y Xavier Sabata, más allá de sus cualidades individuales, se complementan especialmente bien. Y lo hacen debido a un impecable e instintivo dominio del estilo y, sin duda, por su indisimulado amor por este repertorio pese a ser dos cantantes de características bien diversas, podría decirse que opuestas. Si la soprano posee un timbre bellísimo, cristalino, con una espectacular messa di voce y una capacidad para regular el sonido con enorme sutileza, Sabata destaca por su presencia escénica, su expresividad en el decir y su capacidad para transmitir el pathos de los monólogos händelianos. Podría decirse que, si Rial es sonido, Sabata es drama.

Empezaron juntos, cantando el dúo de Flavio «Ricordati mio ben» y a continuación cada uno interpretó una aria del Giulio Cesare. Con «Piangerò la sorte mia» Rial se llevó la primera gran ovación de la noche, exhibiendo sonidos etéreos, casi hipnóticos. Pese a que la voz no posee un gran volumen, en la zona aguda adquiere mayor proyección y ahí encuentra sus mejores bazas. Mismas cualidades que mostró en el aria de Il trionfo del tempo e il disinganno, a la que solo le faltó un poco más de articulación para llegar a los mismos niveles que los de su última intervención solista, una virtuosística aria de Lotario, que cantó con insultantes recursos técnicos.

Por su parte, Xavier Sabata destacó en su dramática versión de «Vivi tiranno», de Rodelinda, y se exhibió en el recitativo accompagnato de Agrippina. Sin poseer un timbre de exultante belleza, Sabata utiliza todos los recursos con enorme inteligencia pues sabe bien cuáles son sus puntos fuertes y cómo administrarlos. Ambos cantantes cerraron el programa, antes de la propina final, con un emocionante Io, t’abbraccio, de Rodelinda, dedicado a las víctimas de la pandemia. Un momento mágico que, quizás, debería haber cerrado la velada en lugar del festivo «Sì, sì, lasciami, ingrata«, de Il duello amoroso.