Requiem por Gruberova

Barcelona

25 / 10 / 2021 - Fernando SANS RIVIÈRE - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
WARREQUIEM-LICEU-OPERAACTUAL (2) Matthias Goerne y Mark Padmore © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL
WARREQUIEM-LICEU-OPERAACTUAL (3) Tatiana Pavlovskaya en el 'Requiem' de Britten © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL
WARREQUIEM-LICEU-OPERAACTUAL (1) Una escena de la producción de Daniel Kramer © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL

Gran Teatre del Liceu

Britten: WAR REQUIEM

Tatiana Pavlovskaya (soprano), Mark Padmore (tenor) y Matthias Goerne (barítono). Orquesta y Coro del Gran Teatre del Liceu. Coro infantil VEUS – Amics de la Unió de Granollers. Dirección musical: Josep Pons. Dirección de escena: Daniel Kramer. 21 de octubre de 2021.

El War Requiem de Britten solamente se había programado en una temporada anterior en el Liceu de Barcelona, en dos sesiones en julio de 2010. Ahora regresó pero en una versión escenificada, una nueva moda que se va imponiendo en los teatros internacionales con propuestas principalmente visuales y no corpóreas que facilitan costes y traslados. Lo que es más preocupante es que ello se venda casi como otro título lírico más de la temporada en lugar de lo que realmente es, un concierto escenificado.

"Resultó inestimable la labor y calidad del Coro del Liceu y del excelente Coro infantil VEUS, que dirige Josep Vila"

De todos modos el espectáculo funcionó y fue muy aplaudido, pero lo hubiese sido más si realmente el Requiem de Britten tuviese un libreto o texto más teatral, ya que el director de escena hubo de inventarse diversos personajes para los tres solistas y escenificar diferentes pasajes –con bastante inventiva y acierto– dentro de la complejidad de esta partitura antibelicista de gran carga emocional que desde su estreno en la Catedral de Coventry (1962) ha tenido una andadura bastante irregular, al igual que un relativo aprecio del público. Su espíritu pacifista es admirable, aunque la obra hace pensar en qué hubiese sucedido si no se le hubiera declarado la guerra a Hitler… ¿Cómo le iría ahora a Europa y al mundo?

La obra cuenta con elementos muy potentes, como la referencia de los tres solitas que, tal y como pedía Britten, aquí estuvieron interpretados por un cantante británico, el interesante Mark Padmore, otro alemán, el excelente Matthias Goerne y el tercero ruso, la meritoria soprano Tatiana Pavlovskaya. Lo mejor de la velada fue la emotiva y cuidada dirección musical de Josep Pons frente a una Simfònica del Liceu sobre el foso de excelente sonoridad y matización. Resultó inestimable la labor y calidad del Coro del Liceu y del excelente Coro infantil VEUS, que dirige Josep Vila. La propuesta ofrece diversas escenas de gran plasticidad y una interesante dirección de actores, no así las supuestas coreografías, casi inexistentes. * Fernando SANS RIVIÈRE, director de ÓPERA ACTUAL