'Requiem' de Mozart y Castellucci: todo pasa, nada permanece

Valencia

05 / 10 / 2021 - César RUS - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
requiem-operaactual-lesarts-castellucci (2) Una escena de la producción del 'Requiem' mozartiano de Romeo Castellucci © Palau de Les Arts / Miquel LORENZO y Mikel PONCE
requiem-operaactual-lesarts-castellucci (2) Una escena de la producción del 'Requiem' mozartiano de Romeo Castellucci © Palau de Les Arts / Miquel LORENZO y Mikel PONCE
requiem-operaactual-lesarts-castellucci (2) Una escena de la producción del 'Requiem' mozartiano de Romeo Castellucci © Palau de Les Arts / Miquel LORENZO y Mikel PONCE

Palau de Les Arts

Mozart: REQUIEM

Inauguración de la temporada

Elena Tsallagoca, Sara Mingardo, Sebastian Kohlhepp, Nahuel di Pierro, Juan José Visquert. Dirección musical: James Gaffigan. Dirección de escena: Romeo Castellucci. 30 de septiembre de 2021.

Había una gran expectación por ver esta propuesta de Romeo Castellucci en Valencia. El espectáculo se estrenó en Aix-en-Provence en 2019 y debía haberse visto en Valencia en 2020, pero la crisis sanitaria lo hizo imposible ya que se trata de un espectáculo que exige un gran movimiento escénico del coro, con lo que era imposible cumplir las exigencias sanitarias. Castellucci utiliza el popular Requiem mozartiano como punto de partida para una reflexión sobre la existencia material de la vida sobre el planeta. En el espectáculo se suceden atractivas imágenes caracterizadas por su dinamismo y plasticidad. Sobre ese marco va introduciendo símbolos, como tres figuras femeninas representando el paso del tiempo (una anciana, una joven y una niña), mientras en el fondo se proyectan especies y elementos ya extinguidos: animales, plantas, monumentos, obras de arte, lenguas o religiones. Nada sobre la tierra es eterno, todo pasa. Sin embargo, al final, la figura de un bebé jugando en solitario crea una esperanza abstracta, como si del superhombre de Nietzsche se tratase: la vida brinda un nuevo comienzo.

"Por un lado, planea la sombra del Mozart masón, alejado de la liturgia católica, por otro, conviene recordar que el 'Requiem' es, en sí mismo, una obra fallida, si no extinta, casi"

Es obvio señalar que aquí el contenido de la obra mozartiana queda transfigurado. Desaparece prácticamente del todo el componente religioso pera crear un mensaje distinto. No obstante, existe una cierta legitimidad en la propuesta. Por un lado planea la sombra del Mozart masón, alejado de la liturgia católica, y por otro conviene recordar que el Requiem es, en sí mismo, una obra fallida, si no extinta, casi. Muchos de sus fragmentos más populares (como el «Lacrimosa») son solo parcialmente de Mozart. Esa parcialidad fragmentaria de la obra contacta con la fragilidad de la existencia y con la idea del paso del tiempo que se propone.

Interpretativamente lo más reseñable fue la actuación del Cor de la Generalitat. Al virtuosismo vocal se unió el escénico. A lo largo de estos quince años de existencia de Les Arts, el coro se ha convertido en una agrupación perfecta para un espectáculo de este tipo pues sus miembros se mueven sin perder un ápice la calidad musical que caracterizaría a un coro sinfónico.

James Gaffigan ocupaba el foso de Les Arts por primera vez como titular. Ofreció una extraordinaria interpretación en cuanto a claridad y nitidez en las texturas. Todas las voces de la orquesta se escucharon en su singularidad y con tal precisión dinámica que no alteraron el equilibrio de conjunto. Ahora bien, faltó cierto sentido semántico a la hora de transmitir el contenido del texto. No hay que olvidar que se trataba de un réquiem. No ayudaba mucho la imposición de los tempi, más bien rápidos, del espectáculo escénico.

Excelente el elenco vocal encabezado por la soprano Elena Tsallagova, la mezzo Sara Mingardo, el tenor Sebastian Kohlhepp y el bajo Nahuel di Pierro. Destacó este último por la calidad de la voz, así como la veterana mezzo, quien volvió a demostrar sus soberbia clase. Junto a la música del Requiem se incluyeron otras obras, para alguna de las cuales se recurrió a una voz blanca, la del Juan José Visquert, quien pasó por algún apuro en el Solfeggio Nº2, pero que conmovió en la antífona In paradisum* César RUS, corresponsal en Valencia de ÓPERA ACTUAL