Relato sinfónico e hipnótico de 'Salome'

Valencia

05 / 02 / 2024 - César RUS - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
salome valencia 'Salome' en versión de concierto en el Palau de la Música de València © Live Music Valencia

Palau de la Música de València

Strauss: SALOME

Versión semiescenificada

Lise Lindstrom, Michael Nagy, Michael Weinius, Stefanie Iranyi, Jon Jurgens, Sophie Harmsen, Josep Fadó, Pablo García-López, Vicenç Esteve, Ángel Rodríguez Rivero, David Cervera, Tomeu Biblioni, David Sánchez, Pedro Llanera Carballo, Francesca Calero. Orquesta de Valencia. Dirección musical: Alexander Liebreich. Dirección de escena: Allex Aguilera. 1 de febrero de 2024.

El Palau de la Música de València, Premio ÓPERA ACTUAL 2004 por su apoyo a la lírica, reabrió sus puertas el pasado mes de octubre tras cuatro años de cierre debido a obras de rehabilitación. Con esta Salome (ver previa en este enlace) el auditorio recuperaba su tradición de ofrecer óperas en versión de concierto o semiescenificadas a cargo de la Orquestra de València, costumbre que trajo en el pasado grandes éxitos para la agrupación. Hacía siete años que no se interpretaba una ópera íntegra en este escenario (solo se había interpretado hace dos años el primer acto de Die Walküre).

Alexander Liebreich es el presidente de la Sociedad Richard Strauss y domina muy bien el repertorio sinfónico del compositor. Ahora bien, la ópera es otro universo; el maestro condujo una versión orquestalmente brillante, de hecho el conjunto valenciano logró alcanzar un sonido de gran calidad. Sin embargo, hubo algunos problemas dinámicos con las voces, pues se optó por atender fielmente a la orquestación ideada por el compositor lo que incluye, por ejemplo, 16 primeros y segundos violines. Estos efectivos son siempre peligrosos en el foso, pero en una versión de concierto el riesgo es muy evidente y se hizo palpable en muchos momentos. Por otra parte, tampoco hubo un verdadero pulso dramático, pues en óperas como esta no basta con atender a los cantantes, hay que entenderlos para lograr aunar dinámicas. En conclusión, una versión brillante en lo sinfónico, pero ajena a lo dramático.

"Lise Lindstrom ofreció un retrato del personaje de gran intensidad dramática, acompañando con movimientos actorales su intervención"

Lise Lindstrom encabezó un reparto de gran nivel; la soprano ofreció un retrato del personaje de gran intensidad dramática, acompañando su intervención con acertados movimientos y con una voz que suena poderosa aunque haya perdido parte de su esmalte y acuse un importante vibrato. Michael Nagy fue un Jokanaán de voz plena, con un cálido y evocador timbre y toda la intención en su canto; eso sí, fue el único que se ayudó de la partitura, lo que generó cierta distancia con el público. Todo lo contrario ocurrió con Michael Weinius, quien se metió en el personaje desde el primer momento ofreciendo un completo retrato del siniestro Herodes. A su lado contó con la intensa Herodías de Stefanie Iranyi, mientras que Jon Jurgens fue un brillante Narraboth. El resto del reparto se completó con un impecable equipo de comprimarios.

La ópera se ofreció en formato semiescenificado y fue Allex Aguilera quien se encargó del reto de teatralizar el relato, pues no es fácil hacerlo en un espacio como el Palau de la Música, y más todavía con una orquesta inmensa que apenas dejaba espacio a los cantantes. Sin embargo, con un inteligente juego de luces y evocando elementos de la situación dramática consiguió sugerir una hipotética escena.  * César RUS, corresponsal en Valencia de ÓPERA ACTUAL