Ramón Vargas maravilla como Hoffmann en la clausura de la temporada

Buenos Aires

09 / 12 / 2019 - Mario F. VIVINO - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Hoffman Ramón Vargas, al lado de Rachele Gilmore, brilló en su retorno al Teatro Colón © Teatro Colón / Máximo PARPAGNOLI
Hoffman Una imagen del espectacular montaje dirigido por Eugenio Zanetti © Teatro Colón / Máximo PARPAGNOLI
Hoffman Una imagen del espectacular montaje dirigido por Eugenio Zanetti © Teatro Colón / Máximo PARPAGNOLI

Teatro Colón

Offenbach: LOS CUENTOS DE HOFFMANN

Ramón Vargas, Virginia Tola, Rachele Gilmore, Milijana Nikovic, Rubén Amoretti, Sophie Koch, Gabriela Ceaglio, Omar Carrión, Alejandro Spies. Orquesta y Coro estable Teatro Colón. Dirección: Enrique Diemecke. Dirección de escena: Eugenio Zanetti. 29 de noviembre de 2019.

El retorno de Ramón Vargas al Teatro Colón interpretando a Hoffmann, el fantasioso y contradictorio personaje en la más compleja y seductora obra de Offenbach, constituyó la estupenda culminación de la temporada lírica. Brillando en todos los aspectos, el tenor mexicano regresaba después de más de 20 años de su celebrado debut en esta sala con una voz ideal y una interpretación escénica enjundiosa que hizo vibrar al público en cada intervención y permitió que sus cuasi amantes –imaginarias o reales– adquiriesen también especial relevancia.

"Vargas brilló en todos los aspectos, con una voz ideal y una interpretación escénica enjundiosa que hizo vibrar al público en cada intervención"

La orquesta estable dirigida por Enrique Diemecke se desempeñó con altibajos y en diversos pasajes; en el prólogo, por ejemplo, mostró cierta pesadez impactando en la interpretación. El coro se mostró impecable tanto en la faz vocal como escénica.

En la propuesta escénica, Eugenio Zanetti ideó un Hoffmann cinematográfico, presentándolo alternativamente en cada cuadro en su  realidad y remitiendo a sus ensueños o recuerdos, por cierto de dispar característica. La escenografía pareció un tanto recargada, si bien las proyecciones y el movimiento giratorio del escenario aligeraron los movimientos y la visualización.

Muy logrado el cuadro de la muñeca Olympia a la que dio vida, de manera sobresaliente, Rachele Gilmore, que representó a la perfección tan agobiante rol. En cuanto  la cortesana Giulietta, navegando en los canales venecianos, seduciendo a los que osaban acercársele, Milijana Nikolic pareció estar fuera del papel, y su interpretación no pasó de mediocre. A su vez, Virginia Tola no convenció como Antonia, en su desgarrador rol; su reconocida cristalina voz, no logró protagonizar una buena interpretación. Fue notable, en cambio, la actuación de Rubén Amoretti en su cuádruple rol. Muy bien Sophie Koch como Niklausse quien, incansable aunque sin éxito, trata de llevar a Hoffmann por la buena senda

La versión contó con un bien caracterizado conjunto de intérpretes en los numerosos y complejos roles que parece injusto denominar secundarios pues todos requieren concentración y fina sensibilidad, unida a la necesidad de buen dominio del francés, en razón de la constante alternancia entre partes habladas y cantadas.

Un buen fin de temporada con una fascinante presencia y actuación de Vargas, un coro impecable y una dirección escénica que permitió que la obra de Offenbach tuviera una versión de calidad.