‘Phaéton’ o el rey humano de Lully

Niza

25 / 03 / 2022 - Jaume ESTAPÀ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
phaeton-operaactual-operanice (3) Una escena de 'Phaéton' de Lully © Opéra de Nice / Éric OBERDORFF
phaeton-operaactual-operanice (3) Una escena de 'Phaéton' de Lully © Opéra de Nice / Éric OBERDORFF
phaeton-operaactual-operanice (3) Una escena de 'Phaéton' de Lully © Opéra de Nice / Éric OBERDORFF

Opéra de Nice

Lully: PHAÉTON

Nueva producción

Deborah Cachet, Aurelia Legay, Chantal Santon Jeffery, Mark Van Arsdale, Jean–François Lombard, Gilen Goicoechea, Frédéric Caton, Arnaud Richard. Dirección musical: Jérôme Correas. Dirección de escena: Éric Oberdorff. 23 de marzo 2022.

Philippe Quinault concluía con la frase “¡Oh temeridad desdichada!” el libreto de Phaéton, la historia de aquel hijo del sol que por imprudencia quiso conducir el carro solar y se consumió en el intento. Salga a la luz del comentario, por esta vez, el valor literario de la multitud de exactitudes de la vida amorosa, codificadas en forma octosilábica, que brindan aliento a los personajes de esta ópera de Lully. La alegoría utilizada con riqueza de vocabulario, fineza en las alusiones y elegancia en el fraseo, facilitó la transmisión de la trama al mundo actual. La música se limita, con gran reserva, humildad y mucho tino, a acompañar las palabras del libretista.

Jérôme Correas en el podio, al frente de la Filarmónica de Niza, atacó la obertura con la fuerza requerida dando, sin duda adrede, sonoridades en el registro grave sorprendentes por agresivas, ácidas y poco amables que anticipaban el trágico final. Se mantuvo luego muy atento a lo esencial: cuidó el ritmo instrumental para facilitar a los artistas en el escenario la recitación, demanda sine qua non del género de la tragédie lyrique.

De entre las voces, en conjunto muy bien equilibradas y de excelente calidad fonética –no todos los cantantes eran franceses–, impresionaron en particular las de registro grave, que eran las más numerosas aunque de cometidos también más breves. Frédéric Caton en sus dos papeles –Saturne y Mérops, el rey de Egipto–, así como Gilen Goicoechea –Epaphus, el amante de la hija del rey desechado por razón de estado– impresionaron a cada intervención por la robustez de sus emisiones y la precisión de sus decires. No les fue a la zaga Arnaud Richard en la breve y terrible profecía anunciadora de la caída final del protagonista, emitida por Protée, personaje mínimo y a la vez central. Jean-François Lombard se mantuvo firme en el rol de Triton, pero fue en la interpretación del amor paterno –le Soleil– al que dio real profundidad psicológica.

"Mark van Arsdale consiguió dar a Phaéton la ambigüedad requerida. Se adivinó su pasado encanto, su pretérita simpatía, y mostró también en el presente, ambición y crueldad para con quienes le amaban"

Mark van Arsdale consiguió dar a Phaéton la ambigüedad requerida. Se adivinó su pasado encanto, su pretérita simpatía, y mostró también en el presente, ambición y crueldad para con quienes le amaban, la madre y la desdeñada Théone. De voz amplia y bien timbrada, el tenor defendió el imposible personaje con ciencia vocal y dramática. Aurelia Legay cumplió ampliamente en sus papeles de Climène y Astrée, y Chantal Santon Jeffrey –Libye, la hija del rey de Egipto– fue con justicia generosamente aplaudida, pero fue Deborah Cachet quien asumió con mayor fuerza y humanidad su rol, el de Théone la mujer abandonada por el arribista Phaéton. El coro de la casa dio en el blanco cunado se situó en el escenario. Fuera de él fue víctima de deformaciones del sonido, muy probablemente a causa de la configuración de la sala.

Éric Oberdorff, condicionado por el carácter itinerante previsto para la producción, se centró esencialmente en el vestuario –Bruno de Lavanère– y trató con esmero las posiciones en el escenario y la parte dramática de sus personajes. Remplazó la dinámica del imprescindible ballet barroco por la de siete gimnastas que se adaptaron con gracia a los ritmos exigentes impuestos por Jean-Baptiste Lully.  * Jaume ESTAPÀ, corresponsal en Francia de ÓPERA ACTUAL