Mark Padmore anuncia la pasión de Bach

Girona

04 / 04 / 2022 - Aniol COSTA-PAU - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
pasionsanjuan-padmore-operaactual-auditori (3) Un momento de 'La Pasión según San Juan' © Auditori de Girona / Gemma MARTZ
pasionsanjuan-padmore-operaactual-auditori (3) Los dos coristas capiteanados por Mark Padmore © Auditori de Girona / Gemma MARTZ
pasionsanjuan-padmore-operaactual-auditori (3) El bajo Raoul Steffani como Jesús © Auditori de Girona / Gemma MARTZ

Auditori de GIrona

Bach: PASIÓN SEGÚN SAN JUAN

Mary Bevan, soprano. Paula Murrihy, mezzosoprano. Laurence Kilsby, tenor. Raoul Steffani y Jonathan Brown, bajos. Mark Padmore, Evangelista y director. Orchestra & Choir of the Age of Enlightenment. 3 de abril de 2022.

Tan solo 15 días después del espectacular recital de Juan Diego Flórez en Girona, el Auditori de la ciudad mantuvo altísimo el listón lírico con una excelente versión de La Pasión según San Juan de Johann Sebastian Bach. Fue, sin duda, una de las lecturas de la primera pasión bachiana más emocionantes que se recuerdan en la sala de conciertos gerundense, que, como es tradición, acostumbra a programar este repertorio durante las fechas próximas a Semana Santa.

Para guiar el viaje del dolor profundo a la trascendencia mística que encarna La Pasión religiosa, se contó con el especialista Mark Padmore como cabeza de cartel, responsable de la dirección musical de la propuesta y también voz solista en el exigente rol de Evangelista. Padmore comandó sin batuta ni podio la orquesta historicista The Age of Enlightenment y su respectivo conjunto coral, formado solamente por 12 miembros, que solventaron tanto los fragmentos sinfónico-corales como los recitativos o arias solistas. Así, realzando la austeridad y depuración musical propia de La Pasión según San Juan, el tenor inglés no diseñó un coro extenso separado de los cantantes principales, sino una única formación de cámara, reducida pero igualmente apabullante, en la que prácticamente todos los miembros intervinieron como solistas en algún momento. Ciertamente, esta suma de voces individuales de gran talento y belleza no compuso una masa vocal homogénea y uniforme, pero, en su favor, colmó de matices, riqueza expresiva y tonalidad tímbrica todos los números corales de la obra, desde el impactante “Herr, unser Herrscher” inicial a la levitación final de “Ach Herr, lass dein’ lieb’ Engelein”.

"El tenor narró La Pasión cristiana con una voz colmada de contrastes expresivos, saltos imposibles y giros sorprendentes, demostrando así una enorme paleta de recursos técnicos"

En los pasajes solistas, destacó especialmente la interpretación de Mark Padmore como Evangelista, que condujo el texto, entre la declamación y el canto, de manera absolutamente impresionante, dando un convincente sentido teatral a cada una de las palabras evangélicas. Y es que el tenor anunció La Pasión cristiana con una voz colmada de contrastes expresivos, saltos imposibles y giros sorprendentes, demostrando así una enorme paleta de recursos técnicos, desde el falsete prácticamente aspirado a la potencia de emisión más dramática. Una maravilla. Asimismo, el rol de Jesús recayó en el bajo Raoul Steffani, sobrio y delicado, el antagonista Pilatos fue el efectivo Jonathan Brown y Laurence Kilsby interpretó con extrema dulzura las arias de tenor restantes, mientras que la mezzosoprano Paula Murrihy y la soprano Mary Bevan cantaron acertadamente las dos arias de su cuerda.

Al final de la obra de Bach, sin dar espacio a los aplausos, cantantes y músicos entonaron a cappella el motete renacentista Ecce quomodo moritur iustus de Jacob Handl, un precioso y sentido canto de paz, que recuerda, hoy más que nunca, el valor humano de la belleza más pura de la música.  * Aniol COSTA-PAU, redactor de ÓPERA ACTUAL