París: El triunfo de la 'opéra comique'

01 / 04 / 2019 - Jaume ESTAPÀ - Tiempo de lectura: 3 minutos

El exuberante montaje de 'Le postillon de Lonjumeu' reivindicó una joya de la 'opéra comique' en la que brillaron las voces de Michael Spyres y Florie Valiquette © Opéra Comique / Stefan BRION
El exuberante montaje de 'Le postillon de Lonjumeu' reivindicó una joya de la 'opéra comique' en la que brillaron las voces de Michael Spyres y Florie Valiquette © Opéra Comique / Stefan BRION
El exuberante montaje de 'Le postillon de Lonjumeu' reivindicó una joya de la 'opéra comique' en la que brillaron las voces de Michael Spyres y Florie Valiquette © Opéra Comique / Stefan BRION

Opéra Comique

Adolphe Adam: LE POSTILLON DE LONJUMEAU

Michael Spyres, Florie Valiquette, Franck Leguérinal, Laurent Kubla, Michel Fau, Yannis Ezziadi, Julien Clément. Dirección: Sébastien Rouland. Dirección de escena: Michel Fau. 1 de abril de 2019.

Le postillon de Lonjumeau (1836) fue, en su día, una opéra comique interesante en más de un aspecto. Por su música, variada, fácil de memorizar, bien integrada a la acción, recuerda en más de una ocasión la de La fille du régiment de Gaetano Donizetti (1840), por su acción, descocada por definición dado que el tema es el de la bigamia, por el mundo que describe –el de la ópera y sus artistas, anticipa Ariadne auf Naxos–, y finalmente por su contenido político, el mundo de Louis XV visto por el de Louis-Philippe, muy interesante, aunque mucho más difícil de descifrar.

Michel Fau, director de escena y verdadero artífice de esta gran noche, bien secundado por su escenógrafo Emmanuel Charles y por el suntuoso vestuario de Christian Lacroix, conjugaron para hacer de esta producción una baza triunfal de la temporada lírica parisina.

© Opéra Comique / Stefan BRION

Michael Spyres en plena faaena // Opéra Comique / Stefan BRION

Añádase la voz de Michael Spyres -Chapelou, Saint-Phar-, aterciopelada, melosa, firme, de timbre cálido y acento sin mácula, potente, de amplísimo diapasón y tantas otras cualidades, puesta al servicio del dudoso personaje doble, capaz de mentir sin escrúpulos, pero al cabo enamorado sinceramente de Madeleine, la esposa, olvidada diez años antes en la pequeña localidad de Lonjumeau, no lejos de París, tras una boda interrumpida intempestivamente. Le dio la réplica a gran altura, Florie Valiquette, con la voz justa, requerida por el rol. Un rol también doble, de la campesina Madeleine y de la célebre artista parisiense Madame de Latour, que su marido, Chapelou, el antiguo postillón, transformado en Saint-Phar, el cantante célebre, quiere seducir a toda costa, sin saber que se trata de su propia esposa.

Entre los dos se interpuso el Marqués de Corcy que interpretó Franck Leguérinel en un alarde de gestos y expresiones teatrales de gran comicidad. En este rol, más dramático que musical, mostró el artista sus cualidades de actor dramático-cómico. No se olviden su voz sonora, de timbre muy característico y su acento impecable.

El propio Michel Fau no pudo impedir su presencia en escena caracterizando con gran regocijo por parte del público el papel de Rose, papel mudo que se interponía de forma muy divertida entre Madame de Latour y su pretendiente el marqués de Corcy.

El coro Accentus, reforzado por el de la Opéra de Rouen-Normandie, asumió su misión, más vocal que dramática con ciencia y arte. En el foso, Sébastien Rouland, al frente de la Orquesta de la Opéra de Rouen Normandie, dio buena cuenta de la música de Adolphe Adam, un autor celebérrimo en su tiempo, hoy injustamente olvidado a la luz de lo oído en esta inolvidable velada.

PALABRAS CLAVE

Florie Valiquette Franck Leguérinal Julien Clément Laurent Kubla Michael Spyres Michel Fau Opéra comique París Sébastien Rouland Yannis Ezziadi