Pamplona: Gergiev encumbra a Faust

16 / 03 / 2019 - Alberto OSÁCAR - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Orquesta Sinfónica de Navarra Valery Gergiev no defraudó al público del Auditorio Baluarte. Del cuarteto solista sobresalieron la soprano Julia Matochkina y el tenor Alexander Mijailov. © Auditorio Baluarte
Valery Gergiev / operaactual.com Valery Gergiev © Auditorio Baluarte

Auditorio Baluarte

Berlioz LA DAMNATION DE FAUST

Alexander Mijailov, Julia Matochkina, Mijail Petrenko, Oleg Sychov. Orfeón Pamplonés. Orquesta del Teatro Mariinsky de San Petesburgo. Dirección: Valery Gergiev. V. de Concierto. 16 de marzo de 2019.

Valery Gergiev mantiene una estrecha relación con el Orfeón Pamplonés a quien incluye en sus giras anuales y a quien invita a alguno de los festivales en los que participa. Gracias a ello la capital navarra ha podido disfrutar de su presencia junto a la Orquesta del Teatro Mariinsky de forma habitual. En esta ocasión se ofreció una versión de concierto de La condenación de Fausto de Berlioz, ópera poco frecuente y raramente representada. Es cierto que la obra más podría asemejarse a un oratorio, entre otros motivos por la importante presencia del coro y la trascendencia que este tiene en toda la obra. Por este motivo, resulta necesaria la presencia de una masa coral del calibre del Orfeón Pamplonés, que ya interpretó con Gergiev la obra en otras ocasiones, como en el Festival de las Noches Blancas de San Petesburgo. Su interpretación fue equilibrada y compacta, siendo algo más numerosas las voces femeninas, aunque ello no lastrara el que todas sonaran con precisión y firmeza en sus ataques.

En cuanto al cuarteto solista sobresalió con luz propia la mezzosoprano Julia Matochkina, dotada de un instrumento redondo, generoso y cuajado, rico en armónicos y perfectamente manejado en todos sus registros. Realizó una gran interpretación de todas sus intervenciones y en especial de su aria “D’amour l’ardente flamme”. El papel protagonista corrió a cargo del tenor Alexander Mijailov de voz agradable, algo apretada en la zona aguda y corto de volumen en algunos momentos. Como Mefistófele cantó el bajo-barítono Mijail Petrenko que cumplió con su cometido y brindó una actuación correcta sin sobresalir especialmente. Correcta también la intervención del bajo Oleg Sychov como Brander.

Por último, resulta necesaria la especialísima mención al artífice del resultado de esta versión en concierto: Valery Gergiev. Es uno de los directores con más poder mediático actualmente y por ello siempre mantiene las expectativas muy altas. En esta ocasión no defraudó y los espectadores que acudieron, venidos también de muchas provincias limítrofes y que llenaron casi en su totalidad el auditorio, salieron satisfechos de la velada.